Ximena Torres y Caro Criado en una alianza que las potencia

La chef patissier abrió su segunda sucursal de La Dulcería de Xime dentro del local de la marca de indumentaria femenina en Punta Carretas
Entrar a merendar y terminar comprándose un vestido, o bien ir a elegir ropa y de paso tomarse un momento para un chocolate caliente o comer algo dulce. Eso es algo que se puede hacer en el corazón del barrio Punta Carretas desde que La Dulcería de Xime Torres abrió su segundo local dentro del que pertenece a la marca de indumentaria Caro Criado. La nueva sucursal de La Dulcería apunta al público take-away –con nuevo packaging para brindar este servicio– y al público to-stay, con barras que apuestan al "tomarse un café con uno mismo".

Poder disfrutar de la moda y a su vez comer "algo rico" es lo que propone esta alianza entre la chef y fundadora de La Dulcería, Ximena Torres y Carolina Criado, quienes a partir de esta fusión –que se oficializó el 29 de marzo– instalaron el concepto Fashion & Food en el barrio.

El primer local de La Dulcería abrió hace cinco años en Pocitos y fueron varios los motivos que le dieron impulso a la segunda apertura en Punta Carretas. La similitud de público de ambas marcas, por un lado, ayudó a cumplir el deseo de las emprendedoras de "hacer algo" juntas. Torres definió a este público como "la mujer moderna que viaja, que está abierta a vivir experiencias nuevas, a no comer siempre lo mismo ni vestirse siempre de la misma manera".

Sin embargo, a partir de su acuerdo con Caro Criado, Torres cree que "hay un nuevo público por descubrir". A esto se le suma que ambas comparten una filosofía emprendedora "muy rupturista".
La chef y sommelier busca inspiración y estar a la vanguardia en viajes, libros e internet, y todos los meses trata de ofrecer algo nuevo a sus clientes. Es que para Torres, los clientes impulsan el desarrollo de nuevos productos, el mantenimiento de aquellos que son "los clásicos" y también a expandirse.

"Si te lo piden cinco veces, tenés que plantearte la oportunidad", dijo.Todo eso generó que su expansión hacia Punta Carretas se diera de manera natural. Y ese empuje de sus clientes, adelantó, posiblemente lleve a que su próxima expansión sea en Carrasco.

Seguir lo natural

Torres tiene una manera de emprender marcada por la naturalidad y guiada por su pasión por la cocina. Lo que más le cuesta es delegar, pero es algo que ha debido hacer para ocupar el rol empresarial y administrativo. "(Cocinar) es lo que realmente me gusta. Si arrancas una empresa porque te gusta hacer tortas pero después nunca hacés una torta, es muy difícil que te sigas llenando. Podrás hacer dinero y crecer como empresa pero tu corazón sigue estando en la cocina", apuntó. Torres cuenta con una mano derecha en pastelería, con quien desarrolla los productos de su empresa. A su vez cada sucursal tiene una jefa y un equipo.

Su oficina está en tres lugares: una es la planta de elaboración y las otras son los dos locales, los que trata de visitar todos los días.

Mentoreo y self-marketing

Como directora de La Dulcería, Torres está atravesando la transición de emprendedora a empresaria, camino que recorre con el apoyo de sus tres mentoras: una natural que es su madre, otra asignada por Voces Vitales (Laura García) y Laura Raffo, a quien ella misma eligió. "Cuando uno es emprendedor no se imagina como empresario, quiere ser emprendedor toda la vida porque le encanta crear, guiarse por su pasión y busca la forma de trabajar en lo que sueña. Pero para mantener ese sueño te tenés que poner el chip de empresaria porque no hay empresa que se mantenga solo por ser soñador", dijo. El mentoreo, contó Torres, la ayuda a manejar los equipos y a prestar mayor atención a los números.

Pero además le sirvió para explotar y aprovechar su nombre como marca. Ahora su empresa es La Dulcería de Xime Torres y muchos de sus productos, como las barras de cereales, también llevan su nombre. Es así que ahora el nombre Chocolatier quedó exclusivamente como marca de sus bombones.

"Llegó un momento en que Xime Torres era más conocido que Chocolatier. Tuve que tomar la decisión de seguir insistiendo con Chocolatier o seguir lo natural que era usar mi nombre", recordó.

Parte del reconocimiento que obtuvo su nombre se lo debe a la cercanía que logró con los televidentes al conducir un programa de cocina de media hora en vivo. Igualmente sostuvo que no siempre estar en televisión es garantía de éxito. "Hay veces que se habla de la televisión como una varita mágica pero yo no creo que sea así. Puede ser un catalizador pero todo el resto, como la recordación, la empatía con las personas y la reiteración de la compra viene del esfuerzo, la calidad y el trabajo", apuntó.

Al exterior

La emprendedora se encuentra estudiando propuestas para instalarse este año tanto en Buenos Aires como en Chile. Piensa que para eso, como en todos sus proyectos, debe estar presente la dualidad corazón/cabeza: "Es tu nombre, tu tienda, no podés hacerlo a medias".

Una de las ideas es que en el nuevo local de La Dulcería de Xime se resuman todas sus pasiones. Dos de ellas, (moda y comida), ya están presentes en el acuerdo con Caro Criado, pero buscará combinarlas –junto a Criado– a través de varias propuestas.

La diferencia de los pequeños placeres

Uno de los diferenciales que se ofrecerán en la sucursal Punta Carretas de La Dulcería son los Desayunos con Estilo, en los que se brindarán tips sobre moda. En la tarde la propuesta será el "Maridaje con Xime". Torres define el maridaje como "el matrimonio entre la comida y la bebida". Como sommelier, también se dedica a encontrar "la mejor combinación" para que la comida se potencie por la bebida y viceversa. "La idea es generar experiencias. Creo que en el mercado la diferencia es esa. En épocas de crisis incluso lo que uno va buscando son los pequeños placeres. Nuestro camino va mucho por generar esos pequeños momentos de goce de los cuales está hecha la vida", dijo la emprendedora. Los maridajes apuntan a público femenino y masculino. Los de café y chocolates serán estilo after office de mujeres y los de vinos y quesos más para hombres y parejas.

La "torta piedra" es una de las especialidades de La Dulcería. Tiene tres discos crocantes, crema chantilly, baño de chocolate y nueces. Es la torta que Ximena Torres hace desde los 9 años y cuya receta heredó de su abuela. Hoy es un clásico que "a todo el mundo le gusta", aseguró.

Populares de la sección

Acerca del autor