Kale: el superalimento

Esta hoja oscura ayuda desde el cerebro a la piel

PorLic. en nutrición Maren Torheim *

El kale se puso de moda en el mundo y el boom está llegando a Uruguay. Es muy posible que ya lo hayas visto en los supers grandes y si sos de frecuentar puestos orgánicos seguro está presente.

Es el rey del detox y sinónimo de vida sana, pero ¿por qué tanto amor por el kale?

Esa hoja rugosa puede parecer un poquito rara pero vale la pena animarte.

Cuando una hoja es tan oscura como el kale ya es buena señal, porque significa que es muy densa en nutrientes y antioxidantes.
Siempre es buena idea sumar más hojas verdes porque nos aportan todo tipo de nutrientes y sustancias benéficas con prácticamente cero calorías -- son ideales para darnos saciedad y literalmente diluir las calorías en tu plato (que tenga menor aporte el mismo volumen).

Si además sabés que el kale es de la familia de las crucíferas (como el brócoli y el coliflor), seguramente ya asociaste que es un superalimento con todas las letras.

El kale es rico en vitaminas K, A y C entre otros muchos nutrientes. Se lo considera antiinflamatorio, un poderoso antioxidante y contribuye a la desintoxicación natural del cuerpo. Estudios también la vinculan al cuidado de nuestra salud cardiovascular, a la prevención del cáncer y hasta al correcto desarrollo del cerebro.

¡Aprovechemos que está cada vez más cerca y que es de estación!

7 Formas de usar Kale

Como con todo alimento nuevo es importante experimentar y encontrarle la vuelta en nuestra vida. No te desanimes si la primera vez lo sentís un poquito fuerte o más "duro" que otras hojas verdes; volvé a probar que vale la pena. Te contamos siete formas de usarlo para que te enamores no sólo de sus beneficios, sino de su sabor y versatilidad.

1. Jugo Verde

Jugo Verde Tan Verde
Agregar kale a tu jugo verde es una forma rápida y práctica de sumarlo a tu día. Si va a ser tu primer jugo verde, mezclá mitad de espinaca y mitad de kale para que quede más suave. Sumale alguna fruta, limón, apio y/o pepino y a la juguera!

2. Smoothies

La diferencia entre los jugos verdes y los smoothies (batidos completos) es que estos últimos conservan la fibra y el jugo no. Cada uno tiene sus beneficios y ambos son excelentes de integrar a nuestras vidas. Cuando los smoothies son hechos correctamente, son balanceados y completos; una de las mejores formas de asegurarnos que lo sean es sumarle un par de puñados de hojas verdes (como kale), poca fruta, un par de cucharadas de chía y una base líquida saludable como leche de almendras.

3. Guisos

Amamos un buen guiso con un agregado de hojas verdes. Cuando tu guiso de siempre esté casi terminado, agregá unos puñados de kale cortado (sin cabitos) para que se cocinen apenas. Este es un ejemplo perfecto dónde las hojas verdes diluyen las calorías de tu plato.

4. Sopas Cremosas

Sopa verde
El kale queda muy bien en sopas licuadas; vas a mantener todas sus propiedades sin el problemilla de que es durito.

5. Ensaladas

Ensalada Kale
El kale es excelente como base de tus ensaladas frescas, sea como plato principal o guarnición.
Para empezar, te recomendamos agregarlo como complemento a otras hojas verdes o a una ensalada bien variada, no lo pienses como una lechuga sino más bien como rúcula que (en general) se usa como un plus para tu ensalada.

Un tip más: córtalo finito y sacale siempre los cabitos para que sea más fácil de comer.

6. Kale Chips

Son un snack liviano ideal, y quedan bárbaros en tu mesa de picadas. Cortá las hojas en tamaño fácil de comer -- "bites" – y sin los cabitos. Colocalos sobre una asadera aceitada (con aceite de oliva o de coco extra virgen). Podés condimentar a gusto con tu sal favorita, pimienta y/o cúrcuma. Van al horno unos 10 minutos y pronto. #yum

7. En tus Horneados de Siempre

Nos encanta sumar kale bien picadito a los horneados de siempre – sí, incluyendo a esas croquetas que tanto te gustan. Un plus verde y lleno de nutrientes les viene muy bien a las recetas que ya comés todos los días.

TanVerde -- www.tanverde.com

* Autora del libro "Como comer sano para adelgazar", Maren trabaja desde hace más de 30 años en policlínica y piso en uno de los sanatorios más importantes del país. Se formó en Uruguay y también en el extranjero, profundizando en la dieta cetogénica para el control de epilepsia.

Siempre ha priorizado el trabajo en equipo, trabajando desde hace más de dos décadas en un equipo interdisciplinario con un cardiólogo y psicólogas para el cambio de hábitos, y con neurólogos y neuropediatras en la dieta cetogénica.

Más recientemente Maren se dedica a un emprendimiento familiar de alimentación detox y saludable, ofreciendo cursos online con coaching nutricional en TanVerde.



Comentarios