You Oughta Know de Alanis Morissette

Alanis Morissette era una estrellita teen en su Canadá natal cuando se mudó a Los Ángeles para buscar suerte como artista profesional. A sus 19 años no solo aparentaba ser mayor sino que mostraba una madurez fuera de lo común.
Por Javier Lyonnet
@ElEskamas

"Deberías saber". Directo y sin medias tintas, una muchacha le habla a un tipo que la dejó y ahora anda con otra. "Deberías saber —le dice— que no estoy nada bien, que me estás haciendo cargar una cruz. Deberías saber que fue una cachetada en el rostro que me reemplazaras tan rápido. Deberías saber". You Oughta Know.

Termina con una especie de maldición: "Y cada vez que yo le clave las uñas en la espalda a alguien espero que lo sientas ¿Puedes sentirlo?". Todo eso conducido por una voz provocativa, genuina, desconocida. El bajo de Flea y la guitarra de Dave Navarro, integrantes de los Red Hot Chili Peppers, acompañaban con su controlada potencia y precisión.

En junio de 1995 Alanis Morissette era aún una desconocida para la gran escena artística. Si bien había grabado un par de discos como promesa teen en Canadá —el primero de ellos fue álbum de platino— y había trabajado en un programa de Nickelodeon, se encontraba en plena reinvención. Y en ese sentido, Jagged Little Pill puede ser considerado su debut como profesional. Fue una sorpresa para todo el mundo, empezando por su ex.

La primera vez que el comediante Dave Coulier escuchó la canción fue en la radio del auto, mientras manejaba durante el caluroso verano californiano de 1995. "Esta mina sí que está enojada", pensó, y enseguida cayó en la cuenta: "Uy, me parece que es Alanis".

Coulier y Alanis habían tenido una relación breve pero intensa un par de años antes, en 1992, cuando ella tenía 18 y él 33. Que él le llevara 15 años no era una novedad para la cantante canadiense, que acostumbraba a salir con hombres mayores porque con los de su edad no se hallaba.

El actor —que se hizo conocido por su personaje de Joey en la serie Full House— contó que en su momento escuchó el tema una y otra vez, y que llegó a la conclusión de que la había lastimado profundamente. Así que la contactó. Al mismo tiempo estaba recibiendo llamadas de la prensa para que comentara sobre los rumores de que él era el sujeto de la canción.

Alanis le contestó que dijera lo que quisiera, que ella no pensaba revelar de quién hablaba y que él sabía bien que no era el único que podía sentirse aludido. Para Coulier, que nunca logró desprenderse del mito de la canción, fue un alivio. Considera que el tipo al que refiere el tema es, como mínimo, una mala persona. A lo largo de los años ha confirmado y desmentido que se trate de él, pero según la compositora ni él puede saberlo.

La prensa de chismes estadounidense tiene varios candidatos más o menos mediáticos para el personaje de You Oughta Know. El más conocido es Matt LeBlanc (el Joey de la serie Friends), que protagonizó el video de la canción Walk Away de Morissette en 1991. Otros son Mike Peluso, un jugador de hockey sobre hielo, y Leslie Howe, el productor de los primeros discos de la canadiense.

Sacudiendo el árbol

VINILO morissette 2

Glen Ballard, con una carrera de 15 años como músico y productor —y dueño de un prolijo estudio en Los Ángeles— dedicó tiempo y trabajo a la prometedora compositora e intérprete. Le tenía fe. Y algo de oficio tenía Ballard. Había trabajado en discos de Michael Jackson, Paula Abdul, Wilson Phillips, Lea Salonga, entre otros.

Le presentaron a Alanis a principios de 1994: una chica que llegaba desde Canadá a escribir canciones. Como muchas de las cosas que terminan sorprendiendo, al principio, el escenario no era el ideal. El productor recuerda que ella llegó a su estudio de Encino, California en marzo de 1994, seis semanas después del terremoto de 6,7 grados en Northridge.

El estudio no estaba en ruinas pero los equipos y las instalaciones eléctricas habían sufrido una buena sacudida, recuerda Ballard. De hecho, la recién llegada de 19 años dio una mano para terminar de ajustar el funcionamiento de las instalaciones.

"Era una época en que ella estaba tratando de descifrar quién era, un momento increíble; se sentía como que estuviera sacudiendo su árbol para que cayera la fruta", grafica Ballard respecto a esa etapa creativa en la vida de Alanis. "Es algo que rara vez ocurre, ella tenía 19 y 20 años, y el día de su cumpleaños 21 salió el disco, que fue un lindo regalo", resume.

