BROU planteó reducir a la mitad cierre de sucursales en la capital

Banco estatal cedió ante reclamo del sindicato y solo eliminará tres de seis dependencias
Un plan de reestructura que el Banco República (BROU) comenzó a partir de 2013 con el cierre de parcial de sucursales en localidades del interior incluye también la fusión de dependencias en Montevideo. Tanto los cierres como las fusiones son rechazadas por AEBU, que negocia desde hace semanas con jerarcas del BROU sobre las fusiones y nuevas dependencias que el Directorio quiere incluir en el sistema de cierre parcial de atención al público. El plazo para arribar a un acuerdo vence la semana próxima y en una última reunión desarrollada en los últimos días, el banco estatal cedió en su postura y transmitió su intención de frenar la fusión de varias de las sucursales previstas.
En junio pasado, el banco comunicó al sindicato la unificación de las siguientes sucursales: Centro y El Gaucho, Carrasco y Portones, Villa Biarritz y Punta Carretas, Modelo y Unión, Sayago y Paso Molino y Aguada con Avenida Uruguay. Además, el pasaje de cinco dependencias (dos en Lavalleja y tres en Colonia, Maldonado y San José) al régimen de atención de dos días semanales en vez de tres. Esas cinco se sumaban a 21 sucursales que ya funcionan en esa modalidad.

Ese planteo fue rechazado por AEBU y desde la semana pasada –cuando las partes accedieron a conformar un ámbito de negociación– el sindicato discute con jerarcas del banco el plan de reestructura.
Esta semana se produjo un encuentro entre representantes de los ministerios de Trabajo y Economía, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) el banco y el sindicato. Allí, la postura se flexibilizó y la delegación oficial planteó que solamente seis de las doce sucursales montevideanas previstas originalmente se fusionen. Las que el banco está dispuesto a no fusionar son las de Aguada y Avenida Uruguay, Punta Carretas y Villa Biarritz y Portones y Carrasco.

El presidente del sector de banca oficial de AEBU, Matías Arbizu, indicó a El Observador que a pesar de tener alguna mejora en relación a propuestas anteriores presentadas por el banco, igualmente no contempla los reclamos del sindicato. "La propuesta de AEBU es que no hubiese ninguna fusión en Montevideo y tampoco más cierres parciales", dijo el dirigente. Añadió que otro de los planteos sindicales fue la conformación de una comisión de monitoreo, a los efectos de poder revertir el cierre parcial ya concretado en las 21 sucursales.

A pesar de haber cedido en la fusión de dependencias montevideanas, el banco mantuvo su postura de aplicar el cierre a las cinco sucursales del interior.
Arbizu informó que el próximo martes habrá una nuevo encuentro con las autoridades que debería ser el último previsto, salvo que las partes extiendan el plazo de las negociaciones. La postura del sindicato aún no está definida y será analizada en un encuentro del sector de banca oficial que se realizará el lunes próximo. Si la proposición no es aceptada, el sindicato deberá decidir si plantea una nueva propuesta o da por culminadas las negociaciones con los representantes gubernamentales.

El comienzo del achique

En 2013 empezó el cierre parcial de sucursales en el interior. En esa primera instancia abarcó siete localidades: Tomás Gomensoro y Baltasar Brum (Artigas), Conchillas (Colonia), Tambores (Tacuarembó), La Paloma (Durazno), Nuevo Berlín (Río Negro) y Velázquez (Rocha). En esos lugares las dependencias del banco abren al público solo dos o tres veces por semana. El año pasado continuó el plan y se agregaron 14 dependencias: Villa del Carmen, Cerro Chato, Fraile Muerto, José Batlle y Ordóñez, Minas de Corrales, Santa Clara de Olimar, Quebracho, San Gregorio, Tranqueras, Vergara, San Javier, Casupá, Migues y Palmitas.

Según el banco estatal, la implementación del nuevo régimen no implica que las poblaciones involucradas vean afectado el acceso a los servicios que brinda la institución.

Comentarios

Populares de la sección