Veredas rotas y un parque en olvido

La inversión en mantenimiento de ese espacio público no es fija y el deterioro es notorio
El mantenimiento del Parque Batlle

Con el pasaje de los años, uno de los grandes pulmones de la ciudad, y el lugar donde Uruguay se coronó como Campeón del Mundo, en 1930, ha quedado, en cierta forma, en el olvido.

Pese a que la construcción del Parque Batlle o también conocido como Parque de los Aliados se hizo esperar por varios años –comenzó a proyectarse en 1891 y su estructura quedó definida alrededor de 1911–, el estado de sus calles y caminos internos, con pozos y desniveles, o directamente sin veredas, son muestra del abandono en el que ha caído en el último tiempo.

Veredas sin mantenimiento


En la tarde del jueves, luego de la tormenta, Edgard Steffen –un vecino del parque– paseaba sus perros en el lugar. Sin embargo, en medio de uno de los senderos intuitivamente cambió de rumbo y siguió caminando en paralelo, por el pasto. Lo mismo hizo otro de los peatones que atravesaba el lugar en sentido contrario: subió la loma en dirección al monumento de La Carreta caminando por el pasto, para evitar el deteriorado sendero.

Es que en esa parte del parque la vereda ya prácticamente no existe, y en su lugar el sendero se ha convertido en un camino de piedras. "Hace muchos años que no se le hace mantenimiento, hay senderos como este, con pozos que tienen muchos años con material desparramado. El lugar es muy lindo, pero está un poco abandonado", dijo Steffen al ser consultado sobre cómo ve el Parque Batlle.

"No es digno de un país muy civilizado", agregó.

Los pozos y desniveles en las veredas se repiten en las 30 cuadras de caminos internos que tiene el parque. "Venís con una silla de ruedas o un carrito y es una odisea", dijo a El Observador Fernando Reyes, otro de los vecinos que disfrutaba, junto a sus nietos, de los juegos infantiles del parque. Reyes criticó además que las veredas no tienen acceso para discapacitados, lo que dificulta el ingreso.

Lo mismo sucede en las calles, que también tienen poco mantenimiento.

Parque Batlle

Para el alcalde del municipio CH, Andrés Abt, junto con la seguridad y la falta de iluminación, el "muy mal estado de las veredas" es uno de los principales problemas del parque y que disuade a muchos de hacer deporte en el lugar.

El que las veredas estén "totalmente rotas o desniveladas" hace que "la gente prefiera estar en el cantero vial, que es un peligro". "Es ilógico que estén haciendo deporte en el medio de un cantero cuando tienen todo un parque adelante", agregó el alcalde.

"A partir de que se oculta el sol, la gente se siente insegura"

"En muchos proyectos lo que hemos visto es que se hace la inversión, se hace un espacio pero después no hay nadie que lo mantenga y llega un momento en que se empieza a ir cayendo", criticó el alcalde. Si bien la comuna cuenta con cuidaparques, el mantenimiento que se hace es en arbolado y vigilancia, donde se invierten $ 14 millones al año.

Consultado por El Observador, el secretario general de la intendencia, Fernando Nopitsch, reconoció que "el parque necesitaría reconvertirse" y que es necesario arreglar pavimentos e iluminaciones.
Una de las últimas obras realizadas fue un circuito aeróbico que demandó $ 5 millones del presupuesto participativo y recuperó 1.300 metros de caminos. Sin embargo, según la directora de Espacios Públicos de la intendencia, Patricia Roland, si bien se espera dejar así todo el parque, la inversión no es fija y "tiene un cierto déficit en la parte de caminería".

El secretario general explicó que la revalorización de los parques patrimoniales, entre ellos el Parque Batlle, era una de las inversiones incluidas en el Fondo Capital con US$ 3 millones, que no fue votada en la primera parte del acuerdo.

Parque Batlle

Además de las veredas, otro de los problemas es la falta de iluminación, que para Abt es totalmente insuficiente, y de seguridad.

"En el Parque Batlle a partir de que se oculta el sol, la gente se siente insegura", comentó el alcalde a El Observador, y agregó que el lugar tiene "problemas importantes con temas de prostitución y de drogas". Además, dijo que hay personas que pasan allí la noche y que en una oportunidad habían ocupado baños públicos.

Según Nopitsch, ese es un problema policial y no de la IMM.


Centro deportivo

Con varias canchas, el Estadio Centenario, una pista de atletismo y un club de tiro, la idea de la intendencia es "invertir y llevarlo a un parque temático de actividades deportivas", dijo Nospitsch, reconvirtiendo, por ejemplo, el Velódromo en una cancha de fútbol infantil. Ya se piensa también en preparar el Estadio para un posible Mundial 2030. "Estamos hablando de una inversión de varios millones de dólares; eso significa pensar con cabeza amplia, y que haya actividad vinculada que pueda ayudar a financiar la inversión", explicó.

Juegos en el túnel del tiempo

Las calesitas, tazas y hamacas con forma de tractor son parte de la muestra de la poca renovación del parque. Ir a los juegos de niños es "como meterte en el túnel del tiempo", dijo el alcalde Andrés Abt. "Es un lugar alucinante pero está descuidado", afirmó

Populares de la sección

Acerca del autor