The Sótano > OPINIÓN

Acosadas vs acosadores

Los nombres de famosos vinculados a los asaltos y acosos sexuales son cada vez más recurrentes

Tiempo de lectura: -'

11 de septiembre de 2018 a las 05:04

La lista de gente famosa, célebre o influyente, cuyas vidas y carreras han sido arruinadas por acusaciones de asalto y acoso sexual en su contra continúa creciendo. Antes de ayer la revista New York informó que Leslie Moonves, “oficial ejecutivo en jefe” (CEO o Chief Executive Officer) de la cadena televisiva estadounidense CBS, daría un paso al costado luego de que seis mujeres, aparte de las otras seis que ya lo habían hecho, realizaron afirmaciones en su contra. El domingo, Moonves renunció. Según las acusadoras, los incidentes reportados ocurrieron entre la década de 1980 y principios de la década de 2000. Moonves, de 68 años, cuyo salario anual con bonos y compensaciones era de aproximadamente US$ 67 millones, y quien desde 2004 está casado con la periodista Julie Chen, 21 años más joven que él, es el cerebro creador y ejecutivo de CBS, empresa en la que se ha venido encargando de toda el área televisiva desde 1995. La suma de programas exitosos que ha puesto al aire lo había convertido en figura imprescindible de la televisora, en alguien intocable, capaz de hacer comentarios directos que a otros podrían costarle el puesto, como cuando dijo durante la última campaña electoral que “puede que (Trump) no sea bueno para Estados Unidos, pero es muy bueno para CBS”.

Fue en ese entonces, dos años atrás, que con gran tino Moonves eligió a Stephen Colbert para ser el sustituto de David Letterman como conductor de The Late Show, el programa nocturno clásico que ahora lidera los ratings en su horario, a base de los chistes que cinco noches a la semana hace en torno a la figura del presidente. En ese horario The Late Show llegó a estar en el tercer lugar, pero desde que asumió Trump pasó a ocupar el primer lugar en audiencia de manera ininterrumpida desde entonces. La seguidilla de decisiones acertadas que tomó Moonves al frente de la CBS lo transformaron en un visionario intocable, alguien que podría haber seguido en su cargo hasta el día de su muerte, o hasta cuando él decidiera retirarse. Sin embargo, apenas las acusaciones de las mujeres se hicieron públicas, su imagen entró en una zona de desprestigio de la que solo podrá salir, en caso de ser posible (algo todavía por verse), retirándose de los reflectores y esperando en aislamiento que el paso del tiempo mitigue el oprobio. 

Comentarios