Violencia contra niños: "Lo que era esporádico ahora es frecuente"

Para el jefe de Emergencia Pediátrica del Pereira Rossell, Javier Prego, el aumento de violencia en la sociedad se traslada a niños y adolescentes
El grado cinco en Pediatría y jefe de emergencia pediátrica del hospital Pereira Rossell, Javier Prego, dijo a El Observador que las agresiones a niños, que hace unos años eran esporádicas, ahora son frecuentes. En su intento por no estigmatizar por esta problemática a los sectores más bajos de la sociedad, el pediatra mencionó fallas en las políticas de prevención que de alguna forma también revelan una forma de descuido para con los niños de cualquier clase social: no uso de cinturón de seguridad, falta de cercas en las piscinas o imprudencia en el uso de pirotecnia.

¿Cuál es el problema sanitario más preocupante de los niños que se atienden en el Pereira?

Es un problema bien amplio porque afecta a distintos grupos de edad y problemas. No es lo mismo los problemas que tienen los recién nacidos prematuros, que los de la primera infancia o los adolescentes. Cada grupo tiene su problemática y esa problemática tiene variaciones estacionales importantes. Si me paro dentro del grupo de adolescentes, lo que más afecta son los accidentes, la violencia, el suicidio; en el grupo de los bebes incide la prematurez, el crecimiento, las infecciones respiratorias; y en edad mediana lesiones, injurias, traumatismos. Acá tenemos que estar preparados para todo.

¿Y en términos generales cuáles son las principales causas de muerte?

Ahí también varía por grupo de edad. En el primer año de vida están los problemas de prematurez, que incide en la mortalidad temprana, y luego aparecen otros problemas. Históricamente las enfermedades respiratorias eran una causa importante de mortalidad, por suerte con el paso de los años eso ha disminuido y de estar en los primeros lugares hoy está entre las primeras diez. Después del primer año incide lo externo, las lesiones, los siniestros de tránsito, las quemaduras, los ahogos. Y entre adolescentes empieza el suicidio y los accidentes de tránsito. La patología oncológica está dentro de esas causas aunque ha disminuido notoriamente en 20 años.

¿Qué está pasando con el suicidio infantil?

Lo que vemos aquí son intentos de auto eliminación que son un problema entre los adolescentes y los vemos con relativa frecuencia. El equipo de psiquiatría infantil, luego del tratamiento inicial, lo sigue ambulatoriamente.

Luego de 20 años como pediatra ¿ha visto una evolución social acerca de que a los niños no hay que agredirlos? Porque en 20 años la sociedad se hizo más violenta.

Hemos visto una evolución en lo relacionado al maltrato infantil y el abuso sexual. Pero es que hoy nos genera cada vez mayor número de consultas. Hay distintas interpretaciones: si hay más casos o más visualización de casos. Personalmente creo que se debe a los dos factores. Pero en los servicios de urgencia acá y en el sector privado se nota que hay más consultas. Acá tenemos una mirada parcial del problema, que se da en los primeros niveles de atención y hay organismos que trabajan como el Mides o el INAU. Lo que antes era esporádico ahora es frecuente.

¿A qué se debe?

Creo que es multifactorial pero a nivel social se está generando violencia y eso se transmite a la infancia. Esto se da a nivel regional y mundial. Hay un aumento de los casos detectados de violencia hacia la infancia y la adolescencia cuyas razones no están muy claras. ¿Hay una mayor visualización o hay un cambio en la sociedad que genera más violencia sobre los niños? Es más sociológica la respuesta.

Al tener tantos años en la profesión, ¿usted puede notar una herencia de la violencia? O sea, niños violentados que luego repiten con sus hijos la experiencia.

Sí, eso está estudiado y es así. El que sufrió en su infancia maltrato o abuso es un replicador. Hay que hacer una intervención profunda de esa persona en edades tempranas para evitar que repita el patrón.

¿Y cuál diría usted que es la política más importante para aplicar en edades tempranas?

Es una sumatoria. Por un lado el apoyo a las familias en territorio con variadas estrategias para que los niños logren un desarrollo completo. Uruguay ha ensayado distintas estrategias para apoyar la primera infancia y ha sido una política de este gobierno. El sistema integrado de salud favorece la atención y el seguimiento de los niños. Eso es importante. Lo otro es la educación de buena calidad. Y luego el acceso a la salud en el control médico. Esos tres pilares para mí son importantes. Siempre hay un bolsón de población difícil de controlar y que cuando tienen problemas de salud son más intensos. Hay niños que están mejor cuidados pero aun allí hay niños que tienen problemas respiratorios graves igual. En momentos del año el sistema no da más y llega al límite de la demanda.

¿Y qué comentario le merece que en sectores que no están entre los menos desfavorecidos se vean descuidos como no usar el cinto de seguridad en los niños?

Hay mucho para trabajar en prevención. El uso de casco y de sistema de retención infantil, pero también adolescentes manejando autos. Es un área no tan fuerte. En tránsito se ha hablado mucho, pero hay casos de niños ahogados, ¿usted ha visto campañas fuertes sobre ahogamiento? No hay propaganda para que las piscinas tengan cerca como deberían tener. Hay problemas con la electrocución, y no hay una campaña fuerte. También cuestiones de seguridad intradomiciliaria. La Sociedad de Pediatría está tratando de trabajar en otros asuntos, como el tema del uso de pirotecnia, que logramos mejorar la reglamentación y se logró un descenso de los casos. En verano los que usan barcos no tienen salvavidas para sus ocupantes. Son temas en los que hay que trabajar más porque tiene que ver con el cuidado de los niños.