Autoconvocados bajan la pelota y aceptan trabajar con el gobierno

No tomarán nuevas medidas hasta que se inicien las mesas de trabajo
La "desilusión" que generaron las medidas anunciadas por el gobierno en el movimiento de los productores autoconvocados hacía prever una dura respuesta de los productores. Así lo manejaban varios delegados del movimiento en los días previos a la reunión de delegados de este sábado en Durazno. Sin embargo, el movimiento optó por frenar las movilizaciones y apostar al diálogo con el gobierno.

Los delegados del movimiento de productores autoconvocados decidieron no aplicar ninguna medida hasta que comiencen a sesionar las mesas de trabajo impulsadas por el gobierno, según informó a El Observador el vocero del movimiento, Marcelo Nougué.

Álvaro Rivas, presidente la Sociedad Rural de Durazno, agregó que una vez que comiencen el diálogo con el Poder Ejecutivo pedirán medidas concretas y una de ellas es la rebaja de la tarifa eléctrica para todos los sectores.

De esta forma, los productores descartaron de momento una serie de movilizaciones que venían evaluando, y apostarán por la negociación fijada para empezar luego de la semana de carnaval.

Si bien todavía no recibieron la invitación formal, el presidente Tabaré Vázquez adelantó en conferencia de prensa el pasado 29 de enero que el movimiento de autoconvocados sería incluido en estas reuniones junto con las gremiales del sector. Además, Vázquez anunció que la proclama leída en el acto del 23 de enero en Durazno sería la base de las negociaciones, tal como piden los productores.

De todas formas, una vez que reciban la invitación los autoconvocados pedirán que se adelante el inicio de la mesa porque entienden que todavía faltan muchos días para la fecha fijada. "La situación de muchos es complicada y necesitamos soluciones a corto plazo", agregó Nougué.

Sin embargo, si el Poder Ejecutivo no accede a la solicitud de adelantar la fecha, el movimiento no tomará ninguna medida. "Habrá que ir a la instancia que se nos plantee", dijo.

Los productores tienen una "batería de medidas de distinto nivel" que serán administradas dependiendo del avance de las negociaciones. "No queremos una mesa de diálogo, queremos una mesa de trabajo", apuntó el ingeniero agrónomo.

Al mismo tiempo, el movimiento realizó una reestructura de su organización designando delegados departamentales para que se puedan tomar medidas locales y se amplíe el nivel de contacto. Estos delegados buscarán generar instancias de trabajo con las intendencias que también fueron criticadas por el movimiento durante el acto en Durazno.

El presidente Vázquez se reunió en las últimos semanas en dos oportunidades con las gremiales del sector y en una con el movimiento de productores autoconvocados. Si bien al principio Vázquez mostró un manejo burocrático del tema, una vez que comenzaron las movilizaciones, actuó con rapidez. Además, anunció una serie de medidas para tres sectores –lecheros, cultivadores de arroz y hortofruticultores– e invitó a las gremiales y al movimiento de autoconvocados a la mesa de trabajo.
Ahora será esa mesa la que marque el ritmo del conflicto. Los autoconvocados esperan otras acciones, pero el gobierno no tiene mucho margen para dar más beneficios. El ministro de Economía, Danilo Astori, ya adelantó que no habrá cambios en la política económica y esa postura había sido respaldada por Vázquez. "Vamos a seguir analizando los planteos que nos puedan llegar. Respeto mucho las opiniones de los productores, pero también les pido que tengan en cuenta que el gobierno trabaja para lograr resultados que no necesariamente encuadren en sus reivindicaciones", dijo Astori a Telenoche.

Comentarios

Populares de la sección