Volvió a exportarse ganado en pie pero a precios inferiores

Una empresa aceptó bajar el precio y ceder a exigencias de Turquía y generó molestia en las demás
Las empresas exportadoras de ganado en pie vuelven a comprar terneros en Uruguay, pero a precios bastante inferiores a los del año pasado. El fin de semana anterior la firma Olkany SA concretó la primera exportación de ganado en pie, de 10 mil cabezas hacia Turquía, principal destino de Uruguay.

Los exportadores están comprando terneros sin castrar con pago a 90 días y a precios que se ubican entre US$ 1,90 y US$ 2 por kilo en pie, inferiores a los US$ 2,20 que invertían el año pasado, cuando se logró un récord de actividad, superando las 283 mil cabezas enviadas al exterior.

Los empresarios sostienen que los nuevos precios no son especulativos sino que se deben a las cifras y exigencias que impone Turquía, consideradas muy desfavorables para estas compañías. Esa propuesta de Turquía fue rechazada por casi todas las empresas exportadoras hasta que Olkany las aceptó con el compromiso de enviar 100 mil reses hasta julio, lo que generó gran malestar entre sus colegas.

El Observador Agropecuario consultó a integrantes de esta compañía, pero prefirieron no hacer declaraciones.

El nuevo acuerdo con Turquía no solo es por precios notoriamente inferiores sino que además tienen exigencias comerciales más severas que elevan los costos operativos. Las empresas deberán depositar 4% antes de exportar, una exigencia considerada ilógica.

Además, las exportaciones ahora no se hacen a través de la modalidad FOB sino CIF, lo que significa que el exportador se hace responsable de la carga hasta que llega a destino y además el comprador luego evalúa cuáles son lo animales que acepta o descarta, según lo establece una cláusula por trauma, que es considerada muy imprecisa.

Todo esto complica mucho el negocio y hay quienes sostienen que lo hace inviable. El razonamiento que explica por qué Olkany aceptó la propuesta de Turquía se basa en el elevadísimo costo de tener un barco parado, estimado en US$ 18 mil diarios. Si una compañía no tiene actividad durante cinco meses sumará US$ 2,7 millones de pérdidas solo por ese concepto. Por lo tanto, puede ser preferible realizar negocios a través de un acuerdo desfavorable, que le permita perder menos de esa cifra.

Cabe aclarar que el acuerdo de las 100 mil reses es para Sudamérica, por lo tanto el ganado puede ser enviado desde otro país de la región, por ejemplo Brasil. Y otro aspecto a tener en cuenta es que no solo Olkany puede exportar, sino que cuando lo acepta una empresa la posibilidad queda abierta a todas las demás que estén operando en Sudamérica, pero bajo las mismas condiciones, por lo no se descarta que alguna otra firma pueda concretar negocios en este período.

Por otra parte, acceder a mercados alternativos no es fácil, fundamentalmente por razones de precios, aunque las exigencias son muy inferiores a las que actualmente impone Turquía.

Egipto siempre fue la segunda opción, pero actualmente no está comprándole ganado a Uruguay. La razón que reciben los exportadores desde la contraparte egipcia es un tema sanitario vinculado con la leucosis. Sin embargo, desde el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca se asegura que no recibieron comunicación oficial al respecto.

Populares de la sección

Acerca del autor