Víctor Churchill: lo premium llevado al último detalle.

Victor Churchill es carnicero, pero su tienda venció a Hermes y Vuitton en un concurso internacional de diseño de interiores. Su local ya pasó a ser atracción turística y rareza mundial
Y tiene con qué.
 
Ni Harrod´s, Fauchon o Fortnum and Mason; ni las tiendas habituales de delicatessen en varios rubros se le acercan.
 
Ubicado en el distrito de Woollahra en Australia, entre Bondi y Sydney, la carnicería Victor Churchill fue fundada por James Churchill en 1876. Comenzó entregando carnes con cinco caballos y unos carros; fue dirigida durante dos generaciones de su familia y luego vendida a la familia Wallace.
 
Los actuales propietarios del negocio, Victor y Anthony Puharich, vienen de una dinastía croata de carniceros. Fundadores de Vic´s Premium Quality Meat (los mayores distribuidores de carnes premium de Australia) son los cuartos propietarios del lugar y hacen honor a sus 140 años de historia sirviendo de nexo entre productores y chefs. 
 
Anthony es graduado en Economía pero se dio cuenta que su mayor aporte podía hacerlo en el negocio familiar: es activo difusor en medios de comunicación, tiene shows de tv y hasta una app llamada "Ask the butcher" , que enseña a cocinar distintos tipos de carne como un profesional.
 
La carnicería es proveedora hoy por hoy de bares, hoteles y restaurantes en todo el mundo, especialmente  en el sureste asiático. 
 
En 2009 la reformaron, para lo cual invirtieron una cantidad no develada de dinero, pero seguramente millonaria; el cambio les deparó numerosos premios internacionales.
 
Centrada en la experiencia del usuario, dan clases de preparación de platos con personal que incluye a ex empleados de sector carnicería de Harrod´s de Londres, en un lugar donde las paredes están cubiertas de madera o cuero de vaca, combinados con pisos de mármol Calacatta y muros de bloques de sal del Himalaya que ayudan al secado de la carne.
 
Entre sus instalaciones, hay cámaras de estacionamiento de carnes, (21 y 28 días), en las que se logra concentrar el sabor y restar humedad. Trabajan chefs, nutricionistas e investigadores, que viajan por el mundo buscando novedades gastronómicas.
 
Allí mismo se realizan también eventos, (faltaba más) con cenas en medio de los mostradores, reses colgando y cortadoras de carne Berkel holandeses. 
 
Es un placer ingresar al lugar, además de por la estética singular que le depara el apodo de "el Bulgari de las carnicerías", porque se pueden ver a los maestros carniceros maniobrando las piezas y el ambiente de profesionalismo y ganas de generar una experiencia singular, no sólo en Australia, sino en el mundo. 
 
El diseño interior, de la firma especializada en contract Dreamtime dirigida por Michael Mc Mann ya tiene ejemplos más que interesantes sobre todo en hotelería y restaurants.
 
No es casualidad que Anthony Bourdain, el célebre chef viajero, se haya enamorado del lugar y entablado amistad con Víctor, a quien invitó a su mega proyecto de 25 mil metros cuadrados con más de 100 proveedores en el Pier 17 de Nueva York, donde recreará un mercado de alimentos asiático, a inaugurarse en 2018.
 
Sin llegar a esos extremos, vimos otro ejemplo más cercano en posibilidades, prolijo y con onda en el Chelsea Market de Nueva York.
 
Queríamos mostrarlas, especialmente la primera, porque nos parece un excelente ejemplo , aunque muy extremo , en algunos conceptos:
 
_ El tema de la experiencia, la estética y el cuidado en los detalles no son excluyentes del rubro moda o similares, sino que pueden perfectamente aplicarse a temas cotidianos, elevándolos a otros estándares. ¿Es caro? Claro. ¿No es para cualquiera? Desde ya. Pero tiene su público y allí es donde capitalizan inversiones, capacitaciones y tradiciones.
 
_ No es para todos la compra, pero si es para todos la inspiración en su imagen: el salirse de los renglones y esquemas habituales para el rubro y acercarse a otros casi opuestos es una jugada que rinde siempre que se haga con mucha planificación profesional, sin nada librado al azar.
 
_ El fomento de la experiencia del usuario hace rato que es un paso adelante del marketing de productos y servicios; una atención profesional y personalizada en un ambiente cuidado en iluminación, orden, limpieza seguro puede trasladarse y mejorar espacios desde Sydney a ....La Pedrera. No son necesarias grandes inversiones para sobresalir y hay muchos ejemplos en internet para inspirarse. No tiene que quedar parecida; debe generar emociones o recuerdos positivos en quienes la visitan.
 
_ Pensar a lo grande y adaptarse a un presupuesto o posibilidades es un camino válido para encontrar soluciones fuera de serie y no transitadas.
 
_ Si se va por un camino fácil, habitual, si no se exige a proveedores de insumos, si el local no está ordenado o iluminado adecuadamente, si el personal es indiferente, no está capacitado, si no hay cariño en la oferta, el cliente lo percibe más temprano que tarde. Es válido para una tienda cualquiera, un taxi o un taller de zapatería. 
 
Y si se ignoran esas simples reglas luego no se quejen cuando vienen Ubers , Forever, o llámele como quiera.
 
Vean fotos de este lugar increíble acá

Comentarios

Acerca del autor