Whisky y fantasmas

La capital escocesa es una de las ciudades más misteriosas y místicas, llena de historias de apariciones, castillos y espectros; es además el epicentro del scotch
Edimburgo es la segunda ciudad más visitada en el Reino Unido después de Londres, y para ostentar este lugar, el atractivo debe, sin duda, ser enorme. Hay una gran oferta cultura disponible, una riqueza histórica de larguísima data y paisajes, castillos y gastronomía que valen la recorrida. Para empezar a conocer la ciudad es importante saber que hay una parte más antigua (la medieval), sobre la colina, y la zona más moderna. El eje central de la parte antigua es la calle Royal Mile, que comienza en el Palacio de Holyroodhouse y va subiendo la colina hasta llegar a la principal atracción: el Castillo de Edimburgo.

En el trayecto se observan los callejones y patios (lugares que hemos visto en muchas películas y que siempre esconden historias y misterios medievales). En el recorrido de la Royal Mile se pueden visitar varias atracciones, entre ellas Castle Esplanade sobre Castlehill. La "esplanade" es el espacio abierto más cercano saliendo del Castillo, sobre Castlehill. En la zona este del área se puede ver una pequeña placa y una fuente que marcan el punto donde, entre el siglo XV y hasta principio del XVIII, más de 300 mujeres fueron quemadas bajo la acusación de ser brujas. Hoy se realiza en la "esplanade" todos los agostos, el Tatoo Festival.
Edimburgo

El Lawnmarket es una cuadra entre The Hub (iglesia que se transformó en la sede del Festival de Edimburgo) y la Bank Street, muy cerca del Castillo, que por ende llena de lugares donde comprar regalos. En el número 477 b se encuentra Gladstone's Land, una casa medieval del siglo XVI que se puede visitar para entender cómo vivían los habitantes de la época. Bajando por Bank Street se llega a unas escaleras que bajan hasta The Mound, donde se encuentra la National Gallery; allí se pueden encontrar desde Renacimiento hasta posimpresionismo, con artistas como Botticelli, Rembrandt, Gauguin, Goya, Zurbarán, Monet y Velázquez; y además es gratis.

La zona de High Street es la más popular de la Royal Mile; allí se ubica la Catedral de St. Giles, de gran belleza arquitectónica, además de tiendas y variedad de restaurantes y pubs. Canongate es otra de las zonas interesantes de la Royal Mile, lugar que en el siglo XIX fue un burgo independiente, y estaba separado de Edimburgo por un muro. En la intersección de la Royal Mile con Jeffrey Street estaba la puerta de la ciudad. En una de las esquinas ahora está el pub TheWorld'sEnd, llamado así porque para mucha gente de Edimburgo este punto representaba el fin del mundo. Abbey Strand es el tramo de la Royal Mile donde se encuentra la Plaza del Parlamento y va hasta el Palacio de Holyroodhouse.
Edimburgo

El castillo


Lo mejor es iniciar el paseo en el castillo de Edimburgo, para evitar grandes colas, y luego recorrer la Royal Mile. Un clásico es el cañonazo de la hora 13 (el One o'clock Gun). No importa donde esté a esa hora; siempre escuchará el estruendo (excepto los domingos). La visita completa al castillo lleva unas tres horas. Las principales atracciones dentro son la Capilla de Santa Margarita, las Habitaciones Reales, los Honores de Escocia y las distintas prisiones. Es un recorrido por la historia escocesa que realmente vale la pena si dispone por lo menos de tres días en la ciudad.

Además de la rica historia de lo que allí sucedió, el castillo es pródigo en leyendas como la del Gaitero Solitario, que merodea de manera perpetua los túneles sin encontrar nunca la salida. La leyenda dice que "El gaitero solitario es el único habitante que no abandona nunca la fortaleza". Según lo que cuentan los lugareños, unos siglos atrás, se descubrió que los antiguos defensores del Castillo habían excavado túneles subterráneos para conectarlo secretamente con otras partes de Edimburgo. Para saber adónde conducían los pasajes, mandaron a un joven gaitero a explorar los túneles; mientras, debía tocar la gaita para que desde la superficie pudieran ubicar su localización. En un momento el sonido de la gaita se detuvo y jamás volvió a salir. Desde entonces, algunos aseguran que escuchan las gaitas, como un lamento. Esa es una de las tantísimas historias de fantasmas que proliferan en Edimburgo.
Edimburgo

Al salir del castillo se puede visitar Gladstone's Land o el Museo de los Escritores, así como la Cámara Oscura, este último un lugar ideal para ir con niños; es un sistema que proyecta la imagen de la ciudad utilizando un conjunto de espejos reflectores sobre una superficie cóncava situada en un cuarto oscuro, en lo alto de una torre. A lo largo de las seis plantas del edificio se pone a disposición de los visitantes una gran variedad de trucos, hologramas, imágenes en 3D y tecnología que puede transformar imágenes de humanos en animales, así como espejos que deforman las imágenes, entre otros trucos.

Edimburgo moderna


La parte "moderna" de Edimburgo rodea toda la colina de la ciudad medieval, y su calle principal es Princes Street, desde la que se pueden ver muy bonitas vistas de la ciudad medieval. En la Ciudad nueva están los principales lugares de compras de Edimburgo. En Princes Street se encuentran las tiendas de famosas cadenas, así como Jenners (el Harrods de Edimburgo). George Street, una vez el centro financiero, hoy está publado por numerosos bares modernos, instalados donde antes había bancos. En tanto, el nuevo Multrees Walk en la St. Andrew's Square, es la sede de Harvey Nichols y otras tiendas famosas. El St. James Centre es otro de los centros comerciales visitados.

Recorrido

Ciudad literaria y cinematográfica

A lo largo de los siglos Edimburgo ha generado todo tipo de historias y personajes, muchos conocidos en todo el mundo. De hecho, muchos años atrás, la imprenta era uno de los sectores más importantes de la ciudad, donde se realizó la primera edición de la Enciclopedia Británica en 1768. También vio nacer editoriales como Chambers, Random House o Collins, al punto que en 2004 la Unesco declaró a Edimburgo primera Ciudad de la Literatura del mundo. Existen diferentes tours literarios que permiten sentarse en el bar en el que que un autor famoso escribió su primer manuscrito, o donde otro se inspiró para la novela tal o cual (nombres ilustres como Conan Doyle o más actuales como JK Rowling son algunos de los cientos). Es inmensa la obra literaria que tiene como protagonista o escenario esta ciudad, incluso en la cinematografía, donde también hay muchas historias para contar en la recorrida de sus calles.

El scotch

Whisky

Algunas ciudades del mundo se identifican con una bebida. Si hay una que representa ya no solo a Edimburgo sino a toda Escocia, es el whisky. Si es fan de esa bebida podrá profundizar la visita con unas excelentes catas. Si no lo es también vale realizar una "Scotch Whisky Experience", para entender el alma del lugar. El visitante puede ver paso a paso el proceso de elaboración y aprender a diferenciar los diferentes tipos.