YouTube, Vimeo y otra forma de hablar de cine

Estas plataformas se han convertido en un medio idóneo para el desarrollo de la crítica o el análisis cinematográfico

Junto al cine nació el discurso sobre él. Tras las primeras notas en papel, entre las que se recuerdan reseñas sobre exhibiciones de los Lumière, los filmes dejaron de ser meramente descritos como la novedad que eran y pasaron a ser contemplados como un arte sobre el cual la opinión podía brindar nuevas perspectivas.

De forma paralela a la crítica, los estudios sobre cine también crecieron en complejización, creando ambos un abismo colosal entre aquel pensamiento inicial y primitivo, y los intrincados e iluminados caminos que se han tomado hoy en día.

Ahora, en el borde de esa brecha, un nuevo tipo de comentario se consolida gracias a plataformas como YouTube o Vimeo. Con el nombre "video-ensayo" (que no debe ser confundido con el "cine-ensayo" de Chris Marker o Jean-Luc Godard), este tipo de discursos plantean una evolución de la crítica o el análisis cinematográfico al tomar productos ajenos y crear, incorporando sus imágenes, un nuevo ente reflexivo, una nueva mirada.

Los profesionales dedicados a ese tipo de comentario (y los amateurs que pululan en estas plataformas) ahora tienen la posibilidad de exhibir los mismos planos que analizan o que juzgan para enriquecer su palabra. Así, un video-ensayo sobre los filmes de Martin Scorsese usa clips de esas películas para ilustrar o apuntalar la tesis que presenta. Con este nuevo soporte, las descripciones de escenas que antes se hacían en papel, y que requerían de la precisión del escritor, ahora pasan a convertirse en una ayuda poética, una resignificación de la imagen en movimiento: no es necesario narrar lo que se vio, porque el plano, la escena o la secuencia se relata a sí misma.

Fronteras difusas

No obstante, como forma relativamente nueva que es, los límites y lineamientos del video-ensayo no se encuentran del todo claros. Bajo su paraguas se agrupan videos que analizan la importancia del uso del espacio en una escena particular (y aparentemente intrascendente) de Vertigo, de Alfred Hitchcock, y clips que unifican en un par de minutos todos planos del mismo director en los que el énfasis está puesto en los ojos de los actores.

Para la crítica cultural y ensayista Arielle Bernstein, "un video-ensayo es diferente de un filme porque el trabajo que se hace es para crear un marco analítico para que el espectador y el lector reinterpreten y reimaginen las imágenes originales".

Para Evan Puschak, del canal The Nerdwriter, "los video-ensayos toman de la academia, del periodismo y de sus antecesores online, los videos explicativos y educativos de YouTube, cuyo éxito masivo revela que hay una gran sed de conocimiento en la web".

Sin embargo, como aclara el ensayista en jefe de la plataforma de streaming Fandor, Kevin B. Lee, esa reimaginación no necesariamente necesita de la palabra hablada de un tercero. Según él, uno de los formatos que engloba el video-ensayo es el supercut, en el que imágenes con similitudes o cualidades comunes son agrupadas al son de determinada música o, incluso, del silencio. El comentario, entonces, aún presente, se vuelve visual, de puro impacto estético, y son estos videos los que suelen volverse virales en su espectacular simpleza, como fue el caso de una pieza que compilaba todos los planos perfectamente centrados de Wes Anderson u otra que colocaba uno detrás del otro todos los puntos de fuga de Stanley Kubrick.

Lo que los une sigue siendo una nueva mirada. Una que los reedita según criterios y ritmos distintos y que revela, en ese nuevo montaje, el pensamiento de un autor externo sobre temas recurrentes, usos psicológicos de colores o recursos fotográficos. Los videos hablados, sin embargo, incorporan un nuevo mundo de posibilidades en la misma voz de sus narradores, que hace el humor mucho más fácil de incorporar que en reseñas escritas.

Según puntualizó Lee en su propio video-ensayo sobre video-ensayos, el ejemplo de la distribuidora de clásicos antiguos y contemporáneos Criterion puede significar una nueva vuelta de tuerca. Para Lee, este formato se está convirtiendo en un "nuevo tipo de comercial para películas", gracias a la incorporación de supercuts para promocionar nuevos lanzamientos. Así, esta nueva manera de hablar y ver filmes podría mutar, lentamente, en una forma novedosa de aproximarse a ellos. A un nuevo tipo de impacto visual.

Canales recomendados

The Nerdwriter
En su canal de YouTube The Nerdwriter, el novelista Evan Puschak realiza ensayos tanto de cine como de música, artes plásticas e incluso política, con un discurso especialmente poético y conmovedor.

The Nerdwriter - David Lynch

Every frame a painting
En Vimeo, Every Frame a Painting es uno de los más populares de su tipo. Sus piezas suelen incorporar narración, así como entrevistas de archivo. El canal también se democratiza con títulos como "cómo hacer acción cómica" o "una mirada breve a los mensajes de texto e internet en los filmes".




Fandor Keyframe
Con más de 200 videos, la web de streaming Fandor oscila entre los video-ensayos, los videos informativos y las reseñas. Su variedad de clips permite abarcar desde los autores más ignotos a los más populares.



Kogonada
El canal de Vimeo Kogonada ha realizado colaboraciones con Criterion y con webs como Sight & Sound. Aunque suele lanzar videos de directores mainstream como Quentin Tarantino o Wes Anderson, la mirada con la que reedita piezas de autores como Robert Bresson o Yasuhiro Ozu se destaca del resto.




Populares de la sección

Acerca del autor