Venta de alimentos se frena y caen otras categorías en supermercados

El sector augura una buena temporada de verano para empezar a cambiar la pisada
Durante el último año las ventas de alimentos en los supermercados uruguayos –el corazón de su negocio– se mantuvieron prácticamente estables frente a un año atrás. Sin embargo, sí se observó una caída notoria si la lupa se coloca en otras categorías.

Eso generó una contracción en las ventas totales en los supermercados, que llegó a 1,5% entre julio del año pasado y junio de 2016 frente a igual periodo de un año antes. Pese a eso, el sector confía en que esa tendencia "levemente decreciente" se empiece a revertir en los primeros meses de 2017, ayudada por una buena temporada de verano.

Los datos se desprenden del último informe que la consultora Deloitte realizó para la Asociación de Supermercados del Uruguay (ASU), y que fueron compartidos ayer en el marco del Seminario Retail 2016, que se desarrolló en el Hotel Radisson.

Si se compara el periodo julio 2015–junio 2016 con el año móvil anterior, las ventas de alimentos descendieron apenas 0,4% en los supermercados. En tanto, y para igual período, las ventas del resto de los artículos cayeron 5,4%.

La encuesta de Deloitte releva información de los principales jugadores del sector: Ta-Ta, Multiahorro, Multiahorro Hogar, Ta!, El Dorado, Devoto, Devoto Express, Disco, Tienda Inglesa y Géant. "La fuerte caída, entre cinco y cinco puntos y medio a valores constantes de nuestras ventas no alimenticias fue más que compensada con una estabilidad de nuestro negocio madre", resumió el tesorero de la ASU, Hugo Avegno, ayer durante su presentación en el seminario. El dirigente precisó que entre 80% y 85% de las ventas de los supermercados son alimentos; el resto se divide entre otras categorías.

El descenso en productos como electrodomésticos, textiles, o productos de bazar se produjo en un contexto de apreciación del dólar, enlentecimiento del crecimiento del salario real de los trabajadores y tendencia a la estabilidad del ingreso promedio de los hogares, enumeró Avegno. "Los uruguayos aprendimos mucho (...) en términos de elegir la moneda en la cual el consumidor se endeuda, y eso se ve reflejado claramente en el consumo de los productos 'suntuarios'", dijo.

Avegno subrayó que la industria "no es una isla" sino que "refleja claramente" lo que ocurre en la economía. Para los próximos meses se espera, añadió, que prosiga esa "leve" caída, con "una buena esperanza en la próxima temporada turística". Hasta mediados de 2015, la situación del sector –que emplea a 25.000 personas y que por día factura más de 250.000 tickets– era otra, rememoró el dirigente gremial, quien comentó que hasta ese momento las tasas de crecimiento eran del orden del 2% y 2,5%.
Arrastrado por la menor demanda de productos no alimenticios, esa situación se revirtió y empezó a verse un decrecimiento.

Ajuste hecho

El tesorero de la ASU –y vocero de la gremial en el evento– dedicó parte de su exposición a hablar de los costos laborales que tiene el supermercadismo. En ese rubro se registró un crecimiento "de forma sostenida" hasta el año pasado, expresó Avegno.

La masa salarial que pagó el sector tuvo una caída de 1,2% entre julio de 2015 y junio de 2016 frente al anterior año móvil, según los datos manejados por Deloitte. La misma comparación muestra que el total de horas trabajadas cayó 3,4% y que el salario medio por hora trabajada trepó 2,2%.

"Ante el crecimiento del salario medio a valores constantes y frente a un decrecimiento leve de la actividad, el sector de alguna manera ajusta", dijo Avegno para explicar la menor demanda de horas trabajadas.
La mano de obra, dentro de la ecuación económica del sector, es cercana al 50% de los costos operativos de las empresas, señaló el dirigente. "El mensaje es que el sector ha hecho el ajuste, no escapa a lo que ha ocurrido en términos generales en el mercado laboral", comentó. Asimismo, también mencionó otro de los elementos que los supermercados siguen de cerca: la venta por metro cuadrado. Ese dato surge al tomar el crecimiento que tuvieron las ventas y dividir esa cifra por los metros cuadrados que la gremial declara.

Desde hace cuatro años el sector viene con caída de ventas por metro cuadrado, indicó el dirigente de la ASU. Ese fenómeno se dio incluso en etapas de expansión de la actividad, agregó.
"La única explicación que tiene es que los metros cuadrados que el sector ha incorporado han sido de alguna manera menos eficientes que los que teníamos en el pasado", aventuró.

Murro y el adelanto del sector

La semana pasada, en el marco del Consejo Superior Tripartito (que integran empresarios, trabajadores y gobierno), el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, aprovechó para recordar que durante la negociación salarial que se desarrolló en el primer semestre de 2016, "hubo varias asociaciones y cámaras empresariales afiliadas a la Cámara Nacional de Comercio y Servicios que hicieron acuerdos, no solo sobre los lineamientos que hoy estamos informando, sino superiores". El ministro citó dos casos como ejemplo: el acuerdo salarial en el supergás , o un aumento de 10% como adelanto que brindó a partir del 1° julio la Asociación de Supermercados, cuando su grupo de negociación todavía no se encuentra sesionando.


Dos escollos: rotación y ausentismo

El tesorero de la gremial de supermercados, Hugo Avegno, hizo hincapié ayer en dos aspectos "estructurales" que afectan a la industria: la rotación y el ausentismo. En este punto, el dirigente –quien también se desempeña como subdirector general de Grupo Disco– precisó que presentaría datos elaborados por el departamento de Recursos Humanos de Disco, Devoto y Géant. La rotación alcanzó "puntos máximos" por arriba del 5% mensual en 2013 en Grupo Disco. "Estamos hablando que 70% de nuestra plantilla laboral a los 12 meses ya no está más", señaló Avegno. De la mano del incremento del desempleo, esos guarismos empezaron a bajar. Durante el primer semestre de este año, ese porcentaje se colocó en 3%.

En los primeros seis meses del año casi 1.500 personas se fueron de Disco, Devoto y Géant. El 70% no tenía siquiera un año de antigüedad, comentó Avegno. "Imagínense lo que esto implica en términos de administración de los recursos humanos, de selección, de inducción, de capacitación de esa gente, y luego, una vez que se van, lo que implica en términos de reemplazo", manifestó.

El otro fenómeno "endémico" que tienen los supermercados es el ausentismo. Para mitigarlo, indicó Avegno, se "apostó fuerte" a una herramienta: la prima por presentismo. "En el caso de Disco, Géant y Devoto (...) cada cinco empleados, no contamos con uno", dijo. El ausentismo global, precisó, se ubicó el año pasado en 19,3%. Si se tiene en cuenta solo las faltas sin aviso, se estima que rondó el 10,9% durante el primer semestre del año. "La baja desde su pico máximo hasta 2016 es de un 7%; la verdad, esperábamos más", dijo Avegno.

De acuerdo al ejecutivo, resta trabajar sobre un "núcleo duro" que falta todavía más que antes de instaurada la prima por presentismo, una "buena herramienta" que no es "suficiente".

Populares de la sección