19 de mayo 2024
6 de enero 2024 - 18:20hs

El pasado jueves por la mañana, un miembro de la Policía Bonaerense empleó su arma de fuego para neutralizar a un individuo presuntamente vinculado a actividades delictivas que intentaba evadirse a bordo de una camioneta Ford Eco Sport, la cual presentaba un reporte de secuestro.

El incidente tuvo lugar en el barrio San Alberto, situado en la localidad de Isidro Casanova, dentro del partido de La Matanza, en medio de una diligencia que aparentemente involucró una persecución intensa a lo largo de varias cuadras.

No obstante, el fiscal Adrián Arribas, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción de Homicidios de La Matanza, responsable de la investigación correspondiente, manifestó reservas respecto al proceder del agente desde el inicio del caso, encomendando labores a Gendarmería en el lugar de los hechos.

En un giro sorprendente ocurrido el viernes por la noche, el fiscal Arribas ordenó la detención del oficial que efectuó el disparo, identificado como Federico Gabriel Schinini, de 30 años, imputándolo por homicidio agravado. Además, se procedió a la detención de otros doce efectivos, acusados de complicidad en el encubrimiento del incidente. Entre los arrestados por encubrimiento se encuentra un comisario inspector.

Todos los involucrados forman parte del Comando Central de La Matanza, siendo el comisario inspector el titular de la dependencia. Los arrestos se llevaron a cabo conforme los agentes se presentaban al servicio, confiscándose sus dispositivos móviles para someterlos a peritajes. En la jornada del sábado, se negaron a prestar declaración, según indicaron fuentes judiciales.

El giro en el desarrollo del caso se originó a raíz de la identificación de una serie de grabaciones provenientes de cámaras de seguridad por parte del fiscal Arribas. Este descubrimiento fue comunicado al área de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense, la cual desplegó personal para proceder a la detención de sus colegas en un operativo supervisado por el fiscal y que culminó poco antes de la medianoche.

 

Según la interpretación de Arribas, los agentes habrían colocado un arma en la mano del individuo abatido, identificado como Jorge Alejandro González, después de privarlo de la vida de manera aparentemente deliberada.

Una fuente clave en el expediente asevera: “Mintieron. Primero, mintió quien efectuó el disparo. Declaró que dio la voz de ‘alto, policía’, al delincuente y disparó. Le tiró apenas impactó con el auto y luego bajó. Cuando llegan los móviles, se ve a uno con una bolsa blanca. Luego, aparece el jefe, que ve que hay una cámara, hace poner a los policías para que tapen todo, como haciendo un abanico. Ahí rodean el cuerpo. De repente, el cuerpo tiene un arma en la mano. Ese arma antes no estaba. Se ve que el propio comisario inspector se agacha y hace que otros tapen la maniobra”.

En las imágenes que analizó la Justicia, incluso, se ve cómo los policías señalan la cámara.

 

Temas:

fuerza policial

Más noticias

Te puede interesar