BCU pagó US$ 63.000 por dos investigaciones sobre su historia que sepultó en su web porque a Bergara no le gustaron

Se trata de dos investigaciones pedidas en el marco del 50 aniversario del Banco Central
El Banco Central destinó cerca de US$ 63 mil para financiar dos investigaciones sobre su historia. Los trabajos estuvieron a cargo de dos equipos de los prestigiosos universitarios, uno de la Universidad de la República (Udelar) y otro de ORT. Los autores descontaron que sus investigaciones serían impresas como libros. Pero el Banco Central, tras pagar por ellas, nunca las publicó en ese formato sino que apenas las colocó en un lugar recóndito de su página web. Una de ellas incompleta.

Aunque cobraron lo estipulado, ambos equipos de académicos se sienten hoy frustrados con el tratamiento recibido de parte del Banco Central. Uno de ellos quiere publicar el libro por cuenta propia, pero el BCU se lo impide.

El Banco Central aduce que nunca dijo que las investigaciones serían libros. "El pliego de condiciones no hace referencia a edición papel, solo a un documento de investigación", sostuvo el departamento de comunicación del BCU.

Los autores, en cambio, aseguran lo contrario. "Uno se metió a hacer esto con la mente puesta en un libro y en toda la discusión con el consejo editorial del banco siempre se habló de un libro", relató Julio de Brun, del equipo de ORT.

Silvana Harriett, coordinadora del equipo de Udelar, también manifestó: "Yo esperé que lo publicaran como libro".

Para el Banco Central el malentendido no tiene razón de ser y nada raro ocurrió: se encargaron dos "documentos", se pagaron y se publicaron en la página web "como se hace siempre". Para los autores algo pasó. Algunos creen que el quid de la cuestión está en los capítulos sobre la gestión del actual presidente del banco.

Ese sería el resumen de la película. Pero, como dijo a propósito del caso el propio Bergara, "el diablo está en los detalles".

Relato histórico

A principios de 2015 el Banco Central llamó a una licitación abreviada para elaborar un "documento de investigación" sobre su historia para celebrar su aniversario 50. Se preveía destinar 330.000 Unidades Indexadas (unos US$ 36.400 al momento de la adjudicación).

"Se espera que el documento de investigación que se proyecta, incluya un relato histórico en su dimensión como institución pública y agente clave del Estado", decían las bases. También se pedía "que la investigación relate la evolución de la institución en materia de su organización y estructura, sus etapas y procesos de gestión, gobernanza, toma de decisiones, valores y comportamientos".

El trabajo debía ser de interés para especialistas y público en general.

Al llamado se presentaron la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República y la Universidad ORT.

El equipo de la Udelar estaba conformadopor Harriett (su coordinadora, profesora de Historia), Adolfo Garcé (doctor en Ciencias Políticas), Milton Torrelli (economista) y Nicolás Pose (licenciado en Ciencias Políticas).

El de ORT era coordinado por Gabriel Oddone (economista y doctor en Historia Económica) y sus otros integrantes eran De Brun (contador, economista, presidente del Banco Central entre 2002 y 2005), Juan Andrés Moraes (doctor en Ciencias Políticas), Ariel Banda (contador y economista, subgerente general del Banco Central entre 1993 y 1999) y Santiago Acerenza (estudiante de Economía).

“Uno se metió a hacer esto con la mente puesta en un libro y en toda la discusión con el consejo editorial del banco siempre se habló de un libro”, dijo De Brun

El Banco Central designó una comisión formada por Elizabeth Oria, Adolfo Sarmiento, Alberto Graña, Daniel Dominioni e Isidra Delfino para analizar las propuestas. Y allí se produjo la primera sorpresa: se decretó ganador al proyecto de ORT, pero también se decidió contratar al de la Udelar por entender que sus enfoques eran complementarios.

De una inversión prevista de US$ 36.400 se pasó a US$ 72.800.

Ambos equipos, mientras investigaban, fueron entregando avances que fueron estudiados por un consejo editorial, integrado por las mismas personas que habían analizado los proyectos.Hubo reuniones entre ambas partes para evaluar la marcha de los proyectos. De Brun dice que fueron productivas.
Luego, cuando entregaron los trabajos, el consejo sugirió cambios y allí comenzaron los problemas.

