El encanto de Vietnam

El sudeste asiático en general está de moda y Ho Chi Minh se destaca por su aire europeo y la hospitalidad de la gente
Para tomar la decisión de desplazarse hasta el otro lado del mundo, como lo es el sudeste asiático, hay que tener en cuenta muchos factores: horas de vuelo y escalas, el costo del pasaje, el tiempo del que se disponga, el idioma, las costumbres y alimentos completamente diferentes... Pero si todo eso se ve compensado con belleza, exotismo, historia, paisajes maravillosos y alojamiento, comida y transporte muy económicos, la balanza se inclina a favor del viaje, sin duda. Es ese también el momento de considerar recorrer un país en mayor profundidad, o incluso visitar más de uno. Lo importante es abarcar todo lo que se pueda de lo muchísimo que ofrece esta zona cuando se decide comprar un tique de costo elevado con unas 30 horas de viaje. El caso de Vietnam es emblema de un país que se levantó de sus propias cenizas, de conflictos internos y externos. Pese a todo, este pueblo que fue ocupado, colonizado, dividido y castigado por crueles guerras no solo sobrevivió, sino que se propuso mirar hacia delante y convertirse en un país pujante, en crecimiento y que se abre al mundo para ser disfrutado. Hoy, habitado por más de 90 millones de personas, es visitado y admirado por turistas de todo el planeta. Hanói (su capital desde la reunificación) y Ho Chi Minh (durante la colonia francesa se llamó Saigón, y tal vez siga siendo su nombre más popular aun en estos días), son las ciudades más visitadas.

Le Duan Boulevard Vietnam
Le Duan Boulevar, una de las arterias de la muy dinámica Ho Chi Min
Le Duan Boulevar, una de las arterias de la muy dinámica Ho Chi Min

La bella Ho Chi Minh

Más conocida como Saigón es, por encima de la capital Hanói, la más poblada de Vietnam. Fue renombrada en honor al líder comunista Ho Chi Minh, tras el triunfo de Vietnam del Norte sobre el Sur. De todas maneras sigue siendo esta ciudad la que mantiene la fisonomía de la colonia en sus calles. En una mezcla notoria de estilos, y de manera armoniosa, la antigua Saigón muestra tanto el estilo arquitectónico francés como el vietnamita. Más valorado por su protagonismo histórico que por sus características estéticas, el Palacio de la Reunificación es un buen punto de partida para empezar a entender la historia de esta ciudad y de Vietnam. Hasta 1975 funcionó como sede del gobierno de Vietnam del Sur. Se ubica en el centro de la ciudad, en el "distrito 1", donde se encuentran varios de los puntos de interés turístico de la ciudad. El palacio puede visitarse, y así ver de primera mano la historia viva de una época; por ejemplo la sala de recepciones donde el presidente recibía a los otros mandatarios y que luego fue utilizada como vivienda presidencial; también se puede ver el sótano, donde se construyó un búnker con un centro de mando montado, todo muy al estilo de la guerra fría. Construcción sí de una gran belleza estética, y al más puro estilo francés, muy cerca del palacio se encuentra la catedral de Notre-Dame. Es la iglesia más grande construida por los franceses en Vietnam. Con sus dos enormes campanarios, y el colorado de sus paredes, la estatua de Santa María Reina de la Paz custodia la entrada a la catedral y también el lugar donde se levanta la iglesia: la Plaza de la Comuna de París. Este lugar es el epicentro, la zona más animada donde la gente se reúne durante el día y por la noche. Es el punto de referencia más sencillo para comenzar a recorrer y conocer la ciudad. La Oficina Central de Correos, junto a la catedral fue diseñada nada más y nada menos que por el creador de la Torre Eiffel: Gustave Eiffel. Inspirado en las estaciones centrales de trenes, este edificio del siglo XIX es un gran atractivo en la ciudad, por su arquitectura y diseño. En cuanto a patrimonio cultural y arquitectónico de la colonia deben visitarse también los edificios del Ayuntamiento y la Ópera. Y cohabitando la colonia con la modernidad, el rascacielos Bitexco es uno de los emblemas del Vietnam del futuro, el segundo edificio más alto del país, y cuya iluminación interior por la noche atrae todas las miradas. Otra de las maneras interesantes de ver Ho Chi Minh desde otra perspectiva es realizando un paseo en barco. Hay incluso algunos que ofrecen la cena, mientras navega el río Saigón.

