El gobierno busca consenso para dinamizar el mercado laboral

Quiere generar más de 5 mil puestos de trabajo a través de rebaja de aportes y procura el aval de cámaras empresariales y el PIT-CNT
El empleo continúa sin mostrar una tendencia de recuperación más allá de una mejora puntal de los indicadores en abril respecto a un mes anterior. En ese contexto, el gobierno busca avanzar en mecanismos que generen más puestos de trabajo otorgando algunos beneficios fiscales a las empresas que aumenten su plantilla laboral. Por otro lado, afina los detalles de un fondo de garantía laboral que se activará en casos de insolvencia patronal. Pero para ambas propuestas precisa el consenso de empleadores y trabajadores.

En paralelo a la publicación de datos de empleo por parte del Instituto Nacional de Estadística (INE), este jueves se realizó un nuevo encuentro del Consejo Superior Tripartito del sector privado. Allí, se volvió a analizar una propuesta transmitida la semana pasada por el Ministerio de Trabajo en la anterior sesión de ese órgano.

El plan consiste en generar entre 5 mil y 6 mil puestos de trabajo, otorgándole a los empleadores una rebaja de aportes por esos nuevos empleos. El director nacional de Trabajo, Jorge Mesa, indicó a El Observador que se acordó una nueva reunión para el martes próximo pero con un número de participantes más acotado para agilitar la discusión.

"La propuesta del ministerio del jueves pasado tuvo consentimientos, dudas y disentimientos, hay un combo de opiniones, pero también hay voluntad de trabajar para poder alcanzar un acuerdo", dijo el jerarca.

La propuesta oficial pretende que esa rebaja de aportes pueda solventarse con fondos que el Ministerio de Economía (MEF) aún no trasladó al Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), correspondientes al descuento que se le realza a empresas y trabajadores para el Fondo de Reconversión Laboral (FRL). La deuda llega a los US$ 70 millones. La aspiración es que sean transferidos entre US$ 15 millones y US$ 20 millones que quedarán como crédito laboral a favor de las empresas en el Banco de Previsión Social (BPS).

De esa manera, cada empresario que contrate a un nuevo trabajador recibirá una quita del 25% del aporte correspondiente por ese empleado. Se busca que los nuevos empleos tengan salarios que ronden los $ 25 mil. Una de las críticas, llegadas desde el sector empresarial en la anterior reunión, que esa cifra (25%) era demasiado baja y por tanto el gobierno debería destinar una suma mayor para otorgar los beneficios.

Mesa indicó que ese será uno de los aspectos que volverá a tratarse la semana próxima. También se intentará avanzar en la creación del fondo de insolvencia que se creará a través de una redistribución del aporte patronal al FRL, añadió.


Mercado laboral estancado

Los datos del mercado laboral muestran una brecha creciente en las condiciones respecto al año pasado y no hay signos de que la tendencia a la baja en el empleo se esté revirtiendo. Según los datos que publicó el INE la tasa de empleo se ubicó en 57% de la población en edad de trabajar, mientras que el desempleo afectó a 8,2% de la población económicamente activa.
Embed

Eso implicó una baja de la tasa de empleo respecto a marzo y un incremento del empleo. Ambos ratios se ubicaban en 56,6% y 8,5%, respectivamente, en el informe anterior.

Sin embargo, la comparación mes a mes de los datos del mercado laboral se ve distorsionada por dos factores. Por un lado, la estacionalidad en el empleo hace que haya meses en el año en los que se produce aumento o reducción de la ocupación en determinados sectores que no está vinculada a las condiciones del mercado.

En segundo lugar, la amplitud de la muestra que se toma para la encuesta está asociada a un error estadístico importante que lleva a una importante volatilidad mes a mes.

Una manera de reducir esas distorsiones es comparar los datos en horizontes más largos –año a año– y en el promedio de varios meses. De esa manera, se reduce el error estadístico del sondeo.

Si se compara los tres meses finalizados en abril con igual período del año pasado, la caída del empleo resulta significativa. La tasa de empleo pasó de 58,2% de la población en edad de trabajar en el trimestre finalizado en abril de 2017, a 57% en la última medición. Eso implicó la pérdida de alrededor de 11.000 puestos de trabajo en un año y 56.000 empleos menos respecto a igual período del año 2014.
Embed

Cuando se mira en un horizonte más largo y se evalúa el promedio de los últimos 12 meses, se dibuja la tendencia del mercado de trabajo. Esa tendencia muestra una caída sostenida del empleo. En el promedio del año móvil finalizado en abril, la tasa de ocupación se ubicó en 57,6% de la población en edad de trabajar. Eso implicó una leve baja respecto a los 12 meses terminados en marzo (57,7%). En igual período del año pasado, la tasa era de 58,2%.

La caída lenta pero sostenida del empleo en tendencia no muestra señales de revertirse. En esta medición, la pérdida de puestos de trabajo fue de 42.500 respecto al máximo alcanzado a lo largo de 2014.

La mediana de analistas que contestó en mayo la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador espera que el mercado de trabajo siga deshaciendo puestos de trabajo este y el próximo año, aunque a un ritmo cada vez menor.

En el último trimestre del año pasado, la tasa de ocupación se ubicó en 58,1% de la población en edad de trabajar. Para el cierre de este año, los expertos esperan una tasa de 57,8%, para bajar a 57,6% en el último trimestre de 2019.


Comentarios

Populares de la sección