13 de junio 2024 - 13:22hs

El grupo comercial petrolero más grande de Estados Unidos, que incluye a Exxon Mobil y Chevron, presentó una demanda federal el jueves buscando bloquear los esfuerzos de la administración Biden para reducir las emisiones de automóviles y camionetas ligeras que calientan el planeta y fomentar la fabricación de vehículos eléctricos.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos emitió en marzo nuevas normas sobre emisiones de escape que obligarán a los fabricantes de automóviles a producir y vender más vehículos eléctricos para cumplir con los nuevos estándares. Según la norma, la administración proyecta que hasta el 56% de todas las ventas de automóviles serán eléctricos entre 2030 y 2032.

El Instituto Americano del Petróleo (API) dijo que la EPA se ha excedido en su autoridad del Congreso con una regulación que eliminará la mayoría de los autos nuevos a gasolina y los híbridos tradicionales del mercado estadounidense en menos de una década.

Más noticias

"Hoy, estamos tomando medidas para proteger a los consumidores estadounidenses, a los trabajadores manufactureros de los Estados Unidos y a la seguridad energética de nuestra nación, lograda con tanto esfuerzo, de este mandato gubernamental intrusivo", dijo el vicepresidente senior y asesor general de API, Ryan Meyers.

OL5DVIHFORFAVMF643RHEPLEAU.avif

La demanda fue presentada el jueves en el Tribunal de Apelaciones del Circuito de DC. La EPA se negó a hacer comentarios, citando una política contra hablar públicamente sobre litigios pendientes.

El apoyo de otras asociaciones de Estados Unidos en la demanda

La Asociación Nacional de Productores de Maíz y la Federación Estadounidense de Oficinas Agrícolas se unirán a API como co-peticionarios, junto con seis concesionarios de automóviles que representan 16 marcas y operan colectivamente docenas de concesionarios en todo el país.

Los dos grupos agrícolas dependen de automóviles propulsados por gasolina para apoyar la industria del maíz y el etanol.

"Al aprobar estándares para tubos de escape que se centran exclusivamente en vehículos eléctricos, la EPA ha ignorado los beneficios comprobados que tiene el etanol de maíz en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la lucha contra el cambio climático", dijo el agricultor de Minnesota y presidente de la Asociación Nacional de Productores de Maíz, Harold Wolle.

En abril, los fiscales generales republicanos de 25 estados demandaron a la EPA para bloquear las mismas reglas.

Las regulaciones se encuentran entre las normas ambientales más importantes implementadas bajo el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, quien ha hecho de la lucha contra el cambio climático un pilar clave de su presidencia. También ha complicado su relación con un aliado clave, el United Auto Workers, que ha tardado en adoptar la transición a los vehículos eléctricos.

La industria automotriz estadounidense ha respaldado en gran medida los nuevos estándares para los tubos de escape.

En la norma final, Biden redujo drásticamente su objetivo de adopción de vehículos eléctricos en medio de la reacción de los trabajadores automotrices, pero la dilución de la medida hizo poco para pacificar a una industria petrolera que necesita automóviles a gasolina para sobrevivir.

Tanto para Biden como para su rival republicano, Donald Trump, el camino hacia la Casa Blanca en las elecciones presidenciales de noviembre pasa por los estados industriales de Michigan, Wisconsin y Pensilvania, donde los trabajadores temen que la transición a los vehículos eléctricos amenace los empleos.

Trump ha criticado repetidamente a los vehículos eléctricos y ha prometido hacer retroceder los nuevos estándares para los tubos de escape.

Con información de Reuters

Temas:

Estados Unidos vehículos eléctricos grupo comercial petrolero Joe Biden

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de Argentina

Más noticias de España