Veinte personas murieron en ataque del EI en Bangladés

Además de las víctimas civiles, murieron seis yihadistas y dos policías
Hombres armados mataron a veinte personas en un restaurante en Daca, capital de Bangladés, en una toma de rehenes reivindicada por el grupo Estado Islámico (EI), que terminó ayer con nueve italianos, siete japoneses, una india y un estadounidense muertos.

El ataque se prolongó durante once horas y culminó con el asalto de las fuerzas de élite, que dieron muerte a seis secuestradores y rescataron a 13 rehenes, tres de ellos extranjeros. Un séptimo atacante fue capturado vivo, según el ejército.

Los yihadistass habían iniciado el ataque el viernes por la noche en este restaurante ubicado en un barrio exclusivo de la capital de Bangladés, frecuentado por diplomáticos y extranjeros.

El Ministerio de Exteriores italiano confirmó que entre las víctimas mortales hay nueve italianos, cuatro hombres y cinco mujeres, y que una décima persona de la misma nacionalidad sigue desaparecida.
El portavoz del gobierno japonés, Yoshihide Suga, confirmó que siete japoneses murieron en el ataque, cinco hombres y dos mujeres. "Personal de la embajada confirmó que entre los cuerpos llevados al hospital hay siete japoneses", dijo Suga en una rueda de prensa nocturna en Tokio.
El gobierno de Nueva Delhi confirmó que una estudiante india de 19 años que estudiaba en la universidad de Berkeley, en California, murió en el ataque.

"El ataque en Daca nos ha golpeado de una forma que no podemos expresar en palabras", dijo el primer ministro indio, Narendra Modi, en su cuenta de Twitter.

El Departamento de Estado y la Casa Blanca informaron que un ciudadano estadounidense murió en el ataque, sin precisar su identidad.

En la masacre la mayoría de las víctimas murieron por arma blanca. "Encontramos 20 cuerpos. La mayoría murieron brutalmente por armas cortopunzantes", dijo el portavoz militar Nayeem Ashfaq Chowdhury.

Un alto mando militar dijo que todas las víctimas eran extranjeras, pero un portavoz indicó que el balance preciso no está claro, según indicó AFP.

Relato de testigos

Los atacantes habían irrumpido en el restaurante hacia la noche al grito de "Allahu Akbar" (Alá es grande), abriendo fuego y usando explosivos.

"Entraron (al restaurante) con explosivos y granadas", relató a un canal de televisión de Buenos Aires el chef argentino Diego Rossini, que pudo escapar por el tejado."Tengo mucho miedo, sinceramente. La mitad de los cocineros se metieron en un baño y no tenemos noticias. No sé si están vivos", agregó.

Rossini se alegró de que fuera "un día un poco flojo (con poca clientela)" y no hubiera "tanta gente comiendo en el restaurante. Pero fue una situación horrenda", insistió.

Tras el asalto de las fuerzas de seguridad, la primera ministra, Sheij Hasina, dijo que el país está "determinado a erradicar el terrorismo" en este país de mayoría musulmana.

"El islam es una religión de paz. Dejen de matar en nombre de la religión", afirmó Hasina horas después en un mensaje televisado, en el que declaró dos días de luto nacional.

El papa Francisco condenó lo ocurrido, calificando los ataques de "actos bárbaros que son ofensas contra Dios y contra la Humanidad", en un telegrama de condolencias enviado a Bangladés.
El EI reivindicó ataque

Bangladesh sufre desde hace meses una serie de asesinatos de representantes de minorías religiosas, intelectuales y extranjeros, crímenes de los cuales el gobierno acusa a grupos locales, pese a haber sido reivindicados por EI o un brazo local de Al Qaeda.

Oficialmente, el gobierno niega que el EI esté implantado en Bangladesh, pero este ataque, rápidamente reivindicado por la organización extremista en un comunicado dirigido a la agencia Amaq, hace temer la expansión de estos dos grupos yihadistas en el país.

Las autoridades han prohibido al principal partido islamista presentar candidatos a las elecciones y varios de sus dirigentes fueron arrestados o ejecutados recientemente por el papel que desempeñaron en la guerra de independencia de 1971.

Paralelamente, el mes pasado lanzaron en todo el país una serie de operativos contra los grupos yihadistas locales que acabó con miles de detenciones.

Varios grupos de defensa de los derechos humanos estiman, sin embargo, que estas detenciones son a menudo arbitrarias o que tienen como objetivo acallar a opositores políticos.

Fuente: AFP

Populares de la sección