Cuántas veces aparece Bergara

El plazo para entregar las investigaciones era de un año, pero ambos equipos fueron multados por retrasarse, según se preveía en la licitación.
"Entregamos una primera versión en octubre de 2016 y ahí empezamos un proceso de idas y vueltas con la comisión", recordó De Brum. Básicamente de diciembre de 2016 a abril de 2017 estuvimos tratando de conciliar las cuestiones en las que ellos mostraban más objeciones. Ahí comenzó la amenaza de que podía no publicarse", dijo De Brun.

El economista sostiene que si bien en la licitación no se usa la palabra "libro", ese era el objetivo manifiesto del proyecto. "Recién al final dieron este viraje de no querer hacerlo como libro y, según ellos, cumplir poniéndolo en la web".

Respecto a cuáles fueron las objeciones del consejo editor, De Brun dijo que "siempre fueron un tanto vagas. Nunca se nos dijo con claridad: no estamos de acuerdo con tal cosa, o esto está mal".

Harriet tuvo una experiencia similar: "En las devoluciones previas, parecía que el proyecto les iba gustando. Luego no hubo una explicación formal respecto a por qué no se publicó".

“No tengo claro qué ocurrió porque no hubo una explicación formal. Quizás no satisfizo las expectativas que tenían”, aseguró Harriett

De Brun sostuvo que el consejo editor les pidió que agregaran cosas y cuestionó el estilo de redacción.
"Nuestra intención fue tratar de ser un poco más frescos, que el libro no fuera un ensayo académico, sino un texto accesible para todos. A los dos meses de arrancar, les dimos una muestra del primer capítulo y su reacción fue buena. Entonces seguimos así. Después, cuando ya estábamos por entregar la versión final, dijeron que habían hecho otras consultas y tenían reparos con el estilo".

Ante ese planteo, el equipo de la Universidad ORT buscó adecuar el texto, aunque sin volver a reescribirlo todo. "Intentamos rebajar las partes más jugadas. Y agregamos secciones en un tono más de ensayo. Pero no era que el libro fuera irrespetuoso ni ofensivo, ni mucho menos".

De Brun dice que lo primero que leyó el consejo editor fue lo que va desde 2008 hasta hoy. "Nuestra primera versión era bastante crítica con el período reciente, sobre todo porque no se llegó a las metas de inflación. Nos reprochaban no hacer énfasis en los reconocimientos que en este último período el Banco Central tuvo en materia de normas ISO, nos indicaban justificaciones para el tema de las metas no cumplidas de inflación, nos planteaban que ese no era el único objetivo..."

También se les cuestionó que el capítulo del período posterior a la crisis del 2002 -cuando de Brun presidió el BCU- era demasiado largo.

"Era verdad y se achicó. Lo recortamos y alargamos otros, para que la edición quedara más balanceada. También le dimos énfasis en la versión final a algunos logros del banco en el último período".

En otra reunión, una intervención de un integrante del consejo editorial los dejó perplejos. "Se nos dijo: 'corrimos el contador de palabras y De Brun y Díaz, no recuerdo si por Gil Díaz o Ramón Díaz, aparecen más veces que Mario Bergara'. ¡Nos hacían ese tipo de comentarios! Entonces suprimimos todas las partes donde aparecía yo, hasta lo mínimo imprescindible", relató De Brun.

Ahora Bergara aparece 27 veces y De Brun 24.

“Terminamos contratando dos trabajos (...) Uno más focalizado en la historia de las políticas, otro más focalizado en la historia institucional y organizacional”, dijo Bergara

También -según relató el integrante del equipo de ORT- se les pidió que excluyeran algunas actas del directorio por ser secretas. "Las dejamos. Eran de períodos anteriores y nos pareció un abuso que nos intentaran cortar ellos".

Pero a pesar de que la mayoría de las objeciones se atendió, el libro nunca se imprimió.

"Mi frustración -dijo De Brun- es que si bien tuvimos comentarios que aportaron y mejoraron la versión original, nunca quedé con una explicación clara de por qué el banco finalmente decidió no publicarlo".

Dream Team

El equipo de la Facultad de Ciencias Sociales, mientras tanto, entregó un libro de 266 páginas. El Banco Central les pidió que lo despojaran de todo el contexto político, económico y normativo nacional e internacional, y que dejaran solo la evolución institucional del BCU. Eso derivó en la entrega de un resumen muy menguado de apenas 60 páginas. Eso es lo que el Banco Central colocó en su web, relató Adolfo Garcé:"Nosotros hicimos un libro y lo que pusieron es solo una ínfima parte de nuestro trabajo".
"Pienso que el libro es un lindo aporte a la historia institucional del banco. Yo hubiera preferido otro desenlace", agregó el politólogo.

