Venta de 0 km de cilindrada media cayó 23% el año pasado

También descendió el segmento de hasta 1.000 cc; pero mantiene alta participación de mercado

La floja demanda que mostró el segmento de automóviles para pasajeros en el primer semestre del año pasado fue clave para que la comercialización cayera 9% y totalizara 35.924 unidades. De todas formas, los números del 2016 reafirman que los uruguayos mantienen su preferencia por los modelos más económicos y de menor cilindrada. Los datos de la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU), dan cuenta que por segundo año consecutivo la colocación de vehículos con motores menores a 1.000 centímetros cúbicos (cc) fue superior al 30%.

Es así que en los últimos seis años la demanda de vehículos con motores pequeños pasó de 12% a 31% del total de ventas, con 11.136 unidades colocadas en 2016. Y en ese mismo período la colocación de unidades con motores de entre 1.500 cc y 2.000 cc pasó de representar el 45% de las ventas a una participación de 32%. Según la gremial, esa tendencia muestra que el mercado se ha mostrado "sensible" a la modificación del sistema tributario, que desde 2012 se aplica de forma escalonada en función de la cilindrada del automóvil.

Los vehículos de hasta 1.000 cc pagan hoy una tasa del Impuesto Específico Interno (Imesi) del 23%; los que están entre 1.000 cc y 1.500 cc 28,7%; los de 1.500 cc a 2.000 cc 34,5%; entre 2.000 cc y 3.000 cc 40,2%, y para los vehículos por encima de los 3.000 cc la carga impositiva trepa a 46%.

Por otra parte, en un año donde las ventas en general descendieron, el segmento de vehículos de gama media (entre 1.000 cc y 1.500 cc) fue el que más sufrió. Con alrededor de 11.500 automóviles las colocaciones cayeron un 23% en la comparación interanual.

En tanto, en la franja de hasta 1.000 cc las ventas se vieron afectadas en menor medida y el descenso fue de 10,7% respecto a 2016, con un total de 11.136 unidades. Además de la menor carga impositiva, su autonomía de consumo atractiva para la ciudad es otra de las variables que juega para que ese segmento de vehículos esté a un paso de ser el más comercializado en el mercado uruguayo. Si se toman como referencia las cifras globales de automotores comercializados, en los últimos dos años la venta de unidades nuevas se redujo en 10.000 unidades. De esa manera, en 2016 se vendieron 27 automotores menos por día que en 2014.

Brasil fue el principal origen

Otro cambio significativo que registró el segmento de automóviles para pasajeros tiene que ver con el origen de las unidades. De hecho los vehículos brasileños representaron el 46% de las unidades vendidas en Uruguay. Un año antes ese porcentaje era de 29%. En segundo lugar se ubicó India (14%), seguido por China (12%), México (8%) y Corea del Sur (7%).

Este comportamiento responde fundamentalmente a la coyuntura muy favorable de Brasil que se reflejó en productos muy competitivos, tomando en cuenta la devaluación del real mostrada a principio de año y fin de 2015. Eso estimuló el comercio y marcas que fabrican en ese origen se volvieron atractivas.

Perspectivas

Para ACAU, con los incrementos impositivos que entraron en vigencia el pasado 1° de enero aparecen dudas con relación al futuro inmediato. Todavía no está claro su impacto en la confianza del consumidor y en la predisposición a la compra de unidades nuevas. Tampoco es nítido el rumbo que adoptará la economía mundial y el comportamiento del dólar. De todas formas las primeras cifras de 2017 han alentado las expectativas.

En diálogo con El Observador, el gerente general de ACAU, Ignacio Paz indicó que a comienzo de año se esperaba que el desempeño del mercado automotor fuera similar al de 2016. Pero las cifras del bimestre enero-febrero muestran un crecimiento general de 25%, impulsado principalmente por una categoría que venía "muy golpeada" como los utilitarios y que acumulan una expansión de 51%. También el segmento de camiones muestra una leve mejora. "Vamos a ver si en un período más largo la tendencia se mantiene", afirmó Paz.

Exigencias de seguridad

ACAU participará de una comisión multisectorial que creó el Poder Ejecutivo que tendrá como tarea redactar un nuevo decreto con mayores exigencias de seguridad para la importación de vehículos 0 km. El gobierno pretende que los nuevos automóviles vengan con el sistema de Control Electrónico de Estabilidad (ESC) que reduce en 72% las posibilidades de un vuelco, según Latin NCAP.

Esta tecnología es uno de los avances más significativos en la seguridad vial desde que se incorporó el uso del cinturón, con un costo para los fabricantes que ronda entre US$ 50 y US$ 60. Argentina, Brasil y Ecuador tienen el liderazgo en control electrónico de estabilidad y prevén su incorporación obligatoria a partir de 2018. Otra de las tecnologías que Latin NCAP propone para prevenir siniestros de tránsito y brindar protección a las personas, es el sistema de Frenado de Emergencia Autónomo (AEB). El mismo continuamente mide la distancia del auto con el obstáculo más próximo que tiene por delante.

El gerente de ACAU, dijo que la gremial aportará toda la información necesaria para que la nueva normativa no traiga luego "dolores de cabezas" al momento de regular. "Uruguay tiene que mirar muy bien lo que hacen los vecinos porque es un plaza muy pequeña como para incidir en la política de armado de una automotriz", explicó Paz.


Populares de la sección