Vázquez y su culto a la cercanía

Con sus visitas al interior el presidente ensaya una forma de gobernar y busca oxígeno
Que lo más importante son las personas y que el gobierno tiene la obligación de escuchar en el terreno. Que poner atención a los problemas de la ciudadanía es la principal actividad de gobierno y que para cumplir con ese fin nada se compara como ir al lugar de los hechos. Que la realidad no es la que dicen los políticos, ni los medios de comunicación, ni los analistas, sino la que vive cada persona en su rutina diaria.

Esas premisas sobre las que el presidente Tabaré Vázquez vuelve una y otra vez en sus intervenciones públicas constituyen el núcleo fundamental del culto a la cercanía que el mandatario ensaya en su segundo gobierno tanto como lo hizo en su primera administración.

Esa es la idea que exhiben los Consejos de Ministros abiertos, cuando el mandatario mueve a su gabinete fuera de los límites de la Torre Ejecutiva para escuchar a la ciudadanía.

Pero ese también es un procedimiento al que el presidente le puso énfasis desde las inundaciones en el litoral y norte del país a fines de 2015, cuando tuvo un cruce con el senador del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou. "Yo acá estoy", dijo el legislador nacionalista en aquel momento, a lo que Vázquez respondió: "No hace falta ir para sacarse fotos".

Cuatro meses después de ese intercambio, el mandatario asumió otra actitud frente a hechos similares. En abril, a las pocas horas de que un tornado dejara media Dolores en ruinas se trasladó a esa ciudad, y también lo hizo el pasado 25 de diciembre luego de que un evento climático arrasara con parte de San Carlos, en Maldonado.

En la misma línea, el jueves 9 de marzo, Vázquez sorprendió con una visita a Juan Lacaze para anunciar un paquete de medidas que busca atender la difícil situación por la que atraviesa esa zona del país tras el cierre de Fanapel.

El presidente ya había subrayado en Moscú que el gobierno haría cuanto tuviera a su alcance para atender la situación en esa localidad e instruyó a sus ministros para que siguieran el tema de cerca. Sin embargo, consideró que él debía hacerse presente en el lugar. "Cuando Juan Lacaze vive una situación tan particular, no podía caber otra posibilidad que el gobierno esté junto a ustedes", dijo Vázquez la semana pasada.

Ayer el presidente volvió a salir al interior (ver nota en página 3) para volver a recorrer las calles de Dolores once meses después de la tragedia, y cuando el Ministerio de Vivienda sigue entregando casas a quienes perdieron su techo.

Oxígeno

Vázquez en Dolores

Ir al terreno para atender los problemas de la gente podrá ser entendida como una obligación y una forma de gobernar, pero también constituye un espacio de aire puro para el mandatario que muchas veces no encuentra en otro lado.

En un momento en el que los índices de aprobación no le sonríen al gobierno como en períodos pasados y en el que el estado de la economía obliga a que se hable de "responsabilidad" y "cautela" en las cuentas públicas, Vázquez encuentra una bocanada de oxígeno político en el contacto con la ciudadanía. Caminar entre la gente y hablar con la ciudadanía ya es una apuesta consolidada del gobierno de Vázquez, que cuando está en Montevideo elige la tranquilidad de Suárez y Reyes y algunos días de trabajo en la Torre Ejecutiva.

Las salidas al interior son los espacios en los que Vázquez decide hablar con los medios de comunicación por un período de tiempo más extenso y en los que abarca mayor cantidad de temas en comparación a lo que hace normalmente. En la Torre Ejecutiva suele designar como voceros a alguno de los ministros y son excepcionales las veces en la que él habla.

El mandatario volverá a visitar un lugar del interior el próximo lunes 20 cuando llegue a la localidad canaria de San Luis para un nuevo Consejo de Ministros abierto. El día anterior sus ministros tendrán encuentros con organizaciones de la sociedad civil, tal cual ocurre desde el inicio del mandato.

También está previsto un Consejo de Ministros abierto en Montevideo y una visita en mayo a Villa Cardal para celebrar los 10 años del inicio del Plan Ceibal, el proyecto que lo llevó a Vázquez al interior para entregar la primera computadora a un escolar uruguayo.

Populares de la sección

Acerca del autor