Virus del ébola puede estar "durmiente" y contagiarse

La enfermedad puede encontrarse en alguien que haya sobrevivido y podría volver a propagarse

El virus del ébola puede permanecer "durmiente" en una persona que sobreviva a la enfermedad y volver a contagiar a más personas, según un estudio publicado hoy por la revista especializada Science Advances.

La investigación, hecha a partir de un caso concreto de un paciente de Liberia, la han llevado a cabo entre el Ministerio de Salud del país africano, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Atlanta y el Ejército estadounidense.

Los científicos se centraron en el brote de ébola que surgió en Liberia el 29 de junio de 2015 con siete casos confirmados, en mitad de lo que ya se creía que era el receso de la enfermedad.

Mientras que el resurgimiento anterior del ébola, en marzo de 2015, se asoció con la transmisión sexual del virus, el brote de junio se originó con la recaída de una paciente que se dio por curada, según el estudio.

La cadena de transmisiones comenzó con una paciente, todavía sin identificar, pero se sabe que es una mujer que vivía en una granja en cuyas inmediaciones se detectaron otros dos de los siete casos del brote de junio.

Los científicos descubrieron el diferente origen de ambos rebrotes, de marzo y junio, a partir del análisis del genoma del virus.

La forma en la que el virus se manifestó en junio presentaba escasa variación genética respecto a como era anteriormente, por lo que en los meses previos no se produjo alteración alguna, sino que era de nuevo el virus en su misma forma.

Este hallazgo subraya que existe riesgo del resurgimiento del virus del ébola incluso después de que el brote de la enfermedad se dé por terminado.

Los primeros casos de ébola se remontan a diciembre de 2013, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la epidemia en marzo de 2014.

Desde entonces, se han registrado 11.300 muertes y 28.500 casos, aunque la OMS reconoció que estas cifras pueden ser menores por la poca fiabilidad de algunas pruebas y la falta de controles al comienzo del brote.

La enfermedad -que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados- causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90 por ciento.
Fuente: EFE