The Sótano > The sótano

¿Dónde queda México?

Los tiempos son tan extraños y generosos, que cualquiera puede ser candidato a la presidencia del país más poderoso del mundo

Tiempo de lectura: -'

17 de febrero de 2020 a las 10:45

La senadora por el estado de Minnesota, Amy Klobuchar, y el millonario Tom Steyer –quien ha invertido una fabulosa suma de dinero de su propio bolsillo en la campaña electoral–, quieren ser el próximo presidente estadounidense. La primera ha tenido un ascenso notorio en las encuestas y salió tercera en la reciente primaria de New Hampshire, obteniendo seis delegados para la convención del partido demócrata que comenzará el 13 de julio próximo, y en la cual se proclamará al candidato presidencial.

Ambos, por cierto, han llegado mucho más lejos de lo que se esperaba, pues los dos han podido mantenerse en carrera, a pesar de que los pronósticos seis meses atrás les daban casi nulas posibilidades de sobrevivir luego de la primera primaria realizada en Iowa el pasado 3 de febrero. En Iowa, Klobucharsalió quinta y obtuvo un delegado.

Con discursos muy bien entrenados, que por momentos hacen lucir a los candidatos como muy inteligentes, todos se las ingenian para mantener las apariencias la mayor parte de las veces y casi siempre lo consiguen, hasta que aparece la pregunta maldita que termina arruinando la imagen del candidato y minando sus posibilidades de triunfo.

El jueves pasado, durante una entrevista televisada por la cadena Telemundo y realizada en el estado de Nevada, donde habrá primarias el próximo sábado 22 de febrero, Klobuchar y Steyer hicieron un papelón frente a la audiencia hispana. Cuando les preguntaron si sabían cómo se llama el presidente de México, la primera dijo “no”, el segundo, en clara imitación de Pinocho, contestó: “no me acuerdo”.

Otro de los candidatos entrevistado por Telemundo, Pete Buttigieg, quien se ha metido en la lista de favoritos por la buena votación que obtuvo en las dos y únicas primarias realizadas hasta la fecha, salvó apenas la prueba de conocimientos mínimos respondiendo: “López Obrador, espero”.

Podría entenderse –aunque no sé bien hasta qué punto– que los candidatos desconocieran el nombre del presidente de Paraguay o el de Uruguay, incluso los de Argentina y Chile, pero que no pudieran nombrar al mandatario del país vecino que prácticamente todos los días, o al menos varios por semana, es mencionado en los noticieros estadounidenses por los candentes asuntos fronterizos del presente, resulta un colmo difícil de entender, el cual seguramente ha llevado a muchos votantes hispanos a borrar de un saque aKlobuchar y Steyer de la lista de candidatos confiables.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...