17 de mayo 2024
4 de abril 2024 - 15:16hs

Después de abonar una fianza de 50 millones de pesos cada uno, José Florentín, Abiel Osorio y Braian Cufré fueron trasladados al country “La Arboleda”, ubicado en Mundo Nuevo, a unos 17 kilómetros del centro de Tucumán, donde están cumpliendo la prisión domiciliaria que les impuso la Justicia provincial tras la denuncia por abuso sexual. El canal TN ha tenido acceso a los pormenores de cómo transcurren sus días los futbolistas de Vélez mientras aguardan que la fiscal Eliana Gómez Moreira progrese en la investigación.

Según reveló una fuente consultada, los deportistas tratan de sobrellevar el confinamiento de la mejor manera posible. “Los días los llevan como pueden, no esa angustia del proceso,” comentaron. Asimismo, aclararon que, más allá del encierro en el country, no tienen prohibiciones específicas, excepto la de evitar cualquier tipo de contacto con la denunciante del abuso sexual.

La rutina diaria de los futbolistas acusados por abuso sexual está marcada por una estricta restricción: no pueden salir de la casa. En consecuencia, la vida cotidiana de los tres, quienes conviven en el mismo domicilio, se ajusta a esta medida.

Más noticias

“No pueden salir de la casa, menos del country,” informaron, detallando que cuentan con seguridad las 24 horas, supervisando sus movimientos debido a que, por el momento, “no hay stock de tobilleras electrónicas”. Esta situación ha llevado a los jugadores del Fortín a modificar sus hábitos y rutinas diarias.

Entrenamientos y delivery para comer

La última aparición de José Florentín, Abiel Osorio y Braian Cufré con la camiseta de Vélez tuvo lugar el pasado 5 de marzo, en la victoria 1-0 frente a Rosario Central por la novena fecha de la Copa de la Liga. En aquel encuentro, disputado en el José Amalfitani, solo Osorio tuvo la oportunidad de ingresar al campo de juego, haciéndolo en el segundo tiempo para marcar el único gol del partido que aseguró la victoria para el equipo de Gustavo Quinteros.

Por su parte, ni Florentín ni Cufré tuvieron participación en ese juego. Desde entonces, tras la suspensión impuesta por el club, los tres jugadores se encuentran en conversaciones para encontrar un profesional que los guíe en sus entrenamientos mientras esperan el desenlace que rodea su situación procesal.

En algunos casos, los tres futbolistas de Vélez piden comida por delivery para su consumo diario. En otras situaciones dependen de que sus familiares, aquellos que tienen permiso para visitarlos, pasen por el supermercado para abastecerse de mercadería.

En ese sentido, los jugadores continúan adaptándose a esta nueva realidad mientras esperan el desarrollo de la investigación. En principio, la prisión domiciliaria se extiende por 90 días.

El country "La arboleda", en las afueras de Tucumá

 

Qué dijo el arquero de Vélez Sebastián Sosa en su declaración por la denuncia de violación

En su declaración, el uruguayo Sebastián Sosa (37) sostuvo que al terminar el encuentro con Atlético Tucumán, la noche del 2 de marzo, se contactó por chat con la joven y la invitó a la habitación 407 del hotel Hilton. Ella se encontró con los cuatro futbolistas y prepararon unos tragos: “Yo estaba en otra onda, en otro ambiente. Era el que ponía la música, mientras tanto me hablaba con mi señora que estaba en un cumpleaños, entonces era un ida y vuelta de mensajes con ella. No estaba prestando atención a lo que ellos conversaban, aunque participaba de alguna que otra charla. Así estuvimos una hora y media”.

En coincidencia con sus otros compañeros dijo: “Ella me pide para bañarse a lo que yo le digo que no había ningún problema, porque no veía nada extraño en esa situación. Cuando sale estaba en corpiño. En ningún momento la vi incómoda, es por eso que yo le digo por mensaje que siempre la vi bien”.

“Estaba con sueño y tenía ganas de dormir, me sentía con pocas energías, y al rato me dormí. Recuerdo despertarme después cuando escucho conversaciones, volteo a mirar y no había nadie. Seguí durmiendo hasta que ella vino y alumbró buscando su ropa”, relató, desentendiéndose de lo que estaba pasando en la habitación.

Luego de que la víctima se retirara de la habitación, mantuvieron una charla por WhatsApp. “Me quedé despierto y empecé una conversación con ella, me decía que le pregunte al paraguayo si había usado preservativo. Es más, me quedé preocupado hasta que le pregunté si había llegado bien a su casa, y luego puse la alarma para dormir porque teníamos dos horas nomás para hacerlo antes de salir”

“Toda esta situación me descoloca porque yo no esperaba vivir esto, no me parece tener que estar viviendo esto solo por hacerle una invitación a una persona a que venga a tomar algo, me parece que es demasiado lo que está viviendo uno solo por invitar a alguien a tomar, por una simple invitación con un mensaje. Nunca intenté engañarla, nunca le dije que la llamaba para una entrevista, nunca intenté presionarla, están clarísimas las conversaciones en los chats”.

 

Temas:

abuso sexual

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar