Estilo de vida > Boda real

¿Quiénes son los candidatos para vestir a Meghan Markle en su casamiento?

Stella McCartney, Alexander McQueen, Ralph & Russo y Roland Mouret son algunos de los diseñadores que podrían vestir a Meghan Markle el día de su casamiento con el príncipe Harry

Tiempo de lectura: -'

03 de mayo de 2018 a las 05:00

Ahora que los ingleses –y todos aquellos fieles seguidores de lo que hace o deja de hacer la realeza británica– ya saben el nombre del bebé real (Louis Arthur Charles), el siguiente misterio a develar es quién se ocupará de diseñar el vestido de casamiento a Meghan Markle. No es un dato menor. Nada de lo que involucre a la unión del príncipe Harry con la actriz estadounidense, extra conocida por su papel en la serie Suits, es un dato menor. Cómo es la moneda que conmemorará la boda real; cuál es el carruaje en el que harán el recorrido por Windsor después de la ceremonia en la capilla de San Jorge; quién es el fotógrafo que los retratará el día de su casamiento y así con todos los detalles más ínfimos del acontecimiento que está agendado para el 19 de mayo.

El Palacio de Kensington –la residencia real donde viven el duque y la duquesa de Cambridge (más conocidos como William y Kate) junto a sus hijos y el príncipe Harry– y su aparato de prensa y comunicación se encargan de dar las noticias que alimentan al mundo entero. Claro que están los secretos mejor guardados l. Y entre ellos está el traje que llevará Markle. Aunque es probable que ni el diseñador ni el diseño se den a conocer hasta el día D hay algunas pistas que la novia de Harry ha dejado entrever en los últimos meses. Mientras, las especulaciones siguen. Al fin de cuentas este es, aún sin que exista de forma tangible, el vestido del año.

El estilo

Meghan Markle no es una fashion victim. Todas y cada una de sus elecciones de vestuario para acontecimientos públicos son sofisticadas, clásicas y de líneas simples. La ex actriz de Suits, además, siempre aparece como una mujer poderosa con pantalones y blazers de perfecta sastrería. En los últimos meses –desde que se anunció su compromiso con el príncipe Harry de Inglaterra– se la vio en reiteradas oportunidades con tonos oscuros (negro y azul). También usó colores claros como beige y tostado. No hay muchas imágenes que la muestren con prendas estampadas. Faldas lápiz, blazers, pantalones cigarette y tapados de solapas anchas son algunos de sus caballitos de batalla.


Su primera aparición como la pareja del príncipe fue con un par de jeans rasgados, camisa blanca y zapatos de taco. En una entrevista con la revista Glamour describió su forma de vestir de la siguiente manera: "Creo que a medida que sos más adulto tenés mas confianza y no necesitás esforzarte tanto". Es de esperar, por tanto, que su vestido de casamiento sea el de una mujer contemporánea y no el de una princesa de cuentos de hada. De hecho, cuando el año pasado, en esa misma nota para Glamour le preguntaron cuál era su vestido favorito de casamiento de una celebridad, Markle respondió el que llevó Carolyn Bessette cuando, en 1996, se casó con John F. Kennedy Jr. El diseñador que firmó la creación fue Narciso Rodriguez y el modelo era básico, al cuerpo, sin ningún tipo de ornamentación.

Los candidatos


No hay que olvidar que Markle ya se casó. Lo hizo en una playa de Jamaica con un vestido strapless del que se desconoce el diseñador. Era 2011 y la actriz era conocida, pero seguro que Google no arrojaba más de dos millones de resultados. Ahora, en 2018, la exposición (y la presión) es un tanto mayor. Por tanto, la decisión del vestido, tiene el peso suficiente como para que se mantenga en estricta reserva. Según los diarios británicos The Guardian y The Telegraph y la versión inglesa de la revista Harper's Bazaar hay algunos nombres que tienen más chances de ganar la carrera. Están, por un lado, los creadores y las marcas nacionales.

En esa lista, según la periodista de moda Jess Cartner-Morley de The Guardian, elegir un vestido de Stella McCartney (con su conciencia ética y su trabajo en pro de la sustentabilidad) sería la exposición de motivos más fuerte que Markle podría hacer. Después aparece Christopher Bailey, director creativo de Burberry, por su estrechísima relación con la novia. Y, aunque Rachel (su personaje en Suits) vestía mucho Burberry es bien sabido que la firma inglesa no es muy fuerte en vestidos. También aparecen en la contienda y con muchísima presencia los diseñadores australianos con base en Londres Ralph & Russo. Son la única firma de alta costura instalada en la capital inglesa y entre las fotos –tal vez la más reproducida– del compromiso de la pareja hay un diseño que lleva su firma. Dentro de la lista de los creadores británicos está Alexander McQueen, aunque es muy probable que quede fuera de la competencia pues Kate, su concuñada, eligió un diseño de la firma para su casamiento.


En el grupo de los creadores fuera de la isla, también, hay varios favoritos. Aunque la decisión, se sabe, sería un tanto controversial. Entre ellos están Carolina Herrera (la tapa de Markle en Vanity Fair es con un diseño suyo), Oscar de la Renta (firma responsable de varios de los vestidos más celebrados de los últimos años; el de Amal Clooney, por ejemplo) o incluso el libanés Elie Saab ("Siempre he sido fanática de Elie Saab", dijo Markle a Glamour en 2016). Puede ser cualquiera, puede ser el menos esperado. Lo que sí es que hay que esperar. l
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...