Así se escribe la historia reciente: Trías no podía ser espía porque era grandote

José Díaz tuvo a su cargo los servicios de Inteligencia policiales pero dice que no sabe cómo funcionan


Hace unas semanas, en el programa En la mira, que se emite por VTV, presenté el trabajo de dos investigadores (uno brasileño, el otro polaco) que accedieron a miles de documentos del STB, el antiguo servicio secreto del régimen comunista de la antigua Checoslovaquia, que revelan que el ex secretario general del Partido Socialista, Vivian Trías (1922-1980), estuvo a sueldo de ese servicio de inteligencia a fines de los 60 y comienzos de los 70.

El Partido Socialista y la fundación Vivian Trías dijeron que iban a averiguar qué había atrás de esto. Para hacer lo que vienen haciendo, hubiese sido mucho mejor que guardaran un prudente silencio.

Pero no; el dirigente socialista y conductor de la fundación, José Díaz, hizo declaraciones para el canal web La Onda Digital, que aunque dan mucha pero mucha pena, merecen un comentario porque revelan la forma en que algunos sectores de la vida nacional están encarando la historiografía del pasado reciente. En ese contexto, la construcción de un relato que en amplios tramos se ha demostrado falso y tergiversado termina no siendo tan lamentable como la defensa que ahora se hace de este.

Frente a la investigación de los expertos extranjeros sobre Trías, envié una carta a la oficina del archivo de la memoria checo, que guarda documentación tanto del período del nazismo como del comunista.

La respuesta que recibí dice textualmente:

"Investigación de materiales de archivo producidos por la policía secreta comunista a la Ley 499/2004 Coll. Estimado Sr. Pereyra: en base a su solicitud, nos gustaría informarle que hemos buscado a través de nuestro sistema de base de datos para encontrar cualquier mención de la persona que le interesa y descubrimos la siguiente información: Trías, Vivian, nacido el 30 de mayo de 1922. Figura su ficha en el fondo de la Dirección del Servicio de Inteligencia Principal del Cuerpo de Seguridad Nacional. Número de código de registro 43943 I.S * (código AS 16776 I.S). Cubierta, nombre del volumen "Rios" (NdR: apodo que le dieron a Trías sus reclutadores checos), incluido MTH 21723 I.S. Todos los materiales de archivo enumerados anteriormente están preparados para usted de acuerdo con el Artículo 37 de Ley 499/2004 Coll. Lamentablemente no enviamos copias electrónicamente o por correo. Solo en casos excepcionales. Si está interesado en estudiar materiales de archivo que hemos encontrado, usted o una persona autorizada tendrán que visitar nuestra sala de investigación. Puede reservar una fecha específica de su visita (correo electrónico: badatelna.struha@abscr.cz, tel .: +420 221 008 133 o +420 221 008 134)".

Esto mismo podrían haber hecho el Partido Socialista y la Fundación Trías, y luego, si les interesaba, enviar a alguien a buscar esos documentos.

En lugar de eso, José Díaz le dijo a La Onda Digital que "sin temor" a equivocarse, podía afirmar que Trías "por sus ideas jamás iba a ser servidor de ningún servicio secreto de ningún país comunista".

De un lado hay miles de documentos, del otro la convicción de un viejo amigo de Trías.

El Partido Socialista se encuentra entre los grupos de izquierda que vienen solicitando la apertura de archivos de la dictadura. O sea, están dispuestos a creer en lo que digan los archivos de la dictadura militar "fascista" uruguaya, como la tildan, pero no creen en los documentos emanados del archivo de la dictadura comunista checa, con la que llegaron a tener alguna afinidad ideológica. Y, si no, habría que leer algunos tramos del libro Tres fases del capitalismo, del propio Trías, un libro que terminó editando el Parlamento tras la muerte de su autor y que en algunos tramos más que un texto afín a la tercera vía que decía defender el dirigente socialista parece hecho a medida del régimen comunista checo.

"No sé cómo funcionan los servicios secretos", dijo Díaz, quien entre marzo de 2005 y marzo de 2007, como ministro del Interior, tuvo a su cargo los servicios de Inteligencia policiales.

Además, dijo que "es inconcebible" que Trías se hubiera inmiscuido en una actividad de ese tipo porque "no tenía físico para eso. Tenía una estatura, una tipología que se le podía ubicar desde mil metros a la redonda".

Con argumentos como estos se está tratando de terminar de escribir parte de la historia del pasado reciente.


Comentarios