Temas > COLUMNA NATALIA TRENCHI

¿Cómo comunicar a los hijos una separación?

Es importante que los pequeños comprendan que la decisión tomada no corresponde a un impulso

Tiempo de lectura: -'

14 de noviembre de 2017 a las 05:00

No existe un único camino de hacerlo, porque cada situación es diferente, pero hay formas y modos que pueden ayudar.

Primero es fundamental cuidar la forma de decirlo, no lo que se dice sino cómo se dice. Los niños deben comprender que el mensaje de que la decisión tomada no obedece a un impulso, que fue previamente analizada y tomada en conjunto por ambos adultos. De igual forma, insistir en que esa es la mejor opción para todos

Más allá de que en realidad uno haya dejado al otro, los padres deben pensar en el pequeño y decirle que fue una elección conjunta. Frente a los niños debe ser planteado entre ambos, como una decisión de dos adultos. La transmisión del mensaje no puede ser irreflexiva, ni plantearse de forma irresponsable. Nadie debe quedar como culpable o víctima, por el bien de los hijos.

En caso de que el hijo pida una explicación o causas de la separación, los progenitores deben medir la información según la edad. Siempre es mejor decir la verdad, pero la verdad humana y no la anecdótica como "nos divorciamos porque tu padre conoció a otra mujer...". Los detalles no le aportan al niño. No se le debe transmitir nada de lo que tenga que ver con la vida amorosa.

Lea también: ¿Los niños pueden deprimirse?

Sí se puede explicar que para que una pareja funcione se necesita cumplir algunas condiciones. Un niño pequeño, por ejemplo, puede entender el concepto: "No somos más novios pero seguimos siendo tus papás".

Sin embargo, si hay que comunicar lo sucedido a un adolescente, se le puede decir: "Ya no somos pareja. Ahora vamos a tratar de que lo que nos una sea el proyecto común de los hijos". De alguna forma, deben demostrar que uno se divorcia de la pareja, pero no de los hijos.

Ambos padres deberán participar de la crianza en porcentajes iguales. Muchas veces es difícil lograr un equilibrio, pero el esfuerzo vale la pena, porque mucho más importante que lo que se diga en ese momento es lo que se haga a partir de esa instancia.

Lo más importante es que los chicos no entiendan que perdieron un papá o una mamá. Tienen que sentirse seguros, pensar que el mundo sigue y apostar porque la familia consiga un nuevo equilibrio, aunque sea diferente.

Comentarios