Will Smith va tras "La verdad oculta"

El filme rescata la historia real de un doctor revolucionario, Bennet Omalu
Cuando las nominaciones para los premios Oscar fueron anunciadas a mediados de enero, las omisiones resonaron más fuerte que algunas sorpresivas inclusiones. Entonces, el hashtag #OscarSoWhite volvía a circular y los títulos de películas dirigidas o protagonizadas por artistas afroamericanos comenzaban a apilarse. Al lado de Idris Elba (Beast of no nation) Spike Jonze (Chi-raq) y Michael B. Jordan (Creed: Corazón de campeón), Will Smith lideraba los listados de grandes olvidados por la Academia junto a su último filme, La verdad oculta.

Dirigida y coescrita por Peter Landesman, La verdad oculta se nutre del caso real del doctor nigeriano Bennet Omalu, quien descubrió un nexo entre la muerte repentina de jugadores de fútbol americano y una grave lesión cerebral que él bautizó encefalopatía traumática crónica (ETC), una condición cerebral degenerativa que se manifiesta a través de brotes psicóticos, demencia y depresión.

Interpretado por Smith, Omalu debe enfrentarse a la ira de la liga deportiva NFL luego de realizar una autopsia al cuerpo del exjugador Mike Webster y notar que la presunta causa de muerte que se le había adjudicado, falla cardíaca, se alejaba de la verdad. El caso de Webster, como notó Omalu, se trataba de un suicidio producto de demencia.

Las hipótesis del doctor se robustecieron al analizar las muertes dudosas de los jugadores Justin Strzelczyk, Terry Long y Andre Waters.

Con la meta de concientizar a la comunidad deportiva, las investigaciones de Omalu lo llevaron a ser considerado enemigo de la liga, no solo por denunciar el peligro al que se exponen los jugadores tras repetidos golpes en la cabeza, sino también por atentar, con sus revelaciones, contra los ingresos de la industria deportiva y el fanatismo del público.

Sin lograr la aprobación unánime de los críticos, La verdad oculta se ha destacado por la interpretación de Smith, quien es el encargado de reproducir la templanza y el acento nigeriano que caracterizan a Omalu.

Para lograr darle dimensión a su personaje, Smith mantuvo varias conversaciones con el doctor e incluso presenció alguna de sus autopsias. "Es un hombre hermoso. Es brillante, pero inocente. Él no podía entender por qué la NFL no quería saber nada. Como actor, fue algo hermoso poder comprender cómo alguien podía ser tan inteligente y tan ingenuo al mismo tiempo", comentó Smith a la revista Variety.

Potencial víctima de la misma persecución que afectó a Omalu, la película fue acusada de "suavizar" su trama para evitar represalias de la NFL. Sin embargo, Landesman rechazó rapidamente los alegatos: "cualquiera que vea la película va a notar que eso es irrisorio y que el filme dispara a la NFL entre los ojos".

"Hay cierta verdad a esta ciencia que la gente no conoce. Hay jugadores y padres de jugadores que no tienen esta información por lo cual, para mí, la película ilumina la realidad alrededor del juego", agregó Smith.

Populares de la sección