El rescate del autorretrato

En épocas de "selfies" re-divertidos la heroicidad de dos fotógrafos se puso a prueba para rescatar el archivo de uno de los más grandes referentes mundiales del autorretrato.

Con el ruido de disparos lejanos como telón de fondo los fotógrafos  Jerome Delay y Marcus Bleasdale recorrían Miskin, el barrio musulmán de Bangui, capital de República Centro Africana, documentando la devastación dejada por saqueadores que aprovecharon la masiva huida de la población que, para salvar sus vidas abandonó la mayoría de sus bienes materiales. En eso estaban cuando Delay encontró en los escombros de una casa negativos y copias fotográficas desparramados entre restos del techo derruido. Minutos más tarde, cuando todavía trataban de descifrar aquello, el cuidador de lo que había sido un estudio fotográfico, apareció y los fotógrafos se enteraron de a quién pertenecía ese material,  eran fotografías y negativos de Samuel Fosso, un camerunés que residía en esa república desde hacía muchos años y que su modo de vida era hacer retratos de vecinos del barrio, grupos familiares, de recién casados, de parejas de novios, pero que había sido conocido en Europa por sus autorretratos donde representaba a Mao, a Martin Luther King o a personajes imaginarios africanos. Tal vez la foto más conocida sea la que abre ésta serie, llamada "Yo soy el rey africano que vendió su continente al hombre blanco".

A pesar de su fama internacional y de no ser musulmán Fosso continuó viviendo en su barrio y trabajando en sus retratos.

En un reportaje en The Guardian varios años antes Fosso relató como comenzó su estilo de trabajo, "al principio empecé haciendo autorretratos como forma de terminar los rollos de película para poder revelar y entregar los encargos lo más rápido posible, no me gustaba la idea de desperdiciarlos. Así podía además enviarle fotos a mi madre en Nigeria para que viera que todo estaba bien....luego comencé a ver las posibilidades que ésto me ofrecía y empecé a probar con diferentes trajes, disfraces, poses, fondos y lentamente apareció una historia personal, algo artístico, supongo...En 1994 hubo una muestra de fotografía africana en Mali en la que participé con algunos de mis autorretratos y gané un primer premio, ahora mi trabajo se muestra en París, Londres y Nueva York"

Horas más tarde los fotógrafos volvieron al lugar a tratar de rescatar la mayor cantidad posible de material. Comenzaron a cargar todo en una camioneta cuando una patrulla francesa apareció y tuvieron que explicarle qué estaban haciendo. Lo que consiguieron es que los soldados los custodiaran manteniendo a raya a los saqueadores que, al ver lo que hacían los fotógrafos pensaron que habían dejado en el lugar cosas de valor.

Luego del exitoso rescate Delay habló con el representante de Fosso en París y, luego de agradecerle le contó que la familia del artista vivía a salvo desde hacía varios meses en Nigeria y que Fosso estaba en París desde hacía un mes. "Si él hubiera estado en su casa cuando llegaron los saqueadores seguramente estaría muerto", dijo el agente.

Via The Guardian, Mercedes Sayagués


Comentarios

Acerca del autor