Salud > ENTREVISTA A PILAR SORDO

"La gente que critica a la autoayuda es soberbia”

La terapeuta chilena, que dará su charla ¡Viva la diferencia!, el 10 de abril en el teatro El Galpón, expuso sus controversiales puntos de vista sobre la relación entre los sexos, la familia, la felicidad y el dolor

Tiempo de lectura: -'

16 de marzo de 2013 a las 15:51

Pilar Sordo forma parte de ese reducido grupo de psicólogos que hacen de su consultorio un territorio colectivo. Tiene cinco libros publicados, ha recorrido el continente dando conferencias –una de las cuales, en la Universidad de Valdivia, ya cuenta con más 1.700.000 visitas en Youtube–, asesoró a los familiares de los 33 mineros chilenos y hasta el presidente Sebastián Piñera le ofreció en 2010 convertirse en ministra del Servicio Nacional de la Mujer, algo que rechazó. Además, asesora a personas en duelo (Carolina “Pampita” Ardohain es una de ellas) y está al frente de una fundación que ayuda a personas con cáncer (su pareja murió de esta enfermedad en 2009).

Algunos la tildan como la “gurú” de la mujer latinoamericana y otros la acusan de promulgar una visión machista y conservadora de la sociedad, pero la terapeuta chilena, de 47 años, prefiere recalcar que sus aseveraciones son resultado de su trabajo investigativo. La fama le llegó luego de que, tras separarse del padre de sus dos hijos, comenzara a hacer una investigación sobre las diferencias entre los hombres y las mujeres. Esta devino en el libro ¡Viva la diferencia! (2005), su conferencia más requerida y la que viene a presentar el 10 de abril en el teatro El Galpón, en su segunda visita a la capital uruguaya.

¿Cómo es que se convirtió en una psicóloga arriba del escenario?

Siempre di charlas porque la gente me las pedía y eso fue creciendo en forma gradual. Nunca esperé dar conferencias ni escribir libros, la investigación de ¡Viva la diferencia! la hice para mí y para la gente que yo atendía. Yo no soy iluminada, pero sentía que tenía una capacidad de llegar a más personas de forma sencilla.

¿En esa sencillez no hay un riesgo de caer en lugares comunes?

Sí, la investigación no descubrió América, pero genera puntos de encuentro e integra conceptos que son nuevos; al final a todos los seres humanos nos pasan las mismas cosas.

¿Dónde se ubica dentro de la autoayuda? ¿Se siente próxima a psicólogos como Gabriel Rolón o Jorge Bucay?

No siento que forme parte del concepto de autoayuda, esto tiene que ver con elaboraciones que el propio profesional hace. Rolón es un genio en el psicoanálisis y tiene una forma de expresar en términos sencillos, conceptos complejos. Yo tengo una mirada mucho más masiva. Lo que hago es transmitir mis investigaciones. Ahora, yo no tengo ningún problema en ser catalogada de autoayuda, creo que la gente que la critica es de una soberbia increíble.

¿Qué apreciación puede hacer de los hombres y las mujeres uruguayos ?

Es uno de los países más equilibrados, tiene una forma de relación más sana entre hombres y mujeres.

¿En qué sentido?

El argentino es más intenso, por lo mismo hay más pérdida de equilibrio y se masculiniza. Creo que las conductas machistas en Uruguay están determinadas por mujeres machistas, que no inducen a los hombres a cambiar esas conductas, y sobrevaloran a sus hijos y no les permiten ni coser un pantalón. Esa conducta las uruguayas la tienen bien trabajada.

¿Por qué dice que el hombre está diseñado para “soltar” y la mujer para “retener”?

La retención tiene que ver con varios niveles, una es la de cuerpo que hace que retengamos más líquido y tengamos celulitis y estreñimiento. Después hay una retención con las cosas y con los recuerdos. Otro aspecto tiene que ver con lo comunicacional y con lo preguntonas y reiterativas que podemos ser. Por lo tanto, el aprendizaje de la mujer tiene que ver con dejar de retener y aprender a soltar. En cambio, los hombres están estructurados para soltar y por lo tanto están diseñados para el avance. Los hombres viven, procesan y olvidan, tienen más dificultad para comunicar; por lo tanto, deben aprender a retener y a cuidar lo que tienen.

¿Los hombres no se han vuelto más quejosos e inseguros?

Si han podido transformarse en más quejosos es porque han ido adquiriendo demasiadas características femeninas.

¿Pero no es bueno que las mujeres tomen aspectos masculinos y viceversa?

Sí, pero en la medida que yo siga siendo mujer y el otro siga siendo hombre, lo terrible es la polarización.

¿Qué le diría a los que consideran que su punto de vista es machista?

Que tienen que escuchar la investigación, que permite el rescate de lo femenino y lo masculino en su más profunda esencia, y no emite juicios.

Usted habla de que a los hombres les gustan las mujeres difíciles y no las fáciles. ¿A qué se refiere?

Como los hombres funcionan en base a objetivos y nosotras a procesos y detalles, mientras más uno le alargue el objetivo al hombre, más le permite conocer a la mujer y enamorarse de ella.

¿Eso no puede ser un poco anticuado?

Ha ido cambiando con el tiempo en la medida que los hombres han encontrado un punto de encuentro en el que la sexualidad se ha ido integrando a la comunicación afectiva.

¿Cree que en la actualidad las relaciones son poco comprometidas?

Creo que la paciencia que tenemos en el trabajo no es la misma que tenemos en los afectos. La empresa que se está yendo a quiebra en América es la familia, por tratar de sacar a los países del subdesarrollo.

¿Por qué sostiene que es necesario restringir la iniciación de la vida sexual de los adolescentes?

Está probado que hombres y mujeres no están 100% preparados para la iniciación sexual antes de los 18 años.

Usted también afirma que somos una generación de papás que le tiene terror a los hijos...

Yo soy mamá y por ello tengo un trabajo que es ser inevitablemente jodida, no puedo ser grata para educar.

¿Por qué dice que la felicidad es un deber moral?

Porque no puedo esperar a no tener problemas para ser feliz. Ese ser humano no existe ni va a existir. Me tengo que levantar de la cama con la decisión de sonreír y con penas en el alma.

¿Cree que en la actualidad somos más positivos o negativos?

Hoy nos cuesta más tomar contacto con la decisión de ser feliz porque hemos asociado la felicidad al concepto de tener.

¿Por qué sostiene que el cáncer es una bendición?

Porque todos nos vamos a morir y saber medianamente cuándo puede ser un tremendo regalo. La gente que dice que el cáncer es una maldición es gente que niega la condición básica del ser humano.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...