Vietnam
Ho Chi Min, antes Saigón, es la ciudad más poblada de Vietnam
Ho Chi Min, antes Saigón, es la ciudad más poblada de Vietnam

La otra cara

Así como iglesias, también se encuentran pagodas en esta ciudad multicultural. La pagoda de Giac Lam es uno de los grandes atractivos, con su imponente arquitectura exterior y el vistoso altar budista en su interior. Otro templo a visitar, de características bien diferentes al anterior, es la pagoda de Thien Hau, en el barrio Cholon (el barrio chino). Vale la pena desplazarse hasta ese barrio (en el distrito 5), para conocer el templo que rinde homenaje a la diosa del mar, pero también para transitar por sus calles y curiosear en sus comercios (en Cholon hasta hay una mezquita) y, por supuesto, para tomar muchísimas fotos. Para conocer el espíritu de una ciudad nunca pueden quedar ausentes los mercados; en el mismo Cholon se encuentra el mercado de Binh Tay que es el más grande de la zona, diurno y nocturno, para comprar, almorzar, cenar y pasar un buen rato sintiendo y admirando la vibración del lugar.

La guerra

Un acontecimiento relativamente cercano en el tiempo y de tal magnitud no se puede ignorar, y es así que uno de los principales puntos de interés en Ho Chi Minh (a 40 kilómetros de la ciudad) es conocer los túneles Cu Chi. Se calculan unos 250 kilómetros de túneles que construyeron los vietnamitas para vivir y desde donde atacaron a las tropas estadounidenses. Son verdaderas ciudades subterráneas desde donde el Vietcong atacaba sin dejar rastro. Y no solo operaba el ejército desde los túneles, también había escuelas y hospitales. Hoy es un lugar turístico donde los visitantes tienen la oportunidad de conocer de primera mano esta parte de la historia. Al lado del Palacio de la Reunificación, en el centro de la ciudad, se encuentra el Museo de la Guerra de Vietnam, donde profundizar el conocimiento acerca de la ocupación estadounidense, con un gran foco en los derechos humanos y crímenes cometidos durante la guerra. Posee material de fuerte impacto, sobre todo fotográfico.

Túneles

Tuneles Vietnam

A 40 kilómetros de Ho Chi Mihn están los túneles Cu Chi. Se calcula que se construyeron unos 250 kilómetros durante la guerra. Son verdaderas ciudades subterráneas desde donde el Vietcong atacaba sin dejar rastro.

Templos

13lg02Altar Thiên Hâu Temple 10x7,5 FLICKR bvi4092.jpg

La pagoda Giác Lâm es un templo budista construido en 1744, uno de los más antiguos de la Ho Chi Minh. Está ubicada en el distrito Tân Bình, rodeada de muros que la separan de la ruidosa ciudad.

Ho Chi Minh para foodies

Vietnam Foodies

Uno de los motivos de fama internacional del país es su comida callejera. Por supuesto que en restaurantes se puede uno perder degustando deliciosos platos típicos y fusión, pero el circuito de street food, peculiar, de calidad y excelente precio, es furor. Conocer un país por su comida es tan maravilloso en cuanto a los aromas y sabores como en la variedad de lugares que se visitan. Tanto en la calle –literalmente– como en los diferentes mercados, las opciones son infinitas y deliciosas. Una manera más sencilla para no perderse, y de paso aprender, es hacer alguno de los variados street food tours que se pueden contratar; muy buena es la opción de contratar el tour en motos pequeñas tipo scooter (de las que está completamente poblada la ciudad), lo que también agrega valor al paseo; los hay diurnos, nocturnos, temáticos (por tipo de comida) y de todas las variantes posibles. Es tal la locura con la cocina vietnamita que cada vez son más los que incluso adquieren un minicurso de cocina para llevarse todo el conocimiento que puedan en pocos días de estadía.


Comentarios