Cargando...

Temas > búsqueda

BORRAR

Hay que aprender a hacerlo porque el estrés o angustia afectan la posbilidad de gestación

Tiempo de lectura: -'

28 de abril de 2016 a las 06:39

Las parejas deben entender que la concepción puede tardar hasta un año. La angustia puede alterar la ovulación y afectar la fertilidad. La ansiedad es un estado de alerta desde el punto de vista físico y psíquico. Frente a un evento estresante, como el deseo permanente de quedar en embarazo y no verlo materializado a corto plazo, el organismo puede responder con alteraciones hormonales que influyen en la ovulación, afectando la posibilidad de fecundación.

La tendencia actual es que la mujer complete su educación y se establezca en su carrera afianzándose como una profesional en la misma, antes de pensar en "echar raíces" y conformar su propia familia. Sin embargo, para una mujer mayor de 35 años, el proceso de concepción, muchas veces se torna un poco problemático. La infertilidad se incrementa con la edad. Los picos máximos de fertilidad para ambos sexos se ubican aproximadamente a los veinticinco años y comienzan a declinar gradualmente en las mujeres a partir de los treinta y en los hombres a partir de los cuarenta años.

El hecho de no concebir le genera a la mujer malestar, impotencia y frustración, que se puede traducir, por ejemplo, en un óvulo de baja calidad. El estrés de cualquier tipo, no sólo producto del afán de gestar un hijo, tiene un impacto en el cuerpo.

¿Cuáles son las consecuencias sicológicas para la mujer y para el hombre cuándo el bebe no llega?

Siempre vamos a tener que manejarnos con casos puntuales porque los seres humanos tenemos recursos emocionales, sicológicos distintos para sobrellevar estas situaciones.

Lo que tenemos que pensar es que estamos hablando de gente que se ha planteado muy criteriosamente luego de determinadas etapas que quieren tener un hijo. Vivimos en una sociedad donde la comida es rápida, donde absolutamente todo es rápido. Nosotros decimos que las causas de estrés están relacionadas con los tiempos que nos han tocado vivir, que son sumamente acelerados. Todo aquello que no llega en el tiempo que nosotros esperamos genera una gran ansiedad. La ansiedad, más la ansiedad, más la ansiedad... muchas veces trae como consecuencia la depresión. Otras veces, cuando los recursos del individuo que está en espera son más fuertes, quizás no se llega a una depresión, pero sí a una profunda tristeza o una enorme preocupación.

¿Qué le dirías a una pareja que está en esa situación, que ya hace algunos meses que intenta tener un niño y no queda embarazada?

Lo tenemos que manejar fundamentalmente con el principio de realidad. El principio de realidad nos indica que hasta el año no tendría que ser tomado como un problema y es una de las cosas que tiene que ver con el trabajo del sicólogo: enseñarle al paciente a discriminar entre el pseudo-problema el problema y el meta-problema. Es muy importante el trabajo multidisciplinario. Es fundamental que contemos con un buen equipo de trabajo, un ginecólogo que haga que la paciente se sienta amparada, y en el caso de que sea necesario, un urólogo que acompañe al hombre para tener contempladas todas las probabilidades. Al varón se le manda un espermograma, si está correcto no tiene necesidad de ver a ningún médico tratante. Hasta el año no tenemos que preocuparnos. Que no nos preocupemos no implica que las emociones no nos ganen, puede ser que desde un punto de vista racional no tenga por qué preocuparme pero es muy difícil. Además la sociedad nos abastece de un montón de elementos que si bien pueden ayudarnos, pueden generar también más angustia o ansiedad. Por ejemplo, en mi época no existía la posibilidad de comprar cintitas para ver si estábamos o no en tiempo de ovulación. Hoy en día cualquier chica que está buscando de manera responsable ese embarazo va a comprar esas cintitas. Mucha información puede provocar más estrés, un signo de interrogación mayor: "¿qué es lo que fallo?, si estoy ovulando (porque me lo dice la cintita), si el espermograma de él está bien, si hacemos las cosas indicadas... y el bebé no llega... ¿qué es lo que está mal?" Los signos de interrogación son enormes y los seres humanos respondemos ante la incertidumbre siempre con angustia. Una de las cosas fundamentales es que la búsqueda se establezca desde la alegría, desde el encuentro, y no desde la obsesión.

Para tener en cuenta


1) Antes del año de búsqueda no puede considerarse como un problema. Tenemos que tener en cuenta que estamos acostumbrados a que todo debe ser rápido.


2) La ansiedad muchas veces trae como consecuencia la depresión. Otras veces, cuando los recursos del individuo son más fuertes, quizás no se llega a una depresión, pero sí a una profunda tristeza.


3) Es muy importante el trabajo multidisciplinario. Es fundamental que contemos con un buen equipo de trabajo: un ginecólogo que haga que la paciente se sienta amparada y, en el caso que sea necesario, un urólogo que acompañe al hombre.


4) Una de las cosas fundamentales es que la búsqueda se establezca desde la alegría, desde el encuentro, y no desde la obsesión.


Psicóloga Olga Sienra

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...