Vázquez se sintió "amenazado" por el PIT-CNT y rechazó pedido de reunión

Declaraciones de dirigentes sindicales molestaron al presidente

Para el PIT-CNT, la reunión con Tabaré Vázquez era un hecho. La central obrera estaba convencida de que el paro general del jueves 14, al que aseguran que adhirió un millón de personas, sería motivación suficiente para que el jefe de gobierno accediera a recibirlos y escuchara con atención su pedido de cambio a las pautas de negociación salarial. Sin embargo, la constante presión al gobierno terminó por jugar en contra y eliminar cualquier posibilidad de un encuentro por el momento.

El Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT resolvió la semana pasada solicitar una reunión urgente al presidente para insistir en el cambio de las lineamientos salariales y para evitar la supresión de gasto en educación previsto en 2017 en el proyecto de Rendición de Cuentas. El presidente de la central sindical, Fernando Pereira, dijo entonces a El Observador que por lo general el jerarca atiende rápido los pedidos de reunión cuando son urgentes, por lo que se esperaba que los recibiera dentro de una semana.

Pero las novedades del gobierno no llegaron sino hasta ayer, cuando una carta firmada por Vázquez informó al PIT-CNT que "no es oportuno agendar la entrevista". En la carta, a la que accedió El Observador, Vázquez señala que su gobierno se caracteriza por la apertura al diálogo "como la herramienta indiscutida para encontrar los caminos más fructíferos de entendimiento y de soluciones para los problemas que aquejan a nuestra sociedad"; pero que el diálogo con el sector sindical no tendrá lugar ante declaraciones de dirigentes que implicaron "amenazas o diatribas".

"Apostamos y practicamos permanentemente al diálogo. Así nos hemos conducido, lo hacemos en este momento y lo seguiremos haciendo en el futuro. El diálogo productivo con argumentaciones fundadas, el diálogo responsable. El diálogo en serio. No el diálogo precedido de amenazas o diatribas. Y eso lamentablemente es lo que sucedió cuando se hicieron declaraciones públicas por parte de algunos dirigentes del PIT-CNT previo a la solicitud de entrevista", sostuvo.

Como ejemplo, Vázquez se refirió a expresiones como "se va a desencadenar una conflictividad gigantesca" y "va haber una confrontación como nunca conocieron los gobiernos del Frente Amplio". Asimismo, acusó a la central obrera de "tildar" al gobierno de "neoliberal" en algunos de sus discursos, lo que "no contribuye al mejor relacionamiento entre el PIT-CNT y el gobierno nacional".

Para finalizar, Vázquez solo agregó: "Por esas circunstancias, el momento no es oportuno para agendar la entrevista". Y nada más.

Sorpresa

La respuesta cayó como un balde de agua fría para el movimiento obrero. "Estoy recontra sorprendido. No entiendo la respuesta del presidente", dijo a El Observador el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala. "En ningún momento los planteos de la central, que son posiciones políticas, fueron para faltar el respeto ni al Poder Ejecutivo, ni a la figura del presidente, ni a su persona", sostuvo.

En ese sentido, el dirigente dijo que si bien es cierto que hay diferencias con el gobierno, el diálogo debería ser prioritario. "Son apreciaciones políticas. Si fuera por eso no se puede reunir por seguridad con la oposición", expresó. Por otra parte, Abdala señaló que la central nunca acusó al gobierno de ser "neoliberal" pero sí de "tender a la derecha" con algunas de las decisiones adoptadas. También agregó que en el marco del Consejo de Salarios las movilizaciones de trabajadores son habituales, por lo que el anuncio de un nuevo paro parcial no debería molestar al presidente.

"El movimiento obrero sigue abierto al diálogo. El que niega la reunión es él", concluyó.


Populares de la sección

Acerca del autor