Morissette asume que era una adicta al trabajo en aquel momento. Escribía mañana, tarde y noche. Sábados y domingos incluidos. Las anotaciones de sus agendas no la dejan mentir. Después de un tiempo en Toronto viajó a Hollywood. Le habían recomendado que se juntara con otra gente para escribir. Hizo eso y aunque sabía que eran canciones que nunca usaría, la experiencia le servía. "Yo no quería parar hasta que una canción realmente representara exactamente lo que pensaba y lo que sentía", dijo en una entrevista.

En ese sentido, el encuentro con Ballard fue decisivo. Sin concesiones, crudo, feroz, son algunos de los términos más elocuentes que han usado los críticos para definir el Jagged Little Pill, un disco que en estos 20 años ha salvado la prueba del tiempo —nunca igualado por el resto del trabajo de la propia autora— y que ha vendido 33 millones de copias.

Morissette encontró en Glen Ballard el socio musical sofisticado y curioso que ella necesitaba. Alguien capaz de estimularla y de dejarle suficiente espacio para expresarse. Alguien que no tenía el prejuicio de verla como aquella artista adolescente y precoz. La cantante sintió que no tenía techo. Que era libre.

De primera

You Oughta Know fue editada de primera toma. Y no tiene filtros, solo fueron dobladas algunas partes para darle un efecto diferente. Alanis no quería retoques. Y cuando volvía a grabar una canción se sentía que se estaba copiando a sí misma y se quedaba con la primera versión. La cantante las interpretaba como algo "urgente, visceral, inmediato, en tiempo real".

Ballard lo describe de la siguiente forma: "Cuando grabamos You Oughta Know eran las once de la noche. Estábamos fundidos. La cantó una vez. Y listo. Es lo que está en el disco. Nadie tiene ese coraje. Es la voz de ella, al final de la noche, cantando algo que acababa de terminar de escribir".

Con las maquetas listas faltaba un pequeño detalle: conseguir un sello que editara el disco. Si bien en la recorrida por las disqueras recogieron aceptación, también cosechaban dudas y cierto escepticismo. Según Alanis, "Les daba miedo que fuera muy frontal. Yo les decía: '¡Tengo 19 años y soy intensa!'".

Cuando ya estaban por perder las esperanzas, Alanis se disponía a volver a Canadá y Glen Ballard iba a poner el proyecto en el freezer, dieron con Guy Oseary en el sello de Madonna, Maverick Records. No sabía nada de la cantante ni de Glen Ballard. Tenía dos o tres años más que Alanis y le bastaron 30 segundos para convencerse de que quería editar el disco.

Todos coincidieron en que no querían sobreproducir las canciones, para mantener en crudo ese espíritu que transmitía la cantante. Solo cayeron en la tentación con You Oughta Know. "¿Cómo sonaría esto con un bajo y una guitarra más potentes?", se preguntó el ejecutivo de Maverick. Así que llamaron a un par de amigos suyos, un tal Flea y un tal Dave Navarro.

El bajista de los Red Hot Chili Peppers recuerda la participación en el tema como algo "muy instintivo". Les mostraron la canción, la estudiaron un rato con Navarro y grabaron, intentando que el sonido estuviera más a la altura de la fuerza de la voz.

La canción provocó reacciones espontáneas. La directora musical de la influyente radio de Los Ángeles KROQ-FM recibió una llamada del sello. Le dijeron que tenían algo especial para mostrarles, una artista nueva de Canadá. "Bueno, dale". Y por el teléfono se empezó a escuchar You Oughta Know. Los responsables de la emisora que estaban del otro lado del tubo se miraron incrédulos entre sí y convinieron en que era algo "enorme".

Maie Pauts, conductora de una radio de Toronto, describe sus sensaciones respecto al álbum Jagged Little Pill y a la canción estrella: "Lo que me sorprendió fue que Alanis aceptaba su vulnerabilidad pero definitivamente no era, digamos, una víctima. Estaba muy enojada, era muy agresiva. Y creo que el tono de todo el disco valorizaba a las mujeres desde todo punto de vista. Sí, somos mujeres que tenemos sentimientos y emociones. También, como cualquiera, debilidades, pero eso no quiere decir que no tengamos nuestras fortalezas. Y creo que eso nos decía algo".

Indie rock, grunge pop. Las etiquetas proliferaron para calificar a Alanis Morissette, que se convirtió en una heroína por el coraje de sus canciones.

En 1996 fue la estrella de los premios Grammy. Se llevó el premio al mejor álbum del año, en una categoría que competía con nenes como Michael Jackson y Pearl Jam, y mejor álbum de rock. Por su parte, You Oughta Know fue la mejor canción de rock y mejor interpretación vocal rock femenina.

Estaba nominada a mejor artista nueva pero perdió con Hootie & The Blowfish. ¿No es irónico?