Venta de cannabis amenaza con aislar al sistema financiero local

Bancos interactúan con otros países donde la venta de drogas es una actividad ilegal
Las primeras cosechas de marihuana se hicieron a mediados de año y la máquina que obtiene la huella dactilar de los futuros compradores ya fue probada. La regulación de la venta de cannabis permitirá a los uruguayos adquirir 40 gramos mensuales de la droga a través de las farmacias. El Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) está próximo a realizar la apertura de la inscripción de usuarios a través de El Correo, el paso previo paso para que, luego de un período ventana, comience la venta efectiva en farmacias.

Sin embargo, en el momento en que eso empiece todos los bancos instalados en Uruguay entrarán en conflicto con el sistema financiero internacional, incluso el Banco República a pesar de regirse por la normativa local. Eso ocurre porque en la mayoría de los países del mundo la venta de marihuana todavía es una actividad restringida por tratarse de una droga ilegal.

Esta realidad interfiere con todos los bancos que están en Uruguay, porque si operan con empresas que vendan cannabis y aunque lo hagan legalmente –como podrán ser las farmacias–, los bancos del exterior podrán negarse a realizar transacciones con ellos. Esta posibilidad existe ya que tratarán con empresas cuya dinero proviene de una actividad ilegal, lo que colida con la normativa internacional que deben cumplir las instituciones financieras para la prevención del lavado de activos y el financiamiento al terrorismo.

En algunos países se permite a los bancos operar con empresas que vendan marihuana ya que existen otros usos legales, como los medicinales o recreativos pero regulados –como Uruguay–, pero en la gran mayoría sigue siendo ilegal.

Los bancos privados internacionales que operan en el país tienen un riesgo adicional porque puede perjudicar la relación con su casa matriz.

El Observador se contactó con los oficiales de cumplimiento normativo de los principales bancos privados en plaza, quienes manifestaron preocupación por esta problemática. Varios de ellos desde hace años reciben consultas sobre cómo avanza la reglamentación de la venta de marihuana en el país, pero hasta ahora no hubo intimaciones o directrices por parte de las casas matrices.

Sin embargo manifestaron que es probable que los bancos no accedan a participar de operaciones con empresas que vendan marihuana, porque es una actividad restringida según las normas de los países donde están sus matrices.

Es decir que podrían llegar a negarse a ingresar como clientes o a cancelar cuentas de empresas que realicen la comercialización, tanto porque los corresponsales se lo prohiben o porque la propia norma corporativa lo hace. En esos casos, buscan asegurarse de que el dinero que provenga de la venta de droga no pase por el banco. Las instituciones corresponsales son entidades financieras que prestan sus servicios a otros que no tienen locales en un país o zona.

Riesgo en inclusión financiera

De esa manera, algunas de las fuentes consultadas de las bancas privadas anticiparon problemas con la puesta en práctica de la ley de inclusión financiera en el caso de los trabajadores de las farmacias que venden marihuana. En esa situación, estarían percibiendo un salario de una actividad que se dedica a la venta de droga y por tanto podría estar en riesgo que puedan cobrar a través de los bancos, si es que se prohíbe a las empresas operar con el sistema financiero.

Sin embargo algunas de las fuentes de bancos privados consultados manifestaron que hasta el momento no han analizado qué impacto puede tener la implementación de la venta regulada de marihuana en la operativa de las personas físicas con los bancos.

En ese sentido, el coordinador del programa de inclusión financiera del Ministerio de Economía (MEF), Martín Vallcorba, dijo a El Observador que no es un problema que les hayan planteado.

"Nosotros no estamos en conocimiento de esas dificultades. Si llegara a ocurrir, tendríamos que analizar los caminos para resolverlo", indicó.

Por su parte, fuentes del Banco República manifestaron a El Observador que se encuentran analizando las posibles implicancias de la venta legal de marihuana.

"Hay muy poca experiencia internacional y el BROU está realizando consultas a bancos corresponsales", sostuvo la fuente.

En el caso del Banco República, al no depender de una matriz fuera del país, el problema se origina en las operaciones que realizan con bancos de otros países si al mismo tiempo operan con clientes que están relacionados con la producción o venta de marihuana, como es el caso de las farmacias o las empresas autorizadas para plantar cannabis.

Por otro lado, una de las fuentes de bancos privados aseguró que consultaron a un holding (grupo empresarial) que les indicó que en Estados Unidos, donde hay estados que legalizaron la venta de marihuana, la Reserva Federal de ese país –el equivalente al Banco Central– prohíbe la apertura de cuentas bancarias relacionadas ese negocio.

Además, sostuvo que para los corresponsales, Uruguay pasará a ser un cliente de "super riesgo", lo que implicará mayores monitoreos.

Proceso demorado

Desde fines de junio el gobierno viene diciendo que "en pocos días" se abrirá la inscripción de usuarios para el registro de venta de marihuana estatal, pero esto todavía no ocurrió. El registro estaba listo para comenzar a fines de setiembre, pero el conflicto sindical de los trabajadores de El Correo postergó varias semanas el lanzamiento.

Sin embargo, el conflicto se destrabó y las personas siguen sin poder inscribirse en el registro. Desde la Junta Nacional de Drogas informaron a El Observador que trabajan en la campaña publicitaria que será lanzada junto a la apertura del registro, pero que todavía no hay una fecha prevista para que eso se concrete.

Populares de la sección

Acerca del autor