Vigilia pascual: Sturla llamó a vivir la experiencia de la libertad

Unos 450 fieles atendieron a la ceremonia en la Catedral de Montevideo
Este sábado a la noche unos 450 uruguayos se congregaron en la Catedral de Montevideo para celebrar la vigilia pascual precedida por el cardenal Daniel Sturla.

Con solo las luces de la cúpula encendidas, la Catedral, ubicada en Ituizangó y Rincón, estaba en penumbras. Sobre las 20.30 los primeros fieles ya se habían acercado para realizar la vigilia de Pascua, una ceremonia especial en conmemoración de la resurrección de Cristo.

Mientras esperaban el comienzo de la Vigilia, algunos de los creyentes aprovecharon para confesarse. Minutos antes de la hora de comienzo, ya con el local colmado y cada uno con su vela en mano, sonaron las primeras campanadas. Al dar las 21 en punto, las puertas de la catedral se abrieron de par en par y frente al cardenal Monseñor Daniel Sturla se encendió el fuego para prender el cirio pascual, una gran vela con que los católicos recuerdan a Jesús, su resurrección y su luz.

El cardenal consagró el fuego, encendió el cirio, dibujo sobre él el alfa y la omega, el año 2017 y le colocó cinco granos de incienso en forma de cruz. Llevaron entonces la gran vela entre los bancos, y cuando estuvo en medio de la sala, se invitó entonces a los presentes a encender sus velas con el fuego del cirio. El propio cardenal con una vela acercaba el fuego a los creyentes, y entre los bancos todas las velas se fueron prendiendo.

Tras varias lecturas, cantos y oraciones, que contaban la historia de los cristianos desde la creación del mundo hasta la resurrección de Jesús, comenzaron a sonar las campanas, y las luces de la Catedral se encendieron a la vez.

Llegó entonces el momento de las palabras del cardenal, que llamó a los fieles a celebrar el haber sido liberados.

Sturla comenzó su prédica recordando su recorrida por las cárceles en Navidad y cómo en la cárcel de mujeres, las presas aplaudían a otra reclusa que ese día estaba siendo liberada. Después de la muerte en la cruz y de su resurrección, dijo el cardenal, Cristo "se liberó de las ataduras de la muerte", por lo que esa resurrección "es vista como una nueva creación", una "nueva realidad".

El cardenal se refirió a las diferentes formas de liberación en la vida cotidiana: como la sanación de una enfermedad, el salir de las drogas, del alcohol, dejar de fumar o salir de una depresión. Son situaciones, dijo, "en las que uno se puede sentir oprimido, y se vive la experiencia de la libertad".

En la Pascua, dijo, se celebra además la libertad del pueblo de Israel. Unos 40 fieles del camino neocatecumenal iban vestidos de blanco especialmente para renovar su bautismo, algo para lo que se prepararon por casi 30 años, dijo Sturla. E invitó a renovar en ese día el bautismo y a "celebrarlo cada día como una fiesta del nacimiento".

Por último, el cardenal leyó unas palabras del papa Francisco, y las comparó con la forma de ser de los uruguayos, siempre acostumbrados a la queja. Llamó entonces a salir del pesimismo, y a testimoniar a otros la alegría de la Pascua.

El mensaje de esperanza del cardenal para esta Pascua

Mensaje Pascua Sturla

Así mismo Sturla difundió su tradicional mensaje en las vísperas del domingo de Pascuas, en esta oportunidad cargado de optimismo y esperanza para todos los cristianos.

"Cristo nos levanta y nos llena de esperanza. La luz de Cristo disipa las tinieblas del corazón y del espíritu", señaló el cardenal.

Sturla celebró el viernes pasado el Vía Crucis junto al obispo de la Iglesia Anglicana y destacó la unidad de ambos. "Esto también es un signo para la sociedad uruguaya que muchas veces nos enfrentamos o donde sabemos que nuestra sociedad, otrora tan integrada, hoy se ha ido fragmentando", dijo el cardenal.

Populares de la sección