Vea cómo se trasladó la ballena que murió en Buceo

Se llevó a la Usina 5 de disposición final de residuos
Traslado de la ballena que murió en el puerto del Buceo

Carlos es un pescador asiduo del Puertito del Buceo desde hace 15 años. Pero el fin de semana se encontró con una situación inusual: el muelle estaba repleto de personas que se acercaron a ver a una ballena que estaba "agonizando", cerca de las rocas. "Había medio Uruguay. Todo estaba tapado de gente que sacaba fotos, lleno de autos", relató a El Observador.

La situación se repitió hasta hoy de mañana, cuando comenzó una tarea de rescate del mamífero que murió en la tarde de ayer. Personas que iban con el mate, con sus hijos o que habían salido a correr y percibieron que decenas de personas se disponían a observar el operativo.

Dos buzos entraron al agua y con indicaciones de la prefectura realizaron el trabajo. "No es a lo que nos dedicamos, pero en conjunto sale. Se hace lo posible para que sea de la mejor manera", dijo a El Observador el Teniente Clara, de la Prefectura.

La Facultad de Veterinaria, junto a la Prefectura Naval y el Centro Coordinador de Emergencias de la Intendencia de Montevideo comenzaron a mitad de mañana a medir el tamaño con unos palos, ubicarlo espacialmente entre las rocas, para luego idear cómo se realizaría el traslado. Según explicaron, existe un protocolo, pero éste varía según donde aparece la ballena: si es entre piedras, en la arena, qué tan lejos de la orilla está.

En tanto, hay veces que no tienen cómo sacarla de la costa y las entierran el esqueleto en la playa, en un lugar donde no se lo lleve una tormenta. "Hay esqueletos en muchas platas: en Playa Hermosa, Regina en San José, en Rocha en varios lugares, en Cerro Verde. Eso pasa cuándo es difícil trasladarlas porque no pueden entrar grúas que las puedan levantar", explicó Alberto Ponce de León, de la Dinara.

"Vinimos de Canelones, él quería ver una ballena", dijo a El Observador una madre que esta mañana había ido junto a su hijo a la escollera del Puerto del Buceo para ver cómo retiraban a la ballena que había muerto. Sin embargo estaba sumergida en el agua y se fue sin verla.

Luego de ubicar la ballena, un gomón se acercó con cuerdas y unos flotadores que ayudarían a lograr que la ballena subiera para poder trasladarla. Le colocarán una cuerda en la parte trasera y la remolcarán hasta el Yacht Club. En ese lugar, una grúa la levantará para depositar en el camión y luego trasladar la ballena por la ciudad hasta llegar al depósito final que será la Usina 5.

"Es un cadáver. Lo que tenemos que hacer es respetar la salvaguarda humana, en las operativas que se pueden hacer no correr el riesgo de que salga un herido, menos muertos", dijo a El Observador el jefe del departamento de Mamíferos Marinos, de la Dinara, Alberto Ponce de León.


Ballena muerta


Populares de la sección