Mantis Sushi: cuando una marca manchada daña un negocio

El local tuvo denuncias por intoxicación, pero hoy es gestionado por otro propietario que cuenta con el permiso municipal
Eduardo Rodríguez trabajaba como guardia de seguridad en una empresa privada, hasta que pensó que montar un negocio de sushi podría transformarse en su nueva fuente de ingresos para ganarse la vida.
Para aprovechar la marca Mantis Sushi -que había creado el dueño anterior y que fue inquilino de un depósito en un predio de su madre-, evaluó como oportuno mantener ese mismo nombre para su emprendimiento gastronómico.

"Por el barrio y el tipo de producto consideré que era correcto mantener ese nombre", explicó a El Observador. El local de Mantis Sushi está ubicado en el barrio Peñarol. Rodríguez realizó averiguaciones para ratificar que Mantis Sushi ya no estuviera en actividad. Esa empresa tuvo un depósito para su negocio en la misma dirección donde hace poco más de seis meses él construyó un local para elaborar y vender comida.

Precisamente, este viernes El Observador divulgó un informe -en base a expedientes de la Intendencia de Montevideo- donde se denunciaban casos de intoxicación en casas de comida rápida que utilizan plataformas digitales como PedidosYa, algunas de la cuales no contaban con los permisos correspondientes. Una de las empresas citadas era la firma Mantis Sushi por un episodio de intoxicación que se denunció el 18 de agosto de de 2017. Desde esa fecha, no está claro aún hasta cuándo el primer dueño de Mantis Sushi mantuvo su negocio operativo.

Rodríguez precisó que los allanamientos que hizo la intendencia fueron a un depósito que está ubicado al fondo del local donde hoy tiene instalado su propio negocio y "que no tienen ninguna vinculación con la gestión anterior". De hecho, fue su madre la que le comunicó a los inspectores de la intendencia desconocer el paradero del inquilino que creó la marca Mantis Sushi. Durante esa inspección, los funcionarios se encontraron con un terreno de unos 600 metros cuadrados donde se ubicaban varias casas de chapa, pero no encontraron indicios de elaboración de alimentos. Pero lo que sí se hallaron fueron desperdicios, entre los que se encontró una bolsa de alga nori y algunos empaques de productos de mar.

Luego que el actual propietario de Mantis Sushi comprobara que esa firma no estaba más en actividad, fue a la comuna a tramitar la habilitación correspondiente. El permiso se lo otorgó el 29 de noviembre y dos días después comenzó su venta al público. "No estamos comiendo un garrón", aseguró Rodríguez. Esto porque la plataforma PedidosYa decidió darlo de baja este viernes. Ahora espera que la plataforma -que opera como intermediario- revea su posición para que su negocio vuelva a la normalidad.

Mantis Sushi
El local de Mantis Sushi en el barrio Peñarol.
El local de Mantis Sushi en el barrio Peñarol.

De acuerdo al propietario de Mantis Sushi, su local tiene como regla un "control estricto" de la calidad de productos congelados y fresco. "El arroz que sobre no lo volvemos a utilizar porque cambia el gusto y la calidad. Desde que abrimos el local, no tenemos ninguna denuncia", afirmó.


El otro caso

En el caso de Menú Bien Caserito, en siete oportunidades, la Intendencia no consiguió ingresar al inmueble donde se encontraba el restaurante, por estar cerrado. Sin embargo, se constató la presencia de perros y la vivienda estaba amueblada como un hogar, con una moto con "canasta tipo delivery". Los vecinos aseguraron que el restaurante continuaba con la venta de alimentos a domicilio.

Pero uno de los encargados del negocio, quien prefirió no identificarse, dijo a El Observador que no conocía las denuncias presentadas, y se mostró molesto ante la noticia. Aseguró que su restaurante dejó de funcionar hace unos cinco meses y, desde entonces, "no se vende más comida, ni por Pedidos Ya ni por ningún otro medio".


Consultado sobre los motivos del cierre de su negocio, el encargado de Menú Bien Caserito no quiso dar detalles, y dijo que simplemente "dejó de funcionar".




Comentarios

Populares de la sección