Remates > Arte

Christie’s subastará una obra de arte creada con inteligencia artificial

La pieza saldrá al mercado en un remate denominado Prints & Multiples

Tiempo de lectura: -'

01 de septiembre de 2018 a las 05:04

La obra Portrait of Edmond Belamy no es un cuadro más. Cuando salga a subasta entre los días 23 y 25 de octubre próximo, estaremos seguramente ante el inicio de una nueva etapa en cuanto a creaciones artísticas, con la particularidad que detrás de las mismas está el hombre pero no con un pincel y una paleta de colores.

Es que Christie’s anunció que será la primera casa de subastas que ofrecerá en un remate la venta de una obra de arte creada con inteligencia artificial. La casa de subastas deja en claro que el retrato no es producto de una mente humana. Señala que fue creado por un algoritmo definido por una fórmula algebraica con muchos paréntesis -fórmula: min max Ex [log D (x))] + Ez  [log G D (1 – D (G (z) )))- -equivale a la firma del artista en la parte inferior derecha del cuadro-.

La empresa informó a través de un comunicado que: “la pintura es parte de un grupo de retratos de la familia ficticia Belamy, creada por  Obvious, un colectivo con sede en París formado por Hugo Caselles-Dupré, Pierre Fautrel y Gauthier Vernier. Ellos se dedican a explorar la interfaz entre el arte y la inteligencia artificial, y su método se conoce con el acrónimo GAN -significa “red generativa adversativa”-.

Hugo Caselles-Dupré va más allá y explica cómo es crear una obra de arte bajo estas características. “El algoritmo se compone de dos partes. Por un lado está el Generador y por el otro el Discriminador. Alimentamos el sistema con un conjunto de 15.000 retratos pintados entre el siglo XIV y el siglo XX. El Generador crea una nueva imagen basada en el conjunto, luego el Discriminador intenta detectar la diferencia entre una imagen hecha por el hombre y una creada por el Generador. El objetivo es engañar al Discriminador para que piense que las nuevas imágenes son retratos de la vida real. Entonces tenemos un resultado”.

En declaraciones realizadas a Christie’s, agrega que: “Es un atributo del modelo que hay distorsión. El Discriminador está buscando las características de la imagen, una cara, los hombros, y por ahora es más fácil de engañar que un ojo humano. Hicimos algunos trabajos con desnudos y paisajes, y también intentamos alimentar los juegos de algoritmos de obras de pintores famosos. Pero encontramos que los retratos proporcionaban la mejor manera de ilustrar nuestro punto, que es que los algoritmos son capaces de emular la creatividad “.

La casa de subastas explica en su web que significa la pieza: “El retrato en su marco dorado representa a un caballero corpulento, posiblemente francés y, a juzgar por su vestimenta oscura y su sencillo cuello blanco, parece un hombre de la iglesia. El trabajo parece inacabado: las características faciales son algo indistintas y hay áreas en blanco de lienzo. Curiosamente, toda la composición se desplaza ligeramente hacia el noroeste”.

 La subasta de esta obra también abre las puertas de un nuevo debate de especialistas y expertos en arte, y la pregunta es si este tipo de creaciones llegaron para quedarse  en el tiempo y complementarse con el arte tradicional en el futuro o si es una idea que con aciertos o errores no podrá igualar nunca al talento humano.

Comentarios