Familias son más cautas con deudas pese a mayor consumo

El financiamiento al consumo cayó 1,9% en agosto en instituciones locales
Por noveno mes consecutivo, en agosto el crédito concedido por el sistema financiero a las familias uruguayas se redujo. Un mes atrás había mostrado señales de desacelerar su ritmo de caída y había tendido a estabilizarse, pero los últimos datos muestran que la tendencia a la menor contratación de préstamos se mantiene, principalmente en los bancos privados.

El Índice de Crédito al Consumo (ICC) de El Observador tuvo una caída de 1,9% respecto a un año atrás en el octavo mes del año. El indicador releva el crédito vigente que tienen las familias uruguayas en bancos públicos privados, administradoras de crédito, casas financieras y cooperativas. Esos datos son evaluados en pesos constantes –luego de restado el efecto de la inflación– a la hora de efectuar su análisis y no incluyen crédito hipotecario ni automotor.

La caída interanual en agosto se dio después de un mes de relativa estabilidad, con un deterioro del crédito al consumo en julio de 0,2% respecto a igual mes del año pasado.

La demora de los indicadores de crédito al consumo en recuperar la senda expansiva contrastan con el buen desempeño del gasto final de los hogares, que se ha convertido en los últimos tiempos en uno de los motores del crecimiento económico uruguayo.

Durante el segundo trimestre, el consumo privado creció 4,4%, mientras que la economía en su conjunto lo hizo a una tasa más moderada de 2,8%.

Sin embargo, otros indicadores ligados a la propensión a la toma de financiamiento no muestran un desempeño tan favorable.

Es el caso de la confianza del consumidor. El indicador que releva la Cátedra Sura de la Universidad Católica y Equipos Consultores muestra que recién en agosto los niveles de confianza abandonaron la zona de "moderado pesimismo" para ubicarse sobre la línea de neutralidad que muestra una percepción dividida sobre el estado actual de la economía y las finanzas personales de la población, como también de sus expectativas al respecto.

Estos elementos permiten inferir que el crecimiento del consumo en lo que va del año está más apoyado en el aumento salarial que en un proceso de endeudamiento de las familias uruguayas. En los 12 meses finalizados en agosto, el poder de compra de los salarios uruguayos creció 3,9%, muy alineado a la expansión del gasto final de las familias.

Instituciones

La caída del crédito al consumo en agosto respecto a un año atrás estuvo liderada por los bancos públicos, en particular el financiamiento otorgado por el Banco República.

El ritmo de retroceso del crédito vigente en esta institución pasó de 3,7% interanual a julio, a 6% a agosto. Se trata de la mayor contracción de este agente en el segmento desde enero de este año.
De todas maneras, el Banco República conserva todavía 52,6% de la cartera local de préstamos al consumo.

En tanto, los bancos privados desaceleraron levemente su ritmo de expansión, de 3,5% interanual a julio, a 3,2% durante el último relevamiento.

El financiamiento a las familias en las administradoras de crédito pasó de crecer al 4,5% interanual, a 2,9%.

Comentarios

Populares de la sección