Venezuela liberó unos US $10 millones para pagar a empresas lácteas

Se trata de un remanente de la partida por US$ 50 millones que había mandado en noviembre
Las empresas uruguayas recibieron este lunes en la tarde US$ 10 millones provenientes de Venezuela, como parte del pago que el país les debían luego de un acuerdo firmado entre ambos gobiernos a mediados de 2015.

Según informó a La Diaria el presidente del Instituto Nacional de Leche (Inale) Ricardo De Izaquirre, la partida de dinero representó menos del 10% de lo que adeuda Venezuela a las empresas uruguayas, en particular las lácteas. El pago fue por la venta de queso y leche.

"Nos sorprendió que el monto fuera tan escaso", expresó De Izaguirre. "No hace mucho la diferencia", dijo el titular del Inale, aunque comentó que "por lo menos es un movimiento".

El monto recibido "no quita que en los próximos días haya más", consideró De Izaguirre. El dinero se repartirá entre las empresas acreedoras.

Según dijeron a El Observador fuentes del sector, el ese dinero es un remanente que faltaba de los los US$ 50 millones que se enviaron en noviembre. En ese momento, las empresas recibieron US$ 40 millones y a Venezuela le quedaba por liberar la diferencia que terminó por liberar este lunes. Por lo tanto, todavía queda una deuda de entre US$ 60 millones y US$ 70 millones, dijeron a El Observador fuentes de Inale.

Calcar llegó a cobrar el 25% del total embarcado, mientras que Pili terminó de cobrar las 1.400 toneladas que envió a Venezuela. De todos modos, la plata recibida en esta oportunidad quedó retenida en el Banco República dado que la institución le había dado adelantos de dinero a la empresa láctea.

El embajador de Venezuela en Uruguay, Julio Chirino, había asegurado el jueves que las industrias recibirían parte del dinero en las horas siguientes. Sin embargo hasta este lunes a media tarde no había novedades, según habían asegurado varios representantes de empresas lácteas a El Observador.

El mecanismo acordado por los presidentes Tabaré Vázquez y Nicolás Maduro estableció la creación de un fideicomiso, a través del cual los productores cobrarían a medida que fueran vendiendo a Venezuela.

El sistema se pensó para tener un depósito de unos US$ 300 millones e incluso los mandatarios hablaron de ampliarlo.

El dinero del fideicomiso sería el aportado por ANCAP que pagó una deuda en forma anticipada con la petrolera venezonala Pdvsa. ANCAP pagó US$ 267 millones y canceló una deuda de US$ 430 millones.

Sin embargo, según lo informó El Observador la semana pasada, ANCAP, a pedido de Pdvsa, depositó ese dinero (US$ 267 millones) en un banco de China.

Los industriales y productores uruguayos, así como los senadores de la oposición que votaron pagar la deuda de ANCAP, estaban convencidos de que esos recursos serían depositados en el Banco Bandes, que es el agente fiduciario.

El dinero, que oficiaría de garantía de cobro de los productores, nunca pasó por el banco Bandes, según lo informó El Observador, y fue directamente a China.

El vicepresidente Raúl Sendic confirmó el pago a China y explicó que se debió a una condición que puso la venezolana Pdvsa.

Los productores rurales salieron la semana pasada a protestar a las rutas por la suba de las tarifas y el no pago de Venezuela. Sus voceros dejaron entrever que las manifestaciones pueden volver.

Populares de la sección