Harriett, la coordinadora del equipo, manifestó la misma incertidumbre que De Brun sobre las causas de la no publicación. "No tengo claro qué ocurrió porque no hubo una explicación formal. Quizás no satisfizo las expectativas que tenían. No sé, yo tiendo a ser hipercrítica con mi propio trabajo. Pero tampoco publicaron el otro proyecto".

Harriett sostiene que solo tiene conjeturas sobre lo ocurrido.

"Quizás querían que le diéramos más importancia a la etapa más reciente del banco. Quizás el último tramo de la historia quedó más liviano de lo que esperaban. Pero estoy especulando: no me atrevo a sostenerlo porque nunca nos dijeron nada concreto".

Lo que para Harriett es una conjetura, para De Brun es algo más. Que se les haya reprochado que Bergara no apareciera tanto como algunos expresidentes, le suena a personalismo.

"Eso parece indicar que hay un tema de egos. Y probablemente el trabajo no vaya con la construcción que está haciendo el Frente de lo que ha sido la historia del Uruguay. Pueden estar ese tipo de cosas detrás. El libro se atiende a los hechos: se hicieron cosas importantes en distintas épocas y lo que hay hoy es fruto de cosas que se habían hecho antes", sostuvo.

"Se deslizaron comentarios que me hacen pensar que ellos esperaban que se marcara que hubo un quiebre en la historia a partir de 2005. Pero en realidad ese quiebre no existió", agregó. "El propio Bergara ha reconocido que la construcción del banco ha sido un proceso por capas".

De Brun, que presidió el Banco Central durante el gobierno de Jorge Batlle, destacó el carácter plural del equipo: "Yo soy el único colorado. Oddone y Banda han sido siempre votantes de izquierda. Morales no tengo ni idea para dónde tira. Armamos este equipo con perfiles profesionales, no políticos. En las primeras reuniones con el consejo editorial nos llamaban el "Dream Team".

Oddone apoyó esa visión y agregó que "las autoridades del Banco Central tenían que imaginarse que el trabajo de un equipo plural, que fue lo que contrató, daría lugar a un contenido que podía ser controversial".

Seminario con indirectas

En el llamado a licitación ciertamente nunca se usó la palabra "libro" sino "documento de investigación". Sin embargo, allí también se dice que los autores ceden al Banco Central los derechos para publicar la obra en formato de libro, entre otros. Se agrega que la "edición gráfica" estará a cargo del consejo editorial.

El proyecto de la Facultad de Ciencias Sociales explicita que se propone publicar la investigación como libro.

Un detalle significativo es que todos los documentos de la licitación están disponibles en la web del Banco Central dentro de un directorio que incluye la palabra "Libros": www.bcu.gub.uy/Acerca-de-BCU/50Aniversario/Libros/

Al parecer, en el propio BCU alguien también creyó que los documentos serían libros.

No se pudo contar con la palabra de Bergara. Un representante del departamento de comunicación del Banco Central pidió que las preguntas fueran enviadas por escrito. Fueron respondidas por esa oficina.
Desde allí manifestaron que al colocar las investigaciones en la web se les dio "la más amplia difusión" y "que no existió insatisfacción" con ellas.

Sin embargo, es muy difícil hallar los trabajos en internet. Hay que entrar a la página web del Banco Central. Luego ir a la pestaña "Acerca del BCU". Luego hacer clic en el banner "50 aniversario". Allí, debajo del resumen de una gala que se hizo en el teatro Solís, de varios videos de la gala, de un corto sobre las monedas conmemorativas que se acuñaron, de tres entrevistas a funcionarios, de un video de IMPO y otro sobre un programa de educación financiera, de un video de Bergara en el Solís, de un libro digital artístico sobre el 50 aniversario hecho en convenio con AEBU y Flacso, de una muestra organizada en el Museo Gurvich, de una nota sobre obsequios del BROU, de la presentación de un sello postal, de otro artículo numismático, están los enlaces a los libros en los que se gastaron más de US$ 60 mil. Es el último ítem de la página. Más abajo no hay nada.

“Todos sabemos que el diablo está en los detalles. Y acá no faltan detalles y mucho menos faltan diablos”, dijo Bergara

Todos los anteriores ítems están acompañados de una imagen que ayuda a captar la atención. Los libros son lo único que no tiene una foto o video.

Los trabajos, además, no están allí como libros digitales: solo se escanearon las hojas tal como fueron entregadas. Carecen de diseño gráfico. No tienen ISBN, el código mundial que identifica a los libros.

