Vender alcohol en las playas está prohibido, pero no se controla

Intendencias consideran que la ley es obsoleta y permiten la venta

Bajar a la arena con alguna cerveza o directamente con una heladera repleta de latas no es algo raro de ver en las costas uruguayas. Tampoco lo es, que en playas de Rocha, vendedores ambulantes ofrezcan caipiriña o mojito a los jóvenes que toman sol en la arena. Y por supuesto que en los paradores las bebidas con alcohol se consumen junto al agua y refrescos sin culpa.

Desde 1991, sin embargo, un decreto de Prefectura prohíbe la venta de bebidas alcohólicas "en la costa y zonas habilitadas para baño", y autoriza "solamente la venta de bebidas refrescantes". La multa por incumplir esa disposición, es de 10 unidades reajustables, $9.366 a valores actuales.

En Montevideo, el digesto departamental establece además la prohibición de consumir ese tipo de bebidas en la playa, "sea en la forma que fuere".

Se trata en ambos casos de normativas que no se respetan, y que el uso cotidiano ha vuelto obsoletas. Por tanto, ya no se controlan.

En Canelones, tras un acuerdo con los concesionarios de locales de venta de bebidas y alimentos en la playa, se definió a partir de esta temporada "transparentar" una situación que se daba desde hace años. Es que al igual que en Montevideo, Maldonado y Rocha, en el departamento canario "la regla" era que todos los locales de la playa vendieran alcohol, explicó a El Observador el director de Desarrollo Económico de esa comuna, Horacio Yanes.

Pero por más que era un hecho constatado, esa realidad no se había puesto sobre la mesa, y quienes lo hacían lo realizaban sin autorización y sin pagar un canon, explicó Yanes.

"Entendimos que el uso y costumbre había dejado a las normas en desuso", dijo el jerarca, y fue entonces que se permitió la venta en todos los locales pero se les cobra un canon.

Algo similar sucede en Montevideo. El director de la Unidad Playas de la intendencia de Montevideo, Daniel Picun, dijo a El Observador que el digesto tiene muchos años y al momento no se ha actualizado, por lo que algunas normas han quedado en desuso a pesar de estar vigentes.

Este es el caso de la venta y consumo de alcohol y de otras restricciones, como por ejemplo, la prohibición de utilizar traje de baño tipo slip para hombres.

La aplicación de la normativa difiere si se trata de vendedores ambulantes o de locales establecidos sobre la costa.

El encargado de playas de la intendencia de Montevideo explicó que a pesar de que se encuentran en el borde de la playa, los paradores tienen habilitación para vender ese tipo de bebidas. Se controla sin embargo a quienes realizan expendio de alcohol en forma ambulante.

En cuanto al consumo, Picun explicó que es imposible realizar ese tipo de controles.

En tanto, en el departamento de Rocha, si bien se reconoce que la normativa existe, hace mucho tiempo que no se controla, señalaron desde Prefectura. Tampoco hay fiscalizaciones de venta de alcohol en las playas de Maldonado. Consultado por El Observador el director de Higiene de esa comuna, Jorge Píriz, indicó que los paradores venden alcohol y eso no genera "ningún inconveniente".

Fuentes de la comuna de Canelones, dijeron que se evaluó con otras intendencias rever esa normativa, aunque luego se desistió ya que no parecía oportuno hacerlo mientras que el gobierno trabaja en fomentar una política de alcohol cero.

De hecho, durante el gobierno de José Mujica (2010-2015) se remitió un proyecto al Parlamento donde se proponía prohibir tomar bebidas alcohólicas en la vía pública, aunque luego no prosperó.

Otras prohibiciones en la costa

La comuna comenzó a controlar en enero en conjunto con Prefectura la prohibición de concurrir con animales a la arena, en el marco de una campaña por la tenencia responsable de las mascotas. Sin embargo, según el digesto municipal de Montevideo, son varias las prohibiciones que rigen en las costas.

No se permite, por ejemplo, abandonar o arrojar comestibles, residuos, basura en la arena. Tampoco se puede acampar o encender fuego; bañarse en los lugares no habilitados, ni la pesca en zonas que sí están habilitadas para el baño. La salvedad para ese caso se da si la persona se ubica en los extremos de las playas y si decide pescar antes de la hora 7.

Está prohibida también la no utilización de traje de baño ni ropa alguna. Tampoco se puede acceder a las playas en vehículos, para lo que se prevén multas de hasta $20.000. La Dinama realizó controles en las playas de Maldonado.


Populares de la sección