Vecinos que protestaban contra inseguridad detuvieron a un ladrón

El menor estaba robando en la zona y fue reducido a golpes; luego fue entregado a la Policía

La marcha convocada en Malvín Norte para reclamar por mayor seguridad tuvo un hecho policial inesperado, luego que los vecinos detuvieran a un menor que intentaba robar en la zona.

Minutos antes de la hora 20, varios distribuidores de la empresa de refrescos Ving se habían convocado en la esquina de Camino Carrasco y Gallinal, para protestar por mayor seguridad, luego que el viernes pasado uno de sus compañeros, junto de su esposa y su hijo, fueron asesinados a palazos en su casa. La marcha fue convocada por el propietario de la firma, José Nazo.

Sin embargo, pocos minutos antes de comenzar, se generó un revuelo inesperado: algunos vecinos de la zona habían detenido a un menor que se encontraba robando en los alrededores. Lograron reducir al ladrón a golpes, y luego se lo entregaron a la Policía que llegaba a la zona, y que lo metió dentro del móvil, mientras recibía una lluvia de insultos de los vecinos, que le gritaban: “laburá como nosotros”.

“Sonreí para las cámaras”
El robo se dio en la esquina de Petrona Rosende y Carlos Prando, en la esquina de la casa donde se produjo el triple homicidio.  El ladrón, junto a un cómplice, llegaron en un scooter azul y se tiraron hacia un contenedor de basura, simulando un accidente. Por allí pasaban dos señoras que venían de un club de la tercera edad, que se sobresaltaron y les ofrecieron ayuda. En ese momento uno de ellos intentó manotearle la cartera a una de las mujeres, pero sólo logró tironearle del buzo y rompérselo, mientras la señora le aseguraba que no tenía dinero.

Finalmente consiguieron arrebatarle la cartera a una mujer que también pasaba por la zona, para luego escapar. Uno de ellos fue atrapado por los vecinos, que lo golpearon repetidas veces, mientras el ladrón gritaba: “tengo un bebé, tengo familia”.

Luego de reducirlo, los vecinos llamaron a la Policía, y denunciaron que demoró varios minutos en llegar. En medio de la indignación, uno de los vecinos tomó al ladrón de la mandíbula, mientras irónicamente le decía, ante la presencia de los medios: “sonreí para las cámaras”.

“Bonomi no existís”
Tras el alboroto, finalmente comenzó la marcha, con pedidos de justicia tras el crimen, y ataques al ministro del Interior, bajo el cántico: “Bonomi no existís”.  Para terminar la manifestación, los participantes colgaron un cartel en el frente de la casa del homicidio de Malvín, que rezaba: "Justicia para Johnatan", el hijo de la familia asesinada.


Populares de la sección

Comentarios