Las mejores ciudades donde pasar Año Nuevo

¿A quién no le gustaría comenzar un nuevo año en alguno de los lugares donde se festeja a lo grande?

Nueva York

Nueva York Año nuevo

Pese al frío de diciembre en el hemisferio norte, un millón de personas de todas partes del mundo se congregan cada año en Times Square para ver los 60 segundos que demora el descenso de la bola en cuyo final se marca el cambio de almanaques. En 1907, el dueño del New York Times (periódico que dio nombre a esa plaza) quiso llamar la atención de los neoyorquinos para que vieran su edificio de 25 pisos. Mandó construir una bola de hierro y madera adornada con 100 bombitas de luz sobre un mástil, que descendiera en la cuenta regresiva hacia el cambio de año. Lo logró, al punto que la tradición pervive hasta estos días. Ahora hay espectáculos musicales en la previa al conteo final, y cuando la bola termina su descenso cae una lluvia de confeti sobre Times Square. Una aclaración para quienes piensen en ir alguna vez: salvo que se esté en la propia plaza o muy cerca, no se ve nada. Para eso hay que llegar muy temprano en el día y soportar el frío sin baños ni dónde comprar comida. O tener mucho dinero para reservar una mesa en los restaurantes que dan hacia la plaza.

Madrid

Madrid Año nuevo

Con el ánimo más relajado y fiestero de los españoles, el Año Nuevo se espera en la Puerta del Sol. El reloj de la Gobernación y sus 12 campanadas anuncian la llegada del nuevo año. El clásico de todos los clásicos es comerse 12 uvas, una con cada campanada. Es un símbolo que, dicen, trae suerte. Lo hacen los españoles y los turistas que asisten a esta gran fiesta popular. Mucha gente complementa el festejo con un disfraz y cotillón, y si por casualidad no se consiguen las uvas se pueden comer otras cosas a modo de símbolo, pero lo importante es que sean 12.

París

Paris Año nuevo

Pasar la noche del 31 de diciembre tomando una copa de champagne en los Campos Elíseos de París puede ser una gran experiencia. A lo largo de los más de dos kilómetros que van desde el Arco del Triunfo a la Plaza de la Concordia, parisinos y foráneos se unen para el brindis. Un deslumbrante espectáculo de luces se proyecta sobre el Arco del Triunfo en los minutos previos a la medianoche, y la cuenta regresiva es coronada con un gran show de fuegos artificiales. La decoración también es protagonista en esta ciudad, con un alumbrado público que viste a la capital francesa cual si fuera ropa de diseñador. Otro clásico son las ferias navideñas como el Mercado de Navidad de L'Arche de Noël o el del Trocadero. La cena del 31 de diciembre es fundamental (y lo mejor es reservar con anticipación) con todo tipo de opciones, tanto en tierra como sobre el Sena.

Viena

Viena Año Nuevo

Esta podría ser la opción más cautivante y conmovedora para quienes gustan de la música de Cámara y el lujo de otras épocas. El concierto de música clásica más famoso del mundo es el de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena, que también se puede ver en pantalla gigante junto a los austríacos en la Rathausplatz. Al igual que las grandes ciudades, las ferias de Navidad, la decoración a tono y la nieve forman la postal perfecta. A la medianoche, en los alrededores del Ayuntamiento, una banda en vivo toca el Danubio Azul y la gente baila el vals.

Río de Janeiro

Rio de Janeiro Año nuevo

Con el clima de nuestras acaloradas fiestas del hemisferio sur, pasar una víspera de Año Nuevo en Río no solo tiene mucha gracia sino que además es una experiencia única y multitudinaria. Se estima que más de 2 millones de personas se concentran en la playa de Copacabana para celebrar los últimos minutos del año 'viejo' y dar la bienvenida al nuevo, en una gran fiesta al ritmo de la samba. Ya sea pisando la arena, o en un restaurante (previa reserva), la consigna es vestirse de blanco y comer siete uvas. Quienes se aventuran a la playa lanzan flores al mar y hasta se meten al agua. Es el momento del famoso Reveillon. Pasada la medianoche y terminado el espectáculo de luces, que suele durar unos 20 minutos, la fiesta continúa con los múltiples conciertos de música organizados en la misma playa.

Dubái

Dubai Año nuevo

Todo en Dubái es lujoso y grandilocuente, y los fuegos artificiales para la llegada del nuevo año no son la excepción. Uno de los puntos recomendados para disfrutarlos es el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo. Se puede ir a cenar a alguno de sus varios restaurantes. El otro lugar de gran pirotecnia es el Burj Al Arab, un inconfundible y emblemático edificio en forma de velero). Dubái es uno de los nuevos destinos donde iniciar el año de una manera muy visual e impresionante.

Londres

Londres Año nuevo

Londres es Londres, y si siempre es un placer ver el Big Ben y el río Támesis, cuánto más lo será presenciar los fuegos artificiales desde el South Bank, junto al London Eye, cuando se cumplan las 12 de la noche y llegue el Año Nuevo.

Pero además del show sobre el río, en Londres –al igual que sucede en Nueva York y en París– las luces y las vidrieras navideñas son una maravilla. Las tiendas por departamento, un clásico de la capital inglesa, y todos los comercios ubicados sobre las calles Oxford, Regent, Carnaby y Bond, además de zonas como Covent Garden, son un espectáculo aparte.

Imperdible el 1° de enero es el New Year's Day Parade, un enorme desfile con bailarines, acróbatas, músicos y artistas que se congregan entre Picadilly Circus, Parliament Square, Trafalgar Square y Whitehall.

Sídney

Sídney Año nuevo

De los fuegos artificiales más impresionantes que la televisión muestra año tras año, el espectáculo de fuegos artificiales de Sídeny con la Ópera, el puente y la bahía como protagonistas, vale la pena conocer en primera persona alguna vez en la vida. El espectáculo tiene una enorme concurrencia, de al menos un millón de personas, y como festejo del hemisferio sur que es, las altas temperaturas influyen también para generar un ambiente animado, cordial y divertido.

Edimburgo

Edimburgo Año nuevo

Uno no se lo imagina, pero en Escocia, pese al frío, se celebra el Hogmanay, una gran fiesta que dura tres días. Bailes callejeros, vikingos desfilando con sus antorchas, bandas en vivo y mucha gente y diversión festejan la partida del año y la llegada del siguiente. A las 12 de la noche se canta en masa Auld Lang Syne, una canción simbólica y tradicional escocesa. Para los valientes, y para empezar bien el año, la tradición incluye un buen baño de mar en el Fiordo de Forth.

Disney

Disney Año nuevo

Cada vez más extendido como destino de festejo de Fin de Año, y dentro de las listas de los más deseados para las familias con niños, se encuentra Walt Disney World, en Orlando (Estados Unidos). Los fuegos artificiales de Magic Kingdom emocionan a cientos de miles de personas de todo el mundo en un clima de ensueño y fantasía. En los diferentes resorts se ofrecen cenas, shows, baile y diversión. Y terminar en el castillo de Mickey y Minnie es como el final feliz de una película.

Comentarios