Desocuparon el liceo Dámaso y ocuparon el Zorrilla

Los primeros llegaron a un acuerdo con las autoridades del Consejo de Educación Secundaria

Tras una semana de ocupación y luego de llegar a un acuerdo con el Consejo de Educación Secundaria (CES), los estudiantes del liceo Nº 3 Dámaso Antonio Larrañaga resolvieron desalojar este lunes el centro educativo, informó a El Observador el consejero de Secundaria, Javier Landoni.

Los estudiantes tomaron la medida el lunes 28 de mayo en reclamo de más personal administrativo, la presencia de un equipo multidisciplinario, la dotación de mejor equipamiento y soluciones a la superpoblación en el aula. Su plataforma reivindicativa también incluía la meta del 6% del Producto Interno Bruto (PIB) para la educación.

Si bien durante la semana pasada Landoni e Isabel Jaureguy, también consejera de Secundaria, habían presentado distintas propuestas a los estudiantes para llegar a un acuerdo y levantar la medida, los planteos no habían conformado a los jóvenes.

Según manifestó Jaureguy la última propuesta había sido rechazada por los estudiantes porque proponía la presencia de 11 funcionarios de limpieza en el liceo, pero el gremio estudiantil exigía 14.

Por otro lado, la consejera adelantó que Secundaria había accedido a equipar el liceo con dos computadoras y dos impresoras más.

Este lunes el que presentó una nueva propuesta fue el consejero Landoni y finalmente a últimas horas de la tarde se llegó a un acuerdo.

Ocupan el Zorrilla

Este lunes los estudiantes del liceo Nº 4 Zorrilla también ocuparon el edificio en reclamo de más personal, mejor accesibilidad y más equipamiento.

Jaureguy, quien concurrió al liceo para escuchar el reclamo de los alumnos, manifestó que sus reivindicaciones "son correctas" y que el problema es que Secundaria "administra en la escasez".

Resaltó que uno de los reclamos de los jóvenes es que en la sala de informática hay solamente una computadora.

Desalojo a la fuerza

Desde 2010 un decreto impide la ocupación de edificios públicos. En este sentido, establece que en caso de existir alguna ocupación, la autoridad competente deberá solicitar el desalojo al Ministerio de Trabajo (MTSS), quien intentará encontrar una solución para que los ocupantes depongan su medida.

Si dicha negociación no da resultados, la autoridad en cuestión deberá "intimar la desocupación inmediata de los ocupantes bajo apercibimiento del uso de la fuerza pública".

Lea también: Profesores de Secundaria y UTU paran este martes y miércoles por presupuesto

Sin embargo, este lunes cuando El Observador dialogó con Jaureguy –previo al acuerdo entre Secundaria y los estudiantes del Dámaso– la consejera manifestó que el CES no tenía pensado solicitar el desalojo al Ministerio del Interior, dado que ninguno de los tres consejeros estaba de acuerdo con esa medida.

"Secundaria no va a mandar desalojar bajo ninguna circunstancia. Hay menores de edad. De ninguna manera vamos a pedir al Ministerio del Interior que desaloje", afirmó. "Nosotros vamos a seguir apostando al diálogo y a la negociación", agregó.

Respecto a la pérdida de clases por el resto de los estudiantes que no estaban de acuerdo con la ocupación, Jaureguy dijo: "Prefiero pagar cualquier costo por clases perdidas que el costo de la represión".


Comentarios

Populares de la sección