Crédito al consumo mantuvo su estancamiento al cierre de 2017

Financiamiento de las familias sin mejora pese a suba de ingresos y gasto

El crédito que toman las familias para financiar su consumo se mantuvo estancado en el último año pese al aumento de los ingresos, el gasto y la mejora de los indicadores de confianza de los hogares en la economía.

El Índice de Financiamiento al Consumo de El Observador (IFC-EO) tuvo una leve contracción de 0,1% en diciembre respecto a igual mes del año pasado. Esa variación mantiene la tendencia de los últimos registros donde prácticamente no hubo variaciones en los niveles de crédito de las familias en la totalidad del sistema financiero respecto a 12 meses atrás.

Se trata del segundo año consecutivo sin crecimiento del crédito al consumo. En 2016 hubo una caída de 1,7%. La última expansión tuvo lugar en 2015, con un incremento del financiamiento a las familias de 4,6%.

El indicador releva el crédito vigente de las familias uruguayas en bancos –públicos y privados–, casas financieras, cooperativas y administradoras de crédito, una vez descontado el efecto de la inflación. No considera los préstamos para la compra de vivienda ni los automotores. La información es relevada por el Banco Central (BCU) entre las propias instituciones.

La evolución del crédito a las familias no va en línea con el crecimiento del consumo en los últimos tiempos. Los últimos datos de Cuentas Nacionales muestran que en el tercer trimestre del año pasado, el gasto final de los hogares uruguayos crecía a una tasa de 3,8% en términos reales.

Los datos tampoco reflejan el incremento del poder de compra de los hogares durante el último año. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicados la semana pasada, el salario real aumentó 1,3% en diciembre respecto a igual mes del año pasado. Si bien se trata de un incremento moderado, implica que los hogares no están trasladando ese mayor poder de
compra a sus decisiones de
contratación de crédito.

Ese fenómeno se da en un escenario en el cual la confianza de los consumidores uruguayos mejora, pero se mantiene en un rango de "pesimismo moderado", según el sondeo que realiza la Cátedra SURA de Confianza Económica de la Universidad Católica y Equipos Consultores.

Instituciones

El estancamiento del crédito al consumo en el último año esconde realidades muy distintas según la naturaleza de los distintos agentes que operan en el mercado local. La banca pública –que concentra 54% del crédito otorgado a las familias por el sistema financiero– tuvo una caída de 0,9% en términos reales respecto a diciembre del año pasado.

En tanto, las administradoras de crédito también cerraron el año con una cartera menor a la de 2016. En diciembre, el volumen de créditos cayó 1,2% respecto a igual mes del año pasado. Se trata del primer registro de caída interanual de estos actores desde junio, que concentran 23% del mercado.

Por el contrario, el financiamiento otorgado por los bancos privados terminó el año con un crecimiento de 3%. Estos agentes mantienen la misma participación que las administradoras de crédito en este segmento financiero.


Comentarios

Populares de la sección