W. S. A. G.

Sebastián Abreu se convirtió en el futbolista profesional que más clubes ha defendido, al igualar al alemán Lutz Pfannenstiel

Para que un futbolista adquiera condición de legendario tiene que ganar algo importante con su selección, sobre todo a nivel mundialista; no necesariamente tiene que ser campeón del mundo, pero su imagen debe estar al menos asociada a un momento de gloria especial, de esos que quedan congelados en la memoria colectiva y que cada tanto son rebobinados, como instantes preciosos a los cuales siempre se hace necesario volver.

En el fútbol uruguayo ha habido grandes jugadores que, sin embargo, fueron tragados por el olvido, por la sencilla razón de que nunca llegaron a destacarse con la selección o bien cuando les tocó ser parte de esta el fútbol uruguayo andaba devaluado.

Hay otros futbolistas, en cambio, que han quedado congelados en el recuerdo de todos por un partido, por una jugada, por un gol, que inmortalizó su persona, mejor dicho, la dignificó de manera extra humana. Washington Sebastián Abreu Gallo es uno de ellos, uno de los llamados a permanecer per secula seculorum, al menos mientras el fútbol siga siendo pasión de multitudes y de pueblos. Imposible olvidar su alta figura con los brazos al cielo, la noche tan sufrida, pero triunfal al fin, del 18 de noviembre de 2009, cuando un cabezazo suyo sirvió para llegar al Mundial de Sudáfrica, pues su gol tuvo condición salvífica en una noche de infarto.

Y en Sudáfrica, en el que debe ser uno de los partidos mundialistas más épicos de todos los tiempos, otra vez Abreu se transformó en portador de júbilo nacional, mediante la concreción de un tiro penal contra Ghana, que será tema de conversación para infinidad de generaciones venideras. Ahora, mejor dicho, desde hace tiempo, Abreu se ha propuesto devenir el Matusalén del fútbol mundial, continuando su carrera a una edad -40 para 41- en que la mayoría de los futbolistas hace rato que se ha retirado.

Abreu, un Dorian Gray nacido en Minas, acaba de igualar un récord con la firma de un contrato con el club chileno Deportes Puerto Montt, pero más que eso, y tal como podemos concluir después de oír sus declaraciones recientes, tiene previsto seguir jugando como si nada, como si la edad y el paso del tiempo fueran un problema de los demás.




Comentarios

Acerca del autor