En las respuestas enviadas por el departamento de comunicación del BCU se destaca que ambas investigaciones "fueron objeto de reportes en medios de prensa y de un evento organizado por la Universidad ORT-Uruguay", el 5 de abril, en el que participó el propio Bergara.

Dicha actividad merece un destaque porque allí se presentó la investigación de ORT. Las invitaciones decían: "Presentación del libro Historia Institucional del Banco Central del Uruguay".

Oddone dijo que él organizó ese seminario para que el trabajo "pudiera ser conocido aunque sea mínimamente".

En los videos, disponibles en la web de ORT, pueden apreciarse varias alusiones al conflicto.

A las 9 de la mañana, el "libro" fue presentado por Oddone, Banda y De Brun. Oddone siempre se refirió al trabajo llamándolo "el libro". Relató que trabajaron en la investigación entre setiembre de 2015 y abril de 2017 relevando documentos y archivos de prensa. Hicieron 28 entrevistas. Remarcó que la historia del Banco Central merece conocerse por haber sido edificada a lo largo de todos los gobiernos del país, desde 1967.

"Nuestra intención, con la Universidad ORT y los miembros del equipo, es seguir en conversaciones con el Banco Central para acordar los términos de divulgación física de este trabajo, en algún momento", dijo.

A las 10.15 y dentro de la misma actividad, se desarrolló la mesa redonda "Medio siglo de desarrollo institucional" donde expusieron Enrique Iglesias, Ricardo Pascale y el propio Bergara.

Bergara se cuidó de nunca usar la palabra "libro".

"Queríamos contribuciones a la historia del Banco Central", narró. "Terminamos contratando dos trabajos, con perfiles distintos: uno de la ORT, otro de la Facultad de Ciencias Sociales. Uno más focalizado en la historia de las políticas, otro más focalizado en la historia institucional y organizacional".

"La contribución que hace el trabajo de ORT obviamente es importante. Ayuda al debate, a la discusión".
"Todo trabajo histórico, sobre todo cuando es la historia que vivió uno mismo, tiene sus sesgos y sus desbalances", agregó, en aparente alusión a De Brun. Y remató: "Todos sabemos que el diablo está en los detalles. Y acá no faltan detalles y mucho menos faltan diablos".

Más allá de semejante referencia, la presencia de Bergara en la presentación "del libro" hizo que sus autores alentaran cierta esperanza: si el Banco Central no quería publicarlo, al menos podría autorizarlos a editarlo por su cuenta.

Pero tampoco se pudo. Según De Brun, Bergara no aceptó siquiera analizarlo.

"Es algo que nos tiene muy irritados", afirmó. "No le costaría dinero al banco. Al contrario: le ofrecimos cederle parte del producto de la venta para que recupere el dinero que puso. A esta altura parece que hay algo personal o que interesa que esta obra se divulgue lo menos posible".

Elogio matizado a un "material de referencia"

El libro del equipo de ORT fue comentado el 5 de abril en un seminario realizado en esa universidad por Fernando Barrán y dos actuales funcionarios jerárquicos del Banco Central: el superintendente de Servicios Financieros, Juan Pedro Cantera, y el gerente de Investigaciones Económicas, Gerardo Licandro.

Cantera felicitó al BCU por encargar un trabajo muy valioso, pero deslizó una crítica al parecer destinada a De Brun y al capítulo sobre la crisis de 2002. “Hay períodos que tienen mayores énfasis que otros. Seguramente están influidos por situaciones de crisis que hicieron que hubiera más material y más detalles, y algunas participaciones de personas más directamente involucradas. Pero eso es una crítica que tiene seguramente su explicación”.

Licandro señaló: “Un libro de historia, sobre todo cuando es historia cercana, siempre es algo que puede ser controversial. Y a lo largo de las páginas de este libro me he encontrado con (...) algunas cosas que yo explicaría diferente”. Pero prefirió no entrar en detalles y recomendó leer la obra, a la que definió como “un material de referencia”.

Las multas que debieron pagar los investigadores

En el caso del trabajo de la Universidad ORT, la multa impuesta por el Banco Central por entregar fuera de fecha fue de 36.390 Unidades Indexadas, unos US$ 4.825 al momento de ser impuesta. La multa el equipo de Udelar fue similar, el Banco Central recuperó unos US$ 9.650 de lo destinado a ambos proyectos y en total gastó en los libros no publicados algo más de US$ 63.000.

Comentarios

Populares de la sección

Acerca del autor