Vázquez pidió medidas "enérgicas" al Interior y "máxima exigencia" a la Justicia

Bonomi anunció que habrá nueva "prácticas policiales" en escenarios deportivos.
Dos veces repitió el presidente, Tabaré Vázquez, "se nos va" antes de decir "se nos va de las manos", en referencia a la delicada coyuntura que atraviesa el fútbol uruguayo. La situación de la violencia en el deporte parece haber roto el violentómetro del gobierno que ahora entiende que si no toma medidas "firmes" y "enérgicas" perderá el control de la situación.

Desde España, donde está a la búsqueda de inversiones para el país, Vázquez habló por segundo día consecutivo sobre la violencia en el fútbol, como consecuencia de los hechos que ocurrieron el domingo 27 antes del partido clásico.

En sus expresiones, el presidente no dudó en reafirmar que el gobierno hará un cambio en la forma en que se enfrenta a éste fenómeno social, que incluye "menos pasividad" y mayor "severidad".
"Creo que si queremos actuar con firmeza en estos temas, todos tenemos que actuar con firmeza: el gobierno a través del Ministerio del Interior. Y me voy a reunir con los integrantes del Ministerio del Interior para adoptar alguna medida enérgica para actuar en este tema. Se terminó cualquier mínima pasividad que pudiera existir por parte del gobierno", dijo el presidente según un audio que figura en la página de Presidencia.

De hecho, el Ministerio del Interior ya tiene un documento pronto en el que diseñó nuevas disposiciones de la práctica policial frente a las barras bravas, dijeron fuentes de esa secretaría a El Observador. "Tuvimos una reunión ayer (por el martes) y resolvimos tomar unas cuantas medidas que vamos a largar en bloque", dijo el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, en rueda de prensa.

Vázquez también anunció que se le pedirá a las instituciones deportivas que actúen con "severidad" y expresó su conformidad para que se castigue a esos dirigentes que están en connivencia con los barras. "Yo estoy de acuerdo con que se castigue por ley a los dirigentes que den entradas gratuitas a los barras bravas, que más que barras bravas son barras de delincuentes", señaló el presidente.

En este sentido, Bonomi repitió que el domingo pasado fue la primera vez que la directiva de todos los cuadros uruguayo "resolvieron no dar entradas" y "no las dieron". El jerarca interpreta que los incidentes que se dieron fueron una muestra de poder por parte de esos barras a los que los dirigentes de Peñarol le habían negado las entradas. "Me han criticado – y a esta altura estoy bastante acostumbrado- porque dije que fue un buen procedimiento policial. Si dije eso fue porque se esperaban determinadas cosas que se lograron evitar", señaló el ministro quien sigue insistiendo que el elemento fundamental para terminar con la violencia en escenarios deportivos son las cámaras.

Sorpresa

Vázquez manifestó una sorpresa enorme por la decisión de la Justicia de dejar en libertad a los barras bravas detenidos durante el operativo del clásico.

"La justicia actúa con libertad, con independencia, con inteligencia, con honestidad pero a usted y a mi no nos llevaron presos porque no estábamos. Los que fueron presos es porque estaban. Y si estaban en una casi definida asonada algún delito cometieron. No los llevaron de gusto presos", dijo el presidente.

El mandatario pidió que cuando haya situaciones de este tipo, la Justicia aplique la ley en todo su alcance.

"Que la justicia cuando haya situaciones de este tipo aplique la ley, como debe ser, pero en su máxima exigencia. Porque si no tomamos esta medida se nos va, se nos va, se nos va de las manos la situación. Y el gobierno no quiere que esta situación de vaya de las manos -ni ninguna otra- y más con un deporte que es tan querido y sentido por la población uruguaya. Lo vamos a defender a ultranza", señaló Vázquez.

Consultado en El Observador TV por las apreciaciones del presidente sobre la Justicia, el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Ricardo Pérez Manrique, dijo que Vázquez está "en su derecho de hacer las declaraciones que entienda correspondientes", pero señaló que el mandatario "se equivoca".

"Hoy el Uruguay tiene más de 10 mil detenidos y un alto índice de prisionización y eso es porque hay jueces que envía a la gente a al cárcel con sus sentencias. Digo que el señor presidente de la República no tiene de qué preocuparse en absoluto porque los jueces en la medida que tienen pruebas toman decisiones y esas decisiones son en aplicación de la ley", señaló Pérez Manrique.
El magistrado dijo que las afirmaciones del presidente fueron hechas en el marco de una situación en la cual "prácticamente todo el mundo ha opinado" y manifestó su creencias que "tantas opiniones pueden pueden llegar a crear un poco de confusión en el público".

En reiteradas ocasiones en el pasado, Pérez Manrique reivindicó la independencia del Poder Judicial y sugirió que los jueces sufrían presiones de parte del Ministerio del Interior para que la Justicia procese a personas, cuando la Policía no aporta las pruebas del caso.

Hace tres semana, el magistrado fue el orador principal en un acto de la B'nai B'rith -al que asistió Vázquez- y allí reafirmó la importancia de que los tres poderes del Estado -Ejecutivo, Legislativo y Judicial- sean totalmente independientes.

Populares de la sección