Vecinos exitosos en un barrio de moda

Dos personas que sacudieron las redes sociales rioplatenses explican por qué lo suyo funcionó
Primero, la idea, el impulso creativo, el tiempo libre. Después, la cuenta, los likes y la viralización. Por último, el éxito, las marcas, los proyectos alternos. Generalmente, la vida de los fenómenos exitosos en Instagram y en el resto de las redes sociales sigue ese mismo patrón, con algunas diferencias en el desenlace de cada historia, donde a veces aparece la profesionalización y, en otros casos, el abandono del proyecto. Boludeces no, Yo tan y vos tan y The Barbie Uy son tres proyectos que comparten génesis y desarrollo, pero con metas diferentes que marcan a su vez los matices que se pueden encontrar dentro de la plataforma de las fotos con filtro.

Boludeces no es una creación del argentino Juan Pablo Nathé que apareció en Instagram hace unos dos años. Según él, surgió en el momento posterior a la pérdida de un familiar, donde no tenía ánimos para volver al trabajo y por ende, mucho tiempo libre. "Fue una prueba y funcionó. La frase 'boludeces no' es una muletilla que usábamos mucho con mis amigos y creo que es algo que está dentro de todas las personas, es algo que está en el inconsciente cuando escuchás palabrerío, boludeces, gente que te chamuya, que te dicen cosas que todos saben que no van a hacer", explicó Nathé.


Para el argentino, que actualmente se desempeña como diseñador gráfico, parte del éxito de la premisa se basó en la simpleza de la placa negra con letras blancas, algo que llama la atención y queda grabado en la retina de la persona.

Nathé asegura que siempre manejó solo la página y que siempre lo tomó como un hobby, algo que está lejos de ser serio y que se encuentra cerca de terminar. "Lo veo como una tesis que se armó cuando empezaron las redes sociales, que se armó y salió. No lo planteé como algo serio nunca. Hay personas que se toman demasiado en serio una placa que se sube viralmente a internet. (...) Esto es una moda, y una moda reemplaza a otra. Le queda poco".

A partir del éxito de Boludeces no –que tiene 283 mil seguidores en Instagram, más de 740 mil en Facebook y casi 43 mil en Twitter– surgió una cuenta paralela, también de su creación: Boludeces sí. Según él, con esta segunda página sucede algo extraño: genera más reacciones y comentarios que su primer proyecto, pero no logra llegar a la cantidad de seguidores que Boludeces no, a pesar de que hace tiempo se encuentra en carrera. "Lo negro, lo más oscuro (por la estética de Boludeces no) tuvo más seguidores. Es bastante raro".

De este lado del río

En Uruguay, un fenómeno parecido es Yo tan y vos tan, una página creada por Natalia Acosta, una joven de 24 años que trabaja como creativa gráfica en una agencia de publicidad local. La propuesta se basa en plantear oposiciones graciosas para reflejar personalidades diferentes de dos personas. En las placas se puede leer, por ejemplo, Yo tan "¿nos vemos?" Y vos tan "te aviso", o Yo tan "palabras" y vos tan "emojis".

16te23 barbie 3 col.jpg

"Surge en el 2012 por la necesidad de crear cosas que estén buenas y divertidas para la gente, crear contenido diferente. Era además el momento en el que se estaban poniendo de moda este tipo de páginas y fue el momento indicado para arrancar", explicó Acosta.

A pesar de que Yo tan y vos tan tiene muy buena recepción en las redes –tiene más de cuatro mil seguidores en Instagram, 177 mil en Facebook y casi cinco mil en twitter– el principal proyecto de Acosta es The Barbie Uy, una cuenta que muestra a una tradicional muñeca Barbie en situaciones muy uruguayas.

"Uno piensa en la Barbie y piensa en algo como súpertopísimo, fashion y la idea era mezclar eso con lo que es nuestra cultura, hacer una Barbie más realista. Intentamos evitar el estereotipo de la muñeca femenina y delicada y la pusimos a hacer cosas mundanas y comunes, cosas uruguayas".

Esta iniciativa es manejada por Acosta y su novia, que en este caso prefirieron mantener un perfil más serio, más empresarial y abocarse al proyecto como una plataforma de negocios, más allá de su faceta de fenómeno de las redes. The Barbie Uy tiene más de seis mil seguidores en Instagram y más de 11 mil en Facebook.


"Más allá de una página de diversión, nosotros la estamos manejando como proyecto de negocios. Sabíamos que muchas marcas se nos iban a acercar, porque encontraban en esto un medio de comunicación para acercarse a su público objetivo. Por eso intentamos mantener un perfil súper correcto", explicó

Tanto Boludeces No, como Yo tan y vos tan o The Barbie Uy tuvieron la posibilidad de transformarse en algo más, por ejemplo, en un libro. En el caso del ejemplo argentino, la idea quedó solo en eso. "Yo nunca me metí en la de libro porque entiendo que es virtual lo mío. Me lo propusieron en su momento, pero tenía que poner plata y no quise", explicó Nathé. De todos modos, aseguró que para que se adicione una nueva plataforma necesita de más producción y por el momento se encuentra cómodo con lo que hace.

Acosta, por su parte, sí aceptó la propuesta que Penguin Random House le acercó, y Yo tan y vos tan se convirtió en un libro con las frases más populares, que se publicó en octubre del 2015. Mientras tanto, The Barbie Uy mantiene la relación con las marcas, que la convierten en un proyecto con implicancias por fuera de las redes. Aun así, es difícil saber en qué plataforma terminará aterrizando la Barbie uruguaya, aunque Acosta aseguró que están dispuestas a escuchar propuestas. "Mientras se haga de una forma cuidada, nosotras estamos abiertas".

Populares de la sección

Acerca del autor