Yihadistas buscan huir de feudo en Irak infiltrados entre civiles

Estado Islámico continúa la resistencia en Faluya, su principal baluarte
Mientras el ejército iraquí estableció el sábado un corredor de evacuación que permitió a 4.000 habitantes abandonar la ciudad de Faluya, el asediado bastión del grupo Estado Islámico (EI), los yahidistas aprovecharon esa situación para intentar escapar de la zona infiltrados entre los civiles. La situación mantiene alerta a la coalición internacional que desde hace tres semanas intensificó sus operaciones para flanquear uno de los principales feudos de un grupo terrorista que tiene a mal traer a esa región de Asia y a las principales potencias mundiales.

Al detectar que los yihadistas intentaban huir entre los civiles las fuerzas iraquíes elevaron los controles. "Arrestamos a 546 presuntos terroristas que huyeron aprovechando los movimientos de familias desplazadas (que dejaron la ciudad) durante las dos últimas semanas", informó ayer Hadi Rzayej, jefe de la policía de la provincia iraquí de Al Anbar. "Muchos de ellos usaban identidades falsas", dijo a la AFP.

Antes de la apertura de este corredor, organizaciones no gubernamentales que trabajan en el lugar estimaban que unos 50 mil civiles estaban bloqueados en Faluya desde el arranque de la ofensiva de las fuerzas iraquíes el 23 de mayo para expulsar a los yihadistas que controlan desde enero de 2014 esta ciudad, situada a 50 km al oeste de Bagdad.

Hasta el momento alrededor de 27.580 personas lograron llegar a los campos de desplazados establecidos en los sectores controlados por el gobierno.

Pero las organizaciones humanitarias dicen estar "completamente sobrepasadas" por la nueva llegada de civiles y temen que la situación empeore ahora que "miles de personas" deberán pasar de nuevo por el corredor en los próximos días, según el consejero regional del Consejo Noruego para los Refugiados (CNR), Karl Schembri.

"Harían falta, según nuestras estimaciones, US$ 10 millones para atender a las necesidades de agua potable, comida y productos higiénicos para los próximos seis meses", advirtió.

Las fuerzas iraquíes avanzan lentamente hacia el centro de Faluya, situándose ya a sólo tres kilómetros de los principales edificios gubernamentales de la ciudad, indicó a la AFP el comandante de la operación, el general Abdelwahab al Saadi.

En el norte, los combatientes iraquíes progresan hacia Al Qayarah para intentar expulsar a los yihadistas de Mosul, su principal bastión en el país.

Escudos humanos

A pesar de la apertura del corredor, huir de Faluya sigue siendo extremadamente difícil y peligroso para los habitantes, a quienes el EI impide abandonar la ciudad utilizándolos como escudos humanos.

Aún así, decenas de personas intentan escapar por el río Éufrates arriesgando sus vidas, utilizando cualquier elemento que flote, como armarios o contenedores de plástico, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

El viernes, combatientes del grupo yihadista mataron a 18 miembros de dos familias cuando intentaban huir. Los habitantes que consiguieron escapar contaron que los yihadistas les pedían 150 mil dinares (€ 120) por persona para poder abandonar Faluya, indicó el CNR.

También atacan en Libia

Las fuerzas progubernamentales libias avanzaban ayer en la ciudad de Sirte en busca de debilitar la resistencia que plantea el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en su bastión de Libia. Después de avanzar en su ofensiva para recuperar esta ciudad, controlada por el EI desde junio de 2015, las fuerzas del gobierno de unión libio (GNA) encontraron entre el domingo y ayer dificultades para entrar en la zona residencial donde están atrincherados los yihadistas, según un corresponsal de la AFP que acompaña a los combatientes del GNA.

Apoyados por la aviación y la artillería pesada, las tropas del GNA se encuentran a las puertas de la zona residencial de Sirte, un área de cinco kilómetros cuadrados entre el centro de la ciudad y el mar que ya fue cercada. Una de las principales preocupaciones del ejército libio es evitar a los francotiradores ubicados en tejados de casas, así como los explosivos ubicados en distintas zonas de la ciudad.

"Avanzamos pero vamos con cuidado. No hay enfrentamientos violentos hoy en Sirte", dijo a la AFP un miembro de la célula especial responsable de las operaciones contra el EI.

Una de las principales armas del EI son los ataques suicidas, al enviar a sus kamikazes desde sus barrios residenciales para hacerse estallar contra los pro GNA. El domingo, tres atentados suicidas con coche bomba causaron un muerto y cuatro heridos entre las fuerzas progubernamentales.

Fuente: AFP

Populares de la sección