Visualizan buen mercado y precios firmes para las lanas de calidad

Destacan que por primera vez existen oportunidades de mercados favorables para la carne y la lana
El ovino se encuentra hoy con "oportunidades de buenos precios de mercado para la lana y para la carne ovina, baja de los stocks mundiales y mermas en las producciones, lo cual permite visualizar que los precios de hoy se puedan mantener en el futuro", opinó el representante de Tops Fray Marcos, Facundo Ruvira.

Su visión fue trasmitida ayer al disertar en el Seminario Internacional de Producción Ovina, organizado por el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), que con motivo de los 50 años de la institución finaliza hoy en el Hotel Radisson.

Ruvira consideró que por primera vez existen en los dos sub-rubros ovinos oportunidades que están claramente marcadas. Hacia el futuro de los próximos 10 años se mostró optimista, pero remarcó que dependerá de lo que "nosotros hagamos" y destacó como fortaleza la institucionalidad que tiene el sector ovino de Uruguay, condición que pocos países ostentan. El país tiene una estabilización genética a través de las cabañas, se ha trabajado mucho y hay una oportunidad para hacer recombinaciones en este sentido, sostuvo Ruvira.

El sector cuenta con alternativas comerciales para lanas en estado natural, peinadas y un plan estratégico ovino. Por otra parte, el mercado mundial maneja 2.000 millones de kilos de lana sucia, de los cuales Australia tiene 330 millones de kilos. Por lo tanto, el indicador que se usa es útil, pero no permite ver toda "la película".

Considerando que hay muchos tipos de lanas de acuerdo a la demanda, afirmó que el futuro mostrará que los mercados van a estar funcionando de acuerdo a cada segmento. Pero una tercera visión del mercado es observarlo desde la calidad, donde luego de una etapa de lanas generales con menos valor, se ha pasado en estos últimos años a lanas de buena calidad, con buen largo de mecha, color, resistencia, condiciones por las cuales son conocidas las lanas uruguayas.

Hubo otro paso en el camino de la calidad y en la actualidad hay lanas de esquila tradicional y lanas certificadas. En esta última condición las lanas grifa verde "nos aseguran a los industriales tener" una materia prima de alta calidad, libre de fibras de propileno y de fibras coloreadas, mientras que en la esquila tradicional no se puede asegurar nada en este sentido, dijo Ruvira.

Por lo tanto, opinó que seguir el camino de agregado de valor a la lana significa ingresar al mercado mundial de los 400 o 500 millones de kilos, en lugar del mercado de 2.000 millones de kilos. Básicamente las lanas que cumplen las condiciones mencionadas anteriormente "nos aseguran bajo nivel de fibras coloreadas y otras características de calidad, a lo que seguirán otras exigencias de sostenibilidad. Mientras que en las lanas tradicionales no podemos asegurar nada de eso".

Rica evolución


Desde los inicios de su trayectoria, hace 50 años, el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) fue acompañando la evolución que ha logrado la producción ovina del país. Desde lo que fue en su momento, en 1969, incorporar la tecnología de la esquila Tally Hi, para luego siguió con el acondicionamiento de la lana, el uso de los fardos de polietileno, la grifa verde y las mediciones objetivas, entre otras herramientas, según destacó en su presentación Ignacio Abella, del SUL, quien recorrió la rica historia de la producción ovina uruguaya.

Acerca del autor