Temas > NUTRICIÓN

BORRAR

Guía práctica para papás y mamás primerizos

Tiempo de lectura: -'

10 de noviembre de 2016 a las 06:08

Licenciada en Nutrición Virginia Natero, chef de Padres HoY

Desde los 6 meses pueden probar todo tipo de alimentos caseros, sin sal y azúcar agregados.

Alrededor de los seis meses los bebés comienzan a comer. Hay distintas teorías de cómo deben incorporarse los alimentos, pero generalmente se inicia con purés simples (una sola fruta, una sola verdura).

Después de estos primeros días, se recomienda de a poco combinar alimentos. El niño comienza así a descubrir texturas y sabores. Debe ofrecerse un puré consistente, no es bueno que sea demasiado chirlo (que no se escurra del plato).

Es común que los bebes escupan la comida en un principio, lleva tiempo - a algunos más, a otros menos - aprender a ingerir los alimentos.

Ingredientes

Ya desde el comienzo es importante la combinación de alimentos, para asegurarse todos los nutrientes necesarios.

En primer lugar, el puré debe tener un alimento energético que aporte almidón; como papa, boniato, polenta, fideitos (pasados o de sopa), arroz pisado, etcétera.

En segundo lugar debe tener algún vegetal. Es bueno ir variando lo que se ofrece, porque cada vegetal tiene sus propiedades. A grandes rasgos, para las primeras comidas estará bien emplear zanahoria, zapallo y zapallito.

Otro alimento que debe estar presente es la carne. Puede ser pollo o carne vacuna. Lo importante es que no se licúe, porque después al niño le va a costar mucho acostumbrarse a las texturas. Desde el principio es bueno ofrecerlo cortado bien chiquito y bien cocido.

Por último, y no menor, se debe agregar aceite crudo (de canola o de soja).

Los primeros purés deben tener alimentos energéticos, vegetales, carne y aceite crudo, para que ofrezcan todos los nutrientes necesarios.

Cantidades

Los primeros purés van a ser reducidos. No se puede aspirar a que la cantidad que coma un bebé sea mucha. Nunca llegará a comer la porción de un adulto, no se lo debe forzar.

Se puede ofrecer cada alimento por separado o mezclarlo todo en el plato y ofrecerlo junto. Normalmente, al inicio lo adecuado es trabajarlo todo junto, porque para el niño es más cómodo incorporarlo así. Después se puede ir ofreciendo por separado para que el niño vaya identificando los diversos sabores.

Agregados

No se puede agregar ni sal, ni azúcar, ni miel. Si el niño escupe la comida no es porque está desabrida o porque no le gusta, sino porque recién está aprendiendo a comer. El niño no conoce ni la sal ni el azúcar y no las necesita. Para que el niño incorpore los alimentos simplemente hay que insistir; algunas teorías plantean que hay que ofrecer hasta diez veces un alimento para que el niño logre incorporarlo.


Ejemplo para un puré

  • 2 cucharadas de puré de papas
  • 1 cucharada puré de boniato
  • 2 cucharadas de puré zapallo
  • 1 cucharada de pollo
  • 1 cucharadita de aceite (canola o soja)

